Oba­ma pro­mul­ga ley de igual­dad en los sa­la­rios

El Nuevo Herald - - Primer Plano - As­so­cia­ted Press WAS­HING­TON

Al de­cla­rar que ter­mi­nar con la dis­pa­ri­dad no es só­lo un asun­to de mu­je­res, el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma fir­mó ayer una ley de igual­dad de sa­la­rios que fa­ci­li­ta los re­cla­mos de tra­ba­ja­do­res que se con­si­de­ran dis­cri­mi­na­dos.

En una ce­re­mo­nia en la Ca­sa Blan­ca, Oba­ma di­jo que la ley sus­ten­ta el prin­ci­pio de que ‘‘to­dos so­mos crea­dos en igual­dad’’.

‘‘La pa­ga igual no es en nin­gu­na ma­ne­ra un asun­to de mu­je­res, es un asun­to de la fa­mi­lia’’, de­cla­ró Oba­ma. ‘‘Y en es­ta eco­no­mía, cuan­do tan­tos ami­gos ya es­tán tra­ba- jan­do más por me­nos y luchan por man­te­ner­se a flo­te, lo úl­ti­mo que pue­den per­mi­tir­se es per­der par­te del che­que men­sual a ma­nos de la sim­ple dis­cri­mi­na­ción’’.

La nue­va ley lle­va el nom­bre de Ley de Pa­go Jus­to Lilly Led­bet­ter, por una mu­jer que des­cu­brió que era ob­je­to de dis­cri­mi­na­ción sa­la­rial ha­cia el fi­nal de su ca­rre­ra en la fá­bri­ca Good­year Ti­re & Rub­ber Co.

Led­bet­ter asis­tió a la ce­re­mo­nia de pro­mul­ga­ción de la ley, que de­ro­ga un fa­llo de la Cor­te Su­pre­ma en el 2007 que di­fi­cul­ta­ba esos re­cla­mos.

La en­tra­da del man­da­ta­rio en el sa­lón fue re­ci­bi­da con aplau­sos y ví­to­res de los gru­pos fe­mi­nis­tas y sin­di­ca­les que de­fen­die­ron esa cau­sa. La pre­si­den­ta de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, la de­mó­cra­ta Nancy Pe­lo­si, la pri­me­ra que ocu­pa esa po­si­ción, y la se­cre­ta­ria de Es­ta­do, Hi­llary Clin­ton, es­tu­vie­ron igual­men­te pre­sen­tes.

La ley fa­ci­li­ta­rá que los tra­ba­ja­do­res que se ha­yan sen­ti­do dis­cri­mi­na­dos du­ran­te dé­ca­das pue­dan de­man­dar ci­vil­men­te a sus pa­tro­nos. Clin­ton con­si­de­ró que la fir­ma ocu­rrió ‘‘en un día mag­ní­fi­co’’ pa­ra la cau­sa de la igual­dad de los tra­ba­ja­do­res.

La ley anu­la el fa­llo de la Cor­te Su­pre­ma del 2007 se­gún el cual los em­plea­dos dis­po­nen so­la­men­te de 180 días pa­ra in­coar una de­man­da por

Ba­rack Oba­ma dis­cri­mi­na­ción sa­la­rial.

A te­nor con la nue­va ley, ca­da nue­vo che­que dis­cri­mi- na­to­rio ex­ten­de­rá el es­ta­tu­to de li­mi­ta­cio­nes por 180 días más. Esa fue la in­ter­pre­ta­ción del asun­to an­tes de que in­ter­vi­nie­ra el Tri­bu­nal Su­pre­mo.

La pri­me­ra da­ma Mi­che­lle Oba­ma ofre­ció una re­cep­ción se­pa­ra­da jun­to a Led­bet­ter en el Co­me­dor de Es­ta­do. ‘‘Ella re­co­no­ció la in­jus­ti­cia cuan­do la vio, y es­tu­vo dis­pues­ta a ha­cer al­go por­que era lo co­rrec­to’’, di­jo la es­po­sa del Pre­si­den­te.

Led­bet­ter in­di­có que no se en­te­ró de que ha­bía si­do dis­cri­mi­na­da sino has­ta fi­na­les de su ca­rre­ra de 19 años en la plan­ta de Good­year Ti­re & Rub­ber Co. en Gads­den, Ala­ba­ma. La mu­jer de­man­dó a la em­pre­sa, pe­ro en el 2007 el Tri­bu­nal Su­pre­mo di­jo que lo hi­zo de­ma­sia­do tar­de y re­cha­zó la de­man­da.

La mu­jer, que no se be­ne­fi­cia­rá de la me­di­da, in­di­có que su ma­yor re­com­pen­sa es que las hi­jas y nie­tas de es­te país re­ci­bi­rán un me­jor tra­to.

El go­bierno de Geor­ge W. Bush y los re­pu­bli­ca­nos del Se­na­do blo­quea­ron el pro­yec­to en la se­sión an­te­rior del Con­gre­so. Pe­ro Oba­ma le dio un fuer­te res­pal­do –ha­bla­ba a me­nu­do de Led­bet­ter du­ran­te su cam­pa­ña pre­si­den­cial– y el Con­gre­so de ma­yo­ría de­mó­cra­ta lo con­vir­tió en una prio­ri­dad. Los opo­nen­tes afir­ma­ban que la me­di­da cau­sa­ría un tran­que en el es­ta­tu­to de li­mi­ta­cio­nes y be­ne­fi­cia­ría a los abo­ga­dos li­ti­gan­tes al alentar las de­man­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.