Ma­las no­ti­cias so­bre el em­pleo en Bra­sil

El Nuevo Herald - - Reportaje Especial - Agen­ce Fran­ce Pres­se RIO DE JA­NEI­RO

Bra­sil abor­dó el es­ta­lli­do de la cri­sis fi­nan­cie­ra con una si­tua-ción ma­cro­eco­nó­mi­ca es­ta­ble, y pro­duc­ción y con­su­mo en ple­na al­za, pe­ro en los úl­ti­mos dos me­ses vie­ne acu­mu­lan­do gol­pe tras gol­pe en el mer­ca­do del em­pleo, a me­di­da que la cri­sis se pro­fun­di­za en el mun­do.

El man­da­ta­rio bra­si­le­ño, Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va, quien ase­gu­ra que su país es­tá muy bien po­si­cio­na­do pa­ra en­fren­tar la cri­sis, tam­bién re­co­no­ció el lu­nes pa­sa­do que la eco­no­mía bra­si­le­ña de­be­rá pre­pa­rar­se en el 2009 pa­ra evi­tar que los efec­tos de la de­ba­cle im­pul­sen las ta­sas de des­em­pleo.

‘‘Pre­ci­sa­mos pre­pa­rar­nos pa­ra evi­tar que en el 2009 ten­ga­mos un ni­vel de des­em­pleo gran­de’’, afir­mó Lu­la en su pro­gra­ma de ra­dio se­ma­nal.

Bra­sil ce­rró el 2008, que has­ta oc­tu­bre fue de gran bo­nan­za eco­nó­mi­ca, con un sal­do po­si­ti­vo de 1.452 mi­llo­nes de em­pleos for­ma­les crea­dos, se­gún ci­fras ofi­cia­les.

Pe­ro en los úl­ti­mos me­ses, la fuer­te caí­da de la de­man­da en al­gu­nos sec­to­res por efec­to de la cri­sis glo­bal, prin­ci­pal­men­te en el área in­dus­trial co­mo au­to­mó­vi­les o ma­qui­na­ria agrí­co­la, ha ases­ta­do al em­pleo de los bra­si­le­ños du­ros gol­pes que se tra­du­cen en ci­fras na­da ha­la­güe­ñas.

Só­lo en di­ciem­bre el mer­ca­do de tra­ba­jo for­mal en Bra­sil re­gis­tró una pér­di­da de 654,946 pues­tos, se­gún da­tos del Re­gis­tro Ge­ne­ral de Em­plea­dos y Des­em­plea­dos (Ca­ged) del Mi­nis­te­rio de Tra- CO­RRE­DO­RES DE la Bol­sa de Sao Pau­lo, en Bra­sil, reac­cio­nan an­te el de­cli­ve de las ac­cio­nes a co­mien­zos de oc­tu­bre del año pa­sa­do. ba­jo.

Se tra­ta del peor re­sul­ta­do des­de 1999, cuan­do se ini­ció la se­rie his­tó­ri­ca de re­gis­tros del Ca­ged y ade­más su­po­ne más del do­ble que el pro­me­dio an­te­rior a di­ciem­bre del 2007 (de 300,000 pues­tos per­di­dos).

El mi­nis­tro de Tra­ba­jo, Car­los Lu­pi, in­di­có sin am­ba­ges que ‘‘se tra­ta de un efec­to fuer­te de la cri­sis’’.

Los sec­to­res que lideraron la caí­da de em­pleos for­ma­les en di­ciem­bre pa­sa­do son la in­dus­tria ( 273,124 pues­tos), agri­cul­tu­ra (134,000) y ser­vi­cios (117,000).

Otro sec­tor fuer­te­men­te afec­ta­do es la mi­ne­ría, que al igual que fa­bri­can­tes de mo­to­res y par­tes de au­to­mó­vi­les, es­tá po­nien­do a bue­na par­te de sus em­plea­dos en Bra­sil en li­cen­cia obli­ga­to­ria, cuan­do no ne­go­cian­do re­cor­tes de sa­la­rios con sus sin­di­ca­tos.

Aun­que el sal­do de crea­ción de em­pleos en el año fue po­si­ti­vo, las ci­fras to­ta­les son in­fe­rio­res en 10.21 por cien­to a los em­pleos for­ma­les (con con­tra­to) ge­ne­ra­dos en el 2007.

El Ins­ti­tu­to Bra­si­le­ño de Geo­gra­fía y Es­ta­dís­ti­ca (IBGE) po­see otros da­tos, y su úl­ti­mo es­tu­dio di­vul­ga­do la se­ma­na pa­sa­da mues­tra que el des­em­pleo pro­me­dio ce­rró el mes de di­ciem­bre en 6.8 por cien­to, con­si­de­ran­do so­la­men­te áreas me­tro­po­li­ta­nas de nue­ve es­ta­dos del país, e in­clu­yen­do en sus cálcu­los el tra­ba­jo in­for­mal.

La me­to­do­lo­gía del IBGE ex­clu­ye, por ocu­par­se de zo­nas me­tro­po­li­ta­nas, a una par­te de los tra­ba­ja­do­res de la in­dus­tria, el sec­tor que se ha vis­to más afec­ta­do por la caí­da de la de­man­da so­bre to­do pa­ra la ex­por­ta­ción.

Só­lo las in­dus­trias de la re­gión de Sao Pau­lo cor­ta­ron 130,000 pues­tos de tra­ba­jo en di­ciem­bre, con­sig­nó el pa­sa­do lu­nes un es­tu­dio de la po­de­ro­sa Fe­de­ra­ción de In­dus­trias del Es­ta­do de Sao Pau­lo (FIESP).

El re­cor­te, si se in­clu­ye el ajus­te es­ta­cio­nal, es de 2.72 por cien­to de los efec­ti­vos to­ta­les.

Con res­pec­to a di­ciem­bre del 2008 la va­ria­ción es ne­ga­ti­va en 7,000 em­pleos.

Los sin­di­ca­tos vie­nen pre- sio­nan­do a las au­to­ri­da­des bra­si­le­ñas pa­ra que adop­ten nue­vas me­di­das pa­ra pre­ser­var el em­pleo, pi­dien­do prin­ci­pal­men­te re­cor­tes en las ta­sas de in­te­rés y en los im­pues­tos, así co­mo un in­cre­men­to del sa­la­rio mí­ni­mo a par­tir de fe­bre­ro.

Un pri­mer re­cor­te de un pun­to por­cen­tual de la ta­sa de in­te­rés tu­vo lu­gar la se­ma­na pa­sa­da, y la Se­lic, de re­fe­ren­cia, que­dó en 12.75 por cien­to al año.

El go­bierno de­ci­dió ade­más in­yec­tar 100,000 mi­llo­nes de reales ($42,500 mi­llo­nes) en el banco na­cio­nal de fo­men­to BNDES la se­ma­na pa­sa­da, pa­ra ga­ran­ti­zar in­ver­sio­nes del sec­tor pri­va­do en el 2009.

El mi­nis­tro bra­si­le­ño de Ha­cien­da, Gui­do Man­te­ga, aler­tó que las ope­ra­cio­nes de fi­nan­cia­ción ga­ran­ti­za­das por los nue­vos re­cur­sos es­ta­rán con­di­cio­na­das a que las em­pre­sas be­ne­fi­cia­rias man­ten­gan los pues­tos de tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.