Au­tor de re­cien­te ba­la­ce­ra es­ta­ba de­pri­mi­do

El Nuevo Herald - - La Nacion - WI­LLIAM McCALL / AP PORTLAND, Ore­gón

po­li­cía, en bus­ca del mo­ti­vo de una re­cien­te ba­la­ce­ra fa­tal en el cen­tro de la ciu­dad, di­jo que lo úni­co que han en­con­tra­do has­ta aho­ra es que el ata­can­te de 24 años es­ta­ba de­pri­mi­do, po­si­ble­men­te por es­tar des­em­plea­do.

Erik Aya­la mu­rió el mar­tes a cau­sa de un dis­pa­ro que se hi­zo a la ca­be­za lue­go de dis­pa­rar con­tra una mul­ti­tud de ado­les­cen­tes la no­che del sá­ba­do fren­te a un cen­tro noc­turno pa­ra me­no­res don­de no se sir­ve al­cohol.

Dos mu­cha­chas, una de ellas Martha ‘‘Ti­ka’’ Paz de No­boa, una es­tu­dian­te de in­ter­cam­bio de Pe­rú que vi­vía en Whi­te Sal­mon, es­ta­do de Was­hing­ton, des­de el ve­rano pa­sa­do, fa­lle­cie­ron y otras sie­te per­so­nas su­frie­ron he­ri­das.

‘‘Qui­zá nun­ca se­pa­mos por qué ocu­rrió es­to’’, di­jo la de­tec­ti­ve Mary Wheat, vo­ce­ra de la Po­li­cía de Portland.

La ba­la­ce­ra con­mo­cio­nó a sus ami­gos y a la co­mu­ni­dad, quie­nes no vie­ron nin­gu­na se­ñal de lo que se apro­xi­ma­ba de par­te de un jo­ven des­cri­to fre­cuen­te­men­te co­mo ca­lla­do, tran­qui­lo y ami­ga­ble.

Lo úni­co inusual que hi­zo Aya­la en las se­ma­nas pre­vias a la ba­la­ce­ra fue com­prar una pis­to­la ca­li­bre nue­ve mi­lí­me­tros. In­clu­so en­ton­ces, el pro­pie­ta­rio del ne­go­cio que le ven­dió el ar­ma no sos­pe­chó na­da fue­ra de lo or­di­na­rio.

‘‘To­da­vía nos cau­sa mo­les­tia. Aún no lo po­de­mos creer’’, in­di­có Br­yan Ke­llim, pro­pie­ta­rio de 99 Pawn & Guns en Portland.

Has­ta aho­ra, la úni­ca pis­ta real so­bre su es­ta­do men­tal en una no­ta bre­ve im­pre­sa en compu­tado­ra a su com­pa­ñe­ro de ha­bi­ta­ción que co­mien­za di­cien­do: ‘‘A mis ami­gos y fa­mi­lia: lo la­men­to’’.

La ma­yor par­te de la no­ta de dos pá­gi­nas cla­si­fi­ca sus po­se­sio­nes y di­ce que se las de­ja a su com­pa­ñe­ro de vi­vien­da.

La pe­rua­na De No­boa de­ci­dió no acu­dir a un bai­le for­mal de la es­cue­la el sá­ba­do por la no­che pa­ra su­mar­se a otros alum­nos de in­ter­cam­bio en una de sus reunio­nes oca­sio­na­les, es­ta vez en The Zo­ne, un club noc­turno sin be­bi­das al­cohó­li­cas que atrae a jó­ve­nes me­no­res de 21 años y es­tá en el cen­tro de Portland.

‘‘Es­toy se­gu­ra de que ella ha­bría ido al bai­le si no hu­bie­sen te­ni­do pla­nes pre­vios’’, di­jo la bi­blio­te­ca­ria Julie Da­vis. De No­boa era su ayu­dan­te. Mien­tras los jó­ve­nes es­pe­ra­ban en las afue­ras del club, Aya­la, de 24 años, abrió fue­go con una pis­to­la de 9 mi­lí­me­tros, ma­tan­do a De No­boa, de 17 años, y Ash­ley L. Wilks, de 16, e hi­rien­do a otros sie­te.

El miér­co­les, la po­li­cía re­ve­ló po­cos de­ta­lles más so­bre la in­ves­ti­ga­ción, di­cien­do que en­con­tra­ron que Aya­la tu­vo pro­ble­mas de com­por­ta­mien­to en la Es­cue­la Se­cun­da­ria McNary en Kei­zer que re­qui­rie­ron la in­ter­ven­ción de la po­li­cía y ase­so­ría pa­ra él. Pe­ro los de­tec­ti­ves di­je­ron que nun­ca hi­zo ame­na­zas es­pe­cí­fi­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.