Pro­ble­mas car­dia­cos con­du­cen a la de­pre­sión

Acon­se­jan che­quear la sa­lud men­tal de pa­cien­tes del co­ra­zón

El Nuevo Herald - - Página Delantera - NICOLE OSTROW/ Bloom­berg NUE­VA YORK

Los en­fer­mos del co­ra­zón co­rren un pe­li­gro tan gran­de de pa­de­cer de de­pre­sión que se les de­be in­ves­ti­gar, in­di­có ayer la So­cie­dad de Car­dio­lo­gía de Es­ta­dos Uni­dos (AHA).

Los que han su­fri­do in­far­tos car­día­cos y otras per­so­nas hos­pi­ta­li­za­das por pro­ble­mas co­ro­na­rios tie­nen apro­xi­ma­da­men­te tres ve­ces más pro­ba­bi­li­da­des de de­pri­mir­se que la po­bla­ción ge­ne­ral, se­gún un co­mi­té de la AHA. La de­pre­sión fuer­te pue­den pro­vo­car que los pa­cien­tes de­jen de to­mar sus me­di­ca­men­tos, no pres­ten aten­ción a la ali­men­ta­ción o pa­sen por al­to otros con­se­jos mé­di­cos, in­di­ca­ron los au­to­res del in­for­me, pu­bli­ca­do ayer en la edi­ción di­gi­tal de Cir­cu­la­tion.

Se­gún va­rios es­tu­dios, en­tre 15 y 20 por cien­to de los pa­cien­tes hos­pi­ta­li­za­dos por in­far­to car­dia­co tie­nen sín­to­mas de de­pre­sión se­ria. Los que pa­de­cen del co­ra­zón pe­ro no han si­do hos­pi­ta­li­za­dos tie­nen un ín­di­ce de de­pre­sión de apro­xi­ma­da­men­te 9.3 por cien­to, en com­pa­ra­ción con 4.8 por cien­to en­tre las per­so­nas sa­nas, se­gún la AHA.

En Es­ta­dos Uni­dos hay 16 mi­llo­nes de per­so­nas con en­fer­me­da- des car­dia­cas y 8.1 mi­llo­nes han su­fri­do in­far­tos.

Las nue­vas recomendaciones in­di­can que to­dos los pa­cien­tes car­dia­cos de­ben so­me­ter­se a un diag­nós­ti­co pa­ra de­tec­tar la de­pre­sión. Los que mues­tren sín­to­mas de la en­fer­me­dad de­ben aten­der­se de­bi­da­men­te.

‘‘Si al­guien es­tá de­pri­mi­do y le pa­re­ce que ca­si no pue­de le­van­tar­se por la ma­ña­na a en­fren­tar­se con el día, no es muy pro­ba­ble que se ocu­pe de­bi­da­men­te de sí mis­mo pa­ra re­cu­pe­rar­se me­jor, co­mo sa­lir a ha­cer ejer­ci­cios o to­mar me­di­ci­nas’’, afir­mó Eri­ka Froe­li­cher, au­to­ra de las nue­vas pau­tas y pro­fe­so­ra de la Es­cue­la de En­fer­me­ría de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en San Fran­cis­co. ‘‘Tie­nen po­si­bi­li­da­des de te­ner otro in­far­to, a di­fe­ren­cia de los que no es­tán de­pri­mi­dos.

El co­mi­té tam­bién re­co­mien­da que se si­ga a los pa­cien­tes car­dia­cos so­me­ti­dos a tra­ta­mien­to por de­pre­sión pa­ra ase­gu­rar que si­guen el plan pa­ra en­fren­tar los dos ma­les.

‘‘Co­mo no se ha se­gui­do ru­ti­na­ria­men­te a los pa­cien­tes car­dia­cos pa­ra de­tec­tar la de­pre­sión, cree­mos que hay un gran nú­me­ro de per­so­nas que po­drían be­ne­fi­ciar­se del tra­ta­mien­to apro­pia­do’’, in­di­có Ju­dith Licht­man, otra au­to­ra de las pau­tas y pro­fe­so­ra asis­ten­te de Epi­de­mio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Ya­le en New Ha­ven, Con­nec­ti­cut, en una de­cla­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.