El país atra­vie­sa una cri­sis eco­nó­mi­ca y de li­de­raz­go

El Nuevo Herald - - Página Delantera - STE­VEN THOMMA /MCT CO­LUM­BUS, Ohio

El fra­ca­so ayer de la pro­pues­ta de res­ca­te de Wall Street sub­ra­yó el he­cho de que Es­ta­dos Uni­dos no só­lo su­fre una cri­sis fi­nan­cie­ra, sino tam­bién una cri­sis en el li­de­raz­go po­lí­ti­co del país. ‘‘Ha si­do un mal día pa­ra Was­hing­ton y un mal día pa­ra la po­lí­ti­ca’’, opi­nó Ha­rold Ford, ex con­gre­sis­ta de­mó­cra­ta de Ten­nes­see. ‘‘Lo ocu­rri­do ha si­do una ver­güen­za pa­ra el país’’.

Nin­guno de los lí­de­res po­lí­ti­cos na­cio­na­les, re­pu­bli­ca­nos o de­mó­cra­tas, han de­mos­tra­do que pue­den na­ve­gar las pe­li­gro­sas aguas po­lí­ti­cas del mo­men­to y lo­grar un acuer­do pa­ra res­ca­tar el sis­te­ma fi­nan­cie­ro y res­tau­rar la con­fian­za en el mer­ca­do.

Bush es un pre­si­den­te sa­lien­te y en gran me­di­da des­acre­di­ta­do. Su pro­pio par­ti­do no con­fía en él y no con­si­guió que el Con­gre­so le pres­ta­ra aten­ción cuan­do ad­vir­tió que si los le­gis­la­do­res se re­be­la­ban ocu­rri­ría una ca­tás­tro­fe.

te­rro­ris­tas del 11 de sep­tiem­bre del 2001.

El Dow, que ha­bía abier­to a la ba­ja por te­mo­res de más quie­bras ban­ca­rias, ce­rró con una ba­ja de 7 por cien­to, equi­va­len­te a 777.68 pun­tos, a 10,365.45. El am­plia­men­te ob­ser­va­do In­di­ce VIX, que mi­de la vo­la­ti­li­dad de los mer­ca­dos y que con fre­cuen­cia se le lla­ma el ‘‘ín­di­ce del te­mor’’, ce­rró a su ni­vel más al­to en 28 años.

La vo­ta­ción de 228-205, que desafió una fuer­te ofen­si­va en los me­dios del pre­si­den­te Geor­ge W. Bush y el se­cre­ta­rio del Te­so­ro, fue un mo­men­to os­cu­ro en un mes que sa­cu­di­do el sis­te­ma fi­nan­cie­ro has­ta los ci­mien­tos y obli­ga­do al go­bierno fe­de­ral a to­mar me­di­das ex­traor­di­na­rias pa­ra tra­tar de me­jo­rar la con­fian­za.

Ayer tam­bién au­to­ri­da­des fe­de­ra­les ayu­da­ron a tra­mi­tar la ven­ta de Wa­cho­via Corp. a Ci­ti­group Inc., mien­tras la Re­ser­va Fe­de­ral se unió a otros ban­cos cen­tra­les del mun­do pa­ra in­yec­tar más efec­ti­vo a los mer­ca­dos de cré­di­to.

El res­ca­te se for­mu­ló en par­te pa­ra ha­cer que las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras reanu­da­ran los prés­ta­mos, al eli­mi­nar del mer­ca­do los ac­ti­vos tó­xi­cos de va­lo­res hi­po­te­ca­rios y otros que los ban­cos te­men que pue­den ha­cer que los pres­ta­ta­rios cai­gan en mo­ra. Si el mer­ca­do de cré­di­to si­gue em­pan- ta­na­do, las con­se­cuen­cias pa­ra los con­su­mi­do­res y las em­pre­sas pu­die­ran ser muy am­plias. El me­nor ac­ce­so al cré­di­to sig­ni­fi­ca me­nos gas­to e in­ver­sión. Va­rios eco­no­mis­tas se­ña­la­ron que la fal­ta de cré­di­to pu­die­ra lle­var a más des­pi­dos y pro­vo­car una ba­ja fuer­te de in­tere­ses por par­te de la Re­ser­va Fe­de­ral.

