Ni un só­lo le­gis­la­dor de­fen­dió a Bla­go­je­vich

El Nuevo Herald - - De La Portada -

‘‘ Quie­ro al pue­blo de Illi­nois hoy más que nun­ca’’, afir­mó.

El vi­ce­go­ber­na­dor de­mó­cra­ta Pa­trick Quinn, un de­trac­tor de Bla­go­je­vich, fue ju­ra­men­ta­do pron­ta­men­te co­mo go­ber­na­dor.

Bla­go­je­vich, de 52 años, boi­co­teó los pri­me­ros tres días del jui­cio po­lí­ti­co, di­cien­do que era una far­sa. Pe­ro ayer com­pa­re­ció an­te el se­na­do es­ta­tal pa­ra pe­dir que no lo ex­pul­sa­ran de su car­go, en un dis­cur­so de 47 mi­nu­tos que fue a ve­ces desafian­te, a ve­ces hu­mil­de y a ve­ces sen­ti­men­tal.

Sos­tu­vo de nue­vo que no ha he­cho na­da in­de­bi­do, y ad­vir­tió que juz­gar­lo iba a es­ta­ble­cer ‘‘ un pre­ce­den­te té­tri­co y pe­li­gro­so’’.

‘‘ No han pro­ba­do un de­li­to, y no lo pue­den ha­cer por­que no ocu­rrió’’, di­jo Bla­go­je­vich a los le­gis­la­do­res. ‘‘ ¿ Có­mo pue­den us­te­des sa­car a un go­ber­na­dor de su car­go con evi­den­cia in­su­fi­cien­te e in­com­ple­ta?’’.

El ve­re­dic­to le pu­so fin a lo que un le­gis­la­dor ca­ta­lo­gó de ‘‘ cir­co gro­tes­co’’ en Ili­nois. Du­ran­te las se­ma­nas re­cien­tes, Bla­go­je­vich se vio ais­la­do, con ca­si to­da la es­truc­tu­ra po­lí­ti­ca en su con­tra. El fu­ror pa­ra­li­zó al go­bierno es­ta­tal y con­vir­tió a Bla­go­je­vich, con su tu­pi­do pe­lo os­cu­ro, en ob­je­to de bro­mas en to­do el país.

Mu­chos ciu­da­da­nos co­mu­nes de Illi­nois se ale­gra­ron de su par­ti­da.

‘‘Es em­ba­ra­zo­so. Creo que es una ver­güen­za que to­do el mun­do cree que aquí so­mos co­rrup­tos’’, di­jo Ge­ne Cie­piers­ki, de 54 años, des­pués de ha­ber vis­to la con­clu­sión del jui­cio po­lí­ti­co por te­le­vi- EL EX go­ber­na­dor Rod Bla­go­je­vich, quien fue ex­pul­sa­do de su car­go ayer, arri­ba a su ca­sa en Chica­go tras to­mar un avión es­ta­tal de re­gre­so al fi­na­li­zar la vo­ta­ción le­gis­la­ti­va du­ran­te la cual nin­gún le­gis­la­dor lo apo­yó. sión en la co­no­ci­da Billy Goat Ta­vern. ‘‘Pen­sar que él ha­ya he­cho eso due­le más que otra co­sa’’.

En una es­ce­na so­lem­ne, más de 30 le­gis­la­do­res se pu­sie­ron de pie uno a uno en el Se­na­do es­ta­tal pa­ra acu­sar a Bla­go­je­vich de ha­ber abu­sa­do de su po­der y aver­gon­zar al es­ta­do. Lo acu­sa­ron de hipócrita, di­cien­do que tra­tó cí­ni­ca­men­te de en­ri­que­cer­se y des­pués po­só co­mo va­lien­te pro­tec­tor de los po­bres ‘‘en­vol­vién­do­se en la cons­ti­tu­ción’’.

Los co­men­ta­rios es­ta­ban sal­pi­ca­dos de re­fe­ren­cias his­tó­ri­cas, in­clu­yen­do el de ‘‘Día de In­fa­mia’’ so­bre Pearl Har­bor y el le­ma de ‘‘To­do el mun­do nos es­tá mi­ran­do’’ de cuan­do los amo­ti­na­mien­tos de la Con­ven­ción Na­cio­nal De­mó­cra­ta de Chica­go en 1968. Ci­ta­ron a Abraham Lin­coln, a Mar­tin Lut­her Jr. y a Je­sús pi­dien­do la ex­pul­sión del go­ber­na­dor.

