Straub fa­bri­ca una cer­ve­za de ca­li­dad

El Nuevo Herald - - Sur De La Florida - Akron Bea­con Jour­nal ST. MARYS, Pennsyl­va­nia

Budweiser

y La­batt Blue vie­nen en bo­te­llas ma­rro­nes. Hei­ne­ken y Ro­lling Rock vie­nen en ver­de.

Straub es un po­co di­fe­ren­te, vie­ne en bo­te­llas ma­rro­nes y ver­des.

Se­gún cuen­ta la his­to­ria, la cer­ve­ce­ría tu­vo una es­ca­sez de bo­te­llas ma­rro­nes a prin­ci­pio de los años 70, así que em­pe­zó a usar bo­te­llas ver­des. Re­sul­tó que a los clien­tes les en­can­tó el ver­de y la cer­ve­ce­ría no pu­do re­gre­sar a só­lo ma­rrón. In­clu­si­ve ha­bía or­ga­ni­za­do to­da una cam­pa­ña de anun­cios so­bre el te­ma de ‘‘Aga­rre una Ver­de.’’

Esa ha si­do la ex­pe­rien­cia de una de las pe­que­ñas cer­ve­ce­rías re­gio­na­les más vie­jas de Es­ta­dos Uni­dos. Cuan­do al­go tie­ne éxi­to, no lo cam­bie.

Straub, fun­da­da en 1872 por Pe­ter Straub, un in­mi­gran­te ale­mán, ha per­ma­ne­ci­do fiel a sí mis­ma en me­dio de las ma­yo­res con­mo­cio­nes. So­bre­vi­vió la prohi­bi­ción, el as­cen­so de las cer­ve­ce­rías cor­po­ra­ti­vas y la pro­li­fe­ra­ción de las mi­cro­cer­ve­ce­rías que han con­de­na­do a otras ope­ra­cio­nes fa­mi­lia­res.

Du­ran­te años, la cer­ve­ce­ría só­lo pro­du­cía Straub y Straub Light, cer­ve­zas más li­ge­ras y más afi­nes a Mi­ller que a Sam Adams. (El año pa­sa­do se aña­dió la Es­pe­cial Dark.)

Straub ha des­car­ta­do gran­des ex­pan­sio­nes, com­pren­dien­do bien su pa­pel den­tro del cua­dro ge­ne­ral de la in­dus­tria. Só­lo se pue­de en­con­trar Straub en Pennsyl­va­nia y en el no­res­te de Ohio.

‘‘Siem­pre he­mos pen­sa­do en pe­que­ño’’, di­jo el pre­si­den­te de la com­pa­ñía Dan Straub en un re­cien­te re­co­rri­do. ‘‘Siem­pre nos ha preo­cu­pa­do más la ca­li­dad que la can­ti­dad. Esa ha si­do nues­tra fi­lo­so­fía’’.

La cer­ve­ce­ría –el 52 ma­yor fa­bri­can­te de cer­ve­za en Es­ta­dos Uni­dos, se­gún la re­vis­ta Mo­dern Bre­wery Age– es­tá prác­ti­ca­men­te al má­xi­mo en tér­mi­nos de pro­duc­ción.

Y no hay mu­cho es­pa­cio pa­ra ex­pan­dir­se den­tro de la ins­ta­la­ción, don­de ca­da rin­cón pa­re­ce es­tar lleno de ba­rri­li­tos, fer­men­ta­do­res, una lí­nea de em­bo­te­lla­mien­to y otros equi­pos. La cer­ve­ce­ría tam­po­co pue­de ha­cer una gran ex­pan­sión en su ac­tual ubi­ca­ción por­que es­tá en­ce­rra­da en un área re­si­den­cial a po­ca dis­tan­cia del down­town de St. Marys.

‘‘Si to­do el mun­do su­pie­ra lo bue­na que es nues­tra cer­ve­za, no po­dría­mos abas­te­cer­los’’, di­jo rien­do el maes­tro cer­ve­ce­ro Tom Straub.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.