‘‘ El pro­yec­to de ley fra­ca­só’’, di­jo Nancy Pe­lo­si, de­mó­cra­ta por Ca­li­for­nia y pre­si­den­ta de la Cá­ma­ra. ‘‘Pe­ro la cri­sis si­gue ahí’’.

El fra­ca­so del pro­yec­to de ley po­ne al Te­so­ro con­tra la pa­red. Au­to­ri­da­des de esa en­ti­dad con­si­de­ra­ban el plan de res­ca­te un úl­ti­mo es­fuer­zo por apli­car una te­ra­pia sis­té­mi­ca a la cri­sis fi­nan­cie­ra.

El Te­so­ro pue­de to­mar al­gu­nas me­di­das, co­mo am­pliar el pro­gra­ma pa­ra com­prar va­lo­res res­pal­da­dos por hi­po­te­cas emi­ti­dos por los gi­gan­tes Fan­nie Mae y Fred­die Mac, u otras he­rra­mien­tas ad­mi­nis­tra­ti­vas. Pe­ro nin­gu­na de es­tas me­di­das no se­rían tan abar­ca­do­ras pa­ra ata­car los pro­ble­mas gra­ves del sis­te­ma fi­nan­cie­ro.

En lu­gar de la ley, es po­si­ble que el Te­so­ro de­ci­da vol­ver a tra­tar el pro­ble­ma con ca­da ins­ti­tu­ción en par­ti­cu­lar, se­gún una fuen­te fa­mi­lia­ri­za­da con con el asun­to, mien­tras es­pe­ra a que el Con­gre­so re­to­me el asun­to el lu­nes.

Es muy pro­ba­ble que el go­bierno si­ga tra­tan­do de ex­tin­guir fue­gos me­dian­te prés­ta­mos a ins­ti­tu­cio­nes abru­ma­das con el fin de evi­tar quie­bras que pue­dan afec­tar al res­to del sis­te­ma fi­nan­cie­ro. La Cor­po­ra­ción Fe­de­ral de Se­gu­ro de De­pó­si­tos pro­ba­ble­men­te tam­bién ju­ga­ría un pa­pel ma­yor.

‘‘ Nues­tras he­rra­mien­tas son sus­tan­cia­les pe­ro in­su­fi­cien­tes’’, di­jo el se­cre­ta­rio del Te­so­ro, Henry Paul­son, des­pués de la de­rro­ta del pro­yec­to de ley.

Des­de que Paul­son re­ve­ló el plan ha­ce dos fi­nes de se­ma­na, el pa­que­te de res­ca­te ha­bía ayu­da­do a sos­te­ner los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros, pe­ro tam­bién pro­vo­có preo­cu­pa­ción en­tre los le­gis­la­do­res so­bre lo que se­ría una in­ter­ven­ción sin pre­ce­den­tes del go­bierno en el sec- tor pri­va­do.

La de­rro­ta es un gol­pe du­rí­si­mo al li­de­raz­go po­lí­ti­co del país. Los lí­de­res de­mó­cra­tas y re­pu­bli­ca­nos del Con­gre­so y la Ca­sa Blan­ca ne­go­cia­ron el acuer­do du­ran­te el fin de se­ma­na y es­to de­bía apa­ci­guar los áni­mos. Pe­ro la vo­ta­ción de ayer di­vi­dió a am­bos par­ti­dos. En­tre los de­mó­cra­tas, 140 apo­ya­ron el pro­yec­to de ley y 95 vo­ta­ron en con­tra.

El apo­yo en­tre los re­pu­bli­ca­nos, que se ha­bían re­be­la­do an­te­rior­men­te con­tra otra ver­sión del pro­yec­to la se­ma­na pa­sa­da, es­tu­vo al ni­vel mí­ni­mo es­pe­ra­do por el li­de­raz­go de ese par­ti­do, 65 a fa­vor y 133 en con­tra.