‘‘ Te­ne­mos la im­pug­na­ción, que es una re­gla de oro, y creo que la he­mos usa­do del mo­do co­rrec­to’’, di­jo el se­na­dor de­mó­cra­ta Ja­mes Meeks, de Chica­go, du­ran­te el de­ba­te, bur­lán­do­se de las pa­la­bro­tas des­pre­cia­ti­vas que usó Bla­go­je­vitch, gra­ba­das se­cre­ta­men­te por el FBI ( Ofi­ci­na Fe­de­ral de In­ves­ti­ga­cio­nes).

Bla­go­je­vitch no se que­dó allí du­ran­te la vo­ta­ción, sino que to­mó un avión es­ta­tal de re­gre­so a Chica­go.

El ve­re­dic­to fue la con­clu­sión de una abru­ma­do­ra se­rie de su­ce­sos que co­men­za­ron con su arres­to por par­te del FBI el 9 de di­ciem­bre. La fis­ca­lía fe­de­ral ha es­ta­do in­ves­ti­gan­do el go­bierno de Bla­go­je­vitch du­ran­te años, y al­gu­nos de sus com­pin­ches más alle­ga­dos ya es­tán con­vic­tos.

La ale­ga­ción más es­pec­ta­cu­lar fue que se hi­cie­ron gra­ba­cio­nes se­cre­tas de Bla­go­je­vich pla­nean­do ven­der el nom­bra­mien­to pa­ra el es­ca­ño que de­ja­ra va­can­te Oba­ma por con­tri­bu­cio­nes de cam­pa­ña o bue­nos pues­tos pa­ra él y su es­po­sa.

‘‘Ten­go al­go que es de oro, y no lo voy a sol­tar por na­da. No lo ha­ré’’, di­jo, to­do es­to acom­pa­ña­do de pa­la­bro­tas, que to­das fi­gu­ran en gra­ba­cio­nes del FBI.

La fis­ca­lía tam­bién di­jo que él pre­sio­nó ile­gal­men­te a al­gu­nas per­so­nas pa­ra que hi­cie­ran con­tri­bu­cio­nes de cam­pa­ña y tra­tó de que des­pi­die­ran a al­gu­nos co­lum­nis­tas del Chica­go Tri­bu­ne por ha­ber­lo cri­ti­ca­do.

En el cáus­ti­co y fre­cuen­te­men­te tea­tral es­ti­lo que ha en­fu­re­ci­do a co­le­gas du­ran­te años, Bla­go­je­vitch se ne­ga­ba a re­nun­ciar, re­ci­tan­do poe­sías de Ki­pling y Tenny­son, y en un mo­men­to da­do el mes pa­sa­do di­cien­do: ‘‘ Pe­lea­ré. Pe­lea­ré has­ta mi úl­ti­mo alien­to. No he he­cho na­da ma­lo’’.

En lo que la Le­gis­la­tu­ra se de­ci­día a efec­tuar o no el jui­cio po­lí­ti­co, Bla­go­je­vich desafió a la es­truc­tu­ra po­lí­ti­ca y asom­bró a to­do el mun­do nom­bran­do a un ex pro­cu­ra­dor es­ta­tal de Illi­nois, Ro­land Bu­rris, a ocu­par el es­ca­ño que se le acu­sa­ba de que­rer ven­der. Los de­mó­cra­tas más in­flu­yen­tes en el Con­gre­so fi­nal­men­te se tran­sa­ron y apro­ba­ron el nom­bra­mien­to de Bu­rris.

Mien­tras se desa­rro­lla­ba el jui­cio po­lí­ti­co, Bla­go­je­vich lan­zó una in­ten­sa cam­pa­ña pro­pa­gan­dís­ti­ca, yen­do de un es­tu­dio de te­le­vi­sión a otro en Nue­va York pa­ra ale­gar su inocen­cia. Se com­pa­ró con un hé­roe de las cin­tas de Frank Ca­pra y con un va­que­ro en ma­nos de una tur­ba de lin­cha­mien­to de la épo­ca del An­ti­guo Oes­te.

Quinn, el nue­vo go­ber­na­dor, es un ex te­so­re­ro del es­ta­do de 60 años que tie­ne fa­ma de re­bel­de po­lí­ti­co y una vez di­ri­gió con éxi­to un es­fuer­zo pa­ra re­cor­tar el ta­ma­ño de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes de Illi­nois.

‘‘Quie­ro de­cir­le al pue­blo de Illi­nois que la odi­sea se aca­bó’’, afir­mó Quinn.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.