Cuba arres­ta a pró­fu­gos por frau­de al Me­di­ca­re

Los tres her­ma­nos Be­ní­tez fue­ron cap­tu­ra­dos a me­dia­dos de sep­tiem­bre, se­gún fun­cio­na­rios de EEUU

El Nuevo Herald - - Página Delantera - JAY WEAVER The Mia­mi He­rald

Las au­to­ri­da­des cu­ba­nas arres­ta­ron a tres her­ma­nos de Mia­mi-Da­de que hu­ye­ron a Cuba es­te año al ser acu­sa­dos de es­ta­far $119 mi­llo­nes al Me­di­ca­re, con­fir­ma­ron ayer fun­cio­na­rios es­ta­dou­ni­den­ses que co­no­cen el ca­so.

No es­tá cla­ro si las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses tra­tan de ne­go­ciar con el go­bierno cu­bano la en­tre­ga de Car­los, Luis y Jo­sé Be­ní­tez, que fue­ron arres­ta­dos en Cuba a me­dia­dos de sep­tiem­bre por in­frac­cio­nes de in­mi­gra­ción, se­gún dos fun­cio­na­rios po­li­cia­les de Es­ta­dos Uni­dos. El FBI no ha pe­di­do for­mal­men­te al go­bierno cu­bano que les en­tre­gue a los Be­ní­tez, quie­nes hu­ye­ron del sur de la Flo­ri­da an­tes de que se les for­mu­la­ran car­gos en ju­nio, por­que Es­ta­dos Uni­dos no tie­ne re­la­cio­nes for­ma­les con Cuba.

Pe­ro agen­tes del FBI han tra­ba­ja­do con­jun­ta­men­te con las au­to­ri­da­des do­mi­ni­ca­nas pa­ra con­fis­car las pro­pie­da­des de los her­ma­nos, sus cuen­tas de banco y otras po­se­sio­nes ad­qui­ri­das en ese país, su­pues­ta­men­te con los mi­llo­nes ro­ba­dos al Me­di­ca­re.

La no­ti­cia de los her­ma­nos Be­ní­tez sa­lió a re­lu­cir re­cien­te­men­te en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, adon­de el jue­ves pa­sa­do lle­gó des­de Cuba el hi­jo de uno de los her­ma­nos. Tras ser de­te­ni­do bre­ve­men­te, El­vis Be­ní­tez de­cla­ró a las au­to­ri­da­des do­mi­ni­ca­nas que su pa­dre, Jo­sé, y sus dos tíos es­ta­ban pre­sos en Cuba, se­gún in­for­ma­ción pu­bli­ca­da en el Dia­rio Li­bre en San­to Do­min­go.

Los her­ma­nos Be­ní­tez for­man par­te de un

gru­po de 56 acu­sa­dos de frau­de al Me­di­ca­re des­de el 2004 que han hui­do del sur de la Flo­ri­da pa­ra bur­lar la ley, se­gún do­cu­men­tos fe­de­ra­les. En in­for­ma­cio­nes pu­bli­ca­das pre­via­men­te por The Mia­mi He­rald, el FBI iden­ti­fi­có a 36 de esos fu­gi­ti­vos –en­tre ellos los her­ma­nos Be­ní­tez– y se­ña­ló que ca­si to­dos se ha­bían re­fu­gia­do en Cuba, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y Mé­xi­co.

Judy Orihue­la, por­ta­voz de la ofi­ci­na re­gio­nal del FBI en el sur de la Flo­ri­da, de­cli­nó co­men­tar so­bre la si­tua­ción de los her­ma­nos, na­ci­dos en Cuba y que lle­ga­ron al sur de la Flo­ri­da en 1995, se na­tu­ra­li­za­ron cin­co años des­pués y usa­ron sus pa­sa­por­tes cu­ba­nos pa­ra sa­lir de Mia­mi.

Los her­ma­nos eran pro­pie­ta­rios de una do­ce­na de clí­ni­cas de te­ra­pia con sue­ros con­tra el VIH en Mia­miDa­de, que pre­sen­ta­ron más de $100 mi­llo­nes en fac­tu­ras fal­sas al Me­di­ca­re. Pe­ro ca­si nin­guno de es­tos ser­vi­cios se pres­tó en­tre el 2001 y el 2004, se­gún la fis­ca­lía fe­de­ral.