Al vo­tar con­tra el pro­yec­to, a los con­ser­va­do­res que se opo­nen a la in­ter­ven­ción del go­bierno se les unie­ron mu­chos de­mó­cra­tas que en­fren­tan elec­cio­nes ce­rra­das en no­viem­bre. Otros vo­tos en con­tra fue­ron de re­pre­sen­tan­tes de dis­tri­tos po­bres, co­mo los ne­gros e his­pa­nos.

De los 18 ti­tu­la­res de­mó­cra­tas y re­pu­bli­ca­nos en cam­pa­ñas ce­rra­das, só­lo tres vo­ta­ron a fa­vor del pro­yec­to.

Los lí­de­res del Con­gre­so di­je­ron que te­nían pla­nea­do vol­ver al pro­yec­to de ley con una nue­va vo­ta­ción po­si­ble­men­te a fi­na­les de es­ta se­ma­na.

Pe­ro las com­pli­ca­cio­nes de la po­lí­ti­ca elec­to­ral por la pre­si­den­cia di­fi­cul­tan ha­cer un pro­nós­ti­co. ‘‘ Va­mos a se­guir tra­ba­jan­do’’, di­jo el re­pre­sen­tan­te Steny Hoyer, lí­der de la ma­yo­ría en la Cá­ma­ra. John Boeh­ner, su con­tra­par­te re­pu­bli­cano, su­gi­rió que ha­brá más es­fuer­zos por cam­biar el pro­yec­to de ley. ‘‘ Ne­ce­si­ta­mos que to­dos se cal­men y vuel­van a po­ner ma­nos a la obra’’.

Los de­mó­cra­tas en­fren­tan la op­ción de se­guir tra­ba­jan­do en el pro­yec­to bi­par­ti­dis­ta o tra­tar de apro­bar­la con la ma­yo­ría de su par­ti­do. Eso pro­ba­ble­men­te re­vi­vi­ría pun­tos a los que los re­pu­bli­ca­nos se opo­nen, co­mo un pa­que­te de es­tí­mu­lo eco­nó­mi­co y una cláu­su­la con­tro­ver­sial que per­mi­te a los jue­ces de ban­ca­rro­ta mo­di­fi­car los tér­mi­nos de las hi­po­te­cas.

Por aho­ra, la re­pre­sen­tan­te Pe­lo­si es­tá com­pro­me­ti­da a tra­ba­jar en un ‘‘ pro­yec­to de ley bi­par­ti­dis­ta’’, di­jo una ayu­dan­te de la lí­der de­mó­cra­ta.

Al con­cluir la vo­ta­ción, am­bos par­ti­dos se lan­za­ron una an­da­na­da de re­cri­mi­na­cio­nes. Los re­pu­bli­ca­nos men­cio­na­ron el dis­cur­so de Pe­lo­si en el pleno de la Cá­ma­ra, que cul­pó a años de­po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas re­pu­bli­ca­nas por la cri­sis, co­mo la des­re­gu­la­ción.

‘‘ Du­ran­te de­ma­sia­do tiem­po, ocho años, es­te go­bierno ha se­gui­do la ideo­lo­gía de­re­chis­ta de cual­quier co­sa va­le, sin su­per­vi­sión, sin dis­ci­pli­na, sin nor­mas’’, di­jo Pe­lo­si. ‘’ No ha crea­do em­pleos ni ca­pi­tal. Lo que ha crea­do es el caos’’.

UN CO­RRE­DOR de la Bol­sa de Va­lo­res de Nue­va York reac­cio­na al des­plo­me.

LAS OFI­CI­NAS del banco Wa­cho­via en Nue­va York.

EL LI­DE­RAZ­GO de­mó­cra­ta de la Cá­ma­ra en con­fe­ren­cia de prensa tras el re­cha­zo del pa­que­te de res­ca­te. De izq. a der.: Steny Hoyer, Ja­mes Cly­burn, Nancy Pe­lo­si, Rahm Ema­nuel, Bar­ney Frank.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.