Los her­ma­nos re­ci­bie­ron al me­nos $ 84 mi­llo­nes en pa­gos del Me­di­ca­re, que apro­bó la te­ra­pia in­tra­ve­no­sa a pe­sar de que los ex­per­tos re­co­no­cen am­plia­men­te que es ob­so­le­ta.

Los her­ma­nos des­via­ron mi­llo­nes a tra­vés de em­pre­sas fan­tas­ma pa­ra fi­nan­ciar la com­pra de do­ce­nas de pro­pie­da­des en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, se­gún el su­ma­rio de la acu­sa­ción, co­mo ho­te­les, ca­sas, au­tos, ca­ba­llos, un he­li­cóp­te­ro y has­ta un par­que acuá­ti­co en San­to Do­min­go, Hi­güey, Pun­ta Ca­na y Bá­va­ro.

En agos­to un juez fe­de­ral de Mia­mi emi­tió una or­den que au­to­ri­za­ba a las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses a con­fis­car esas pro­pie­da­des.

Mien­tras los her­ma­nos Be­ní­tez se ocul­ta­ban en Cuba, 10 mé­di­cos, en­fer­me­ros y otros aso­cia­dos de su red de clí­ni­cas en Mia­miDa­de se han de­cla­ra­do cul­pa­bles de frau­de al Me­di­ca­re y la­va­do de di­ne­ro y es­tán coope­ran­do con el FBI y la fis­ca­lía fe­de­ral.

El ca­so más re­cien­te fue Tho­mas McKen­zie, un asis­ten­te mé­di­co que fue la mano de­re­cha de los her­ma­nos Be­ní­tez.

Es­te mes McKen­zie ad­mi­tió que des­de di­ciem­bre del 2001 has­ta abril del 2004 en­se­ñó a los mé­di­cos en las clí­ni­cas a fal­si­fi­car ar­chi­vos, co­mo los de re­ce­tas mé­di­cas, pa­ra apo­yar las fal­sas re­cla­ma­cio­nes al Me­di­ca­re.

Los pa­cien­tes re­ci­bie­ron en­tre $ 100 a $ 150 por vi­si­ta por per­mi­tir a las clí­ni­cas usar sus nú­me­ros de Me­di­ca­re.

McKen­zie con­fe­só tam­bién que su­per­vi­só en las clí­ni­cas los ar­chi­vos de los tra­ta­mien­tos de VIH que no se pres­ta­ron pa­ra ase­gu­rar que pa­re­cie­ran le­gí­ti­mos a los con­tra­tis­tas que pro­ce­san las fac­tu­ras al Me­di­ca­re.

En­tre los pa­cien­tes ha­bi­tua­les es­ta­ba Ale­xan­der McC­ray, de 40 años, con un his­to­rial de arres­tos por po­se­sión de dro­gas. El hom­bre de Opa-loc­ka ven­dió su nú­me­ro de Me­di­ca­re a al­gu­nas de las clí­ni­cas de los Be­ní­tez en nu­me­ro­sas oca­sio­nes, se­gún las au­to­ri­da­des fe­de­ra­les, co­mo Saint Ju­de Rehab Cen­ter y Phy­si­cians Med-Ca­re, am­bas en Mia­mi.

McC­ray, quien es se­ro­po­si­ti­vo, de­cla­ró a The Mia­mi He­rald que re­ci­bió de­ce­nas de mi­les de dó­la­res de las clí­ni­cas, que usó pa­ra com­prar co­caí­na en pie­dra.

Des­de el 2001,las clí­ni­cas de VIH, en­tre ellas al­gu­nas de las ope­ra­das por los her- ma­nos Be­ní­tez, han fac­tu­ra­do más de $1.1 mi­llo­nes en re­cla­ma­cio­nes fal­sas al Me­di- ca­re usan­do el nú­me­ro de McC­ray, se­gún los ar­chi­vos fe­de­ra­les. McC­ray no ha si­do acu­sa­do co­mo pa­cien­te pro­fe­sio­nal de Me­di­ca­re, en par­te por­que la fis­ca­lía fe­de­ral no con­si­de­ra una prio­ri­dad en­jui­ciar a los pa­cien­tes.

jwea­[email protected]­miHe­rald.com

DE IZ­QUIER­DA a de­re­cha los her­ma­nos Luis, Jo­sé y Car­los Be­ní­tez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.