Mue­re una gloria del tea­tro, la ra­dio y la TV cu­ba­nos

El Nuevo Herald - - Cuba - VI­VIA­NA MUNOZ El Nue­vo He­rald

Ochoa, una de las fi­gu­ras más po­pu­la­res del tea­tro, la ra­dio y la te­le­vi­sión cu­ba­nos du­ran­te más de me­dio si­glo, fa­lle­ció ayer en su re­si­den­cia en Mia­mi. Te­nía 92 años.

Na­ció el 12 de ju­lio de 1916, en la Ha­ba­na Vie­ja. Con­tra­jo ma­tri­mo­nio el 18 de di­ciem­bre de 1935 con la ac­triz Pe­pa Be­rrio, con quien com­par­tió 60 años. Tu­vo cua­tro hi­jos, Ce­ci­lia, Ro­lan­do, Josefina ‘‘Pe­pi­ta’’ y Su­sa­na.

‘‘ Fue un pa­dre ma­ra­vi­llo­so, un hom­bre di­fí­cil de igualar, con un gran sen­ti­do del hu­mor, ca­ri­ño­so y jo­vial’’, afir­mó su hi­ja Pe­pi­ta. ‘‘Creía en las per­so­nas, de­cía que to­dos eran bue­nos’’, re­cor­dó.

‘‘Mi pa­dre siem­pre en­con­tra­ba el hu­mor a to­das las si­tua­cio­nes’’, afir­mó su otra hi­ja, Su­sa­na. ‘‘Fue un hom­bre tan que­ri­do, que hi­zo sen­tir bien a to­do el mun­do’’, agre­gó.

Pa­ra su hi­jo ma­yor, Ro­lan­di­to, su pa­dre le­ga su ejem­plo. ‘‘La per­so­na más po­si­ti­va que yo he co­no­ci­do en mi vi­da. Nun­ca le de­cía no a na­die. Cuan­do triun­fó y es­tu­vo en bue­na po­si­ción eco­nó­mi­ca, siem­pre apo­yó a to­dos los ar­tis­tas que ne­ce­si­ta­ron una pre­sen­ta­ción de be­ne­fi­cio’’.

Sen­tía un gran afec­to por Leo­pol­do Fer­nán­dez, ‘‘Tres Pa­ti­nes’’, con quien tra­ba­jó en­tre 1941 al 1944 en La Tre- men­da Cor­te. Otros pro­gra­mas ra­dia­les en los que par­ti­ci­pó fue­ron La Pi­que­ra de los Ro­llos, El doc­tor Cha­pot­tín (con En­ri­que Arre­don­do), El Tri­bu­nal de la Ale­gría, Mo­ni­na en el Ai­re, Pe­ri­co Tras­true­que y Chan Li Po.

Des­de 1950 al 1961 ac­tuó en CMQ en el Ca­ba­ret Re­ga­lías (des­pués, Ca­sino de la Ale­gría). Por vo­to po­pu­lar fue ele­gi­do en 1952 Mis­ter Te­le­vi­sión, el pri­me­ro en la is­la.

Des­de 1960 al 1961 for­mó par­te de la Com­pa­ñía de Leo­pol­do Fer­nán­dez en el Tea­tro Na­cio­nal de la Ha­ba­na. El 7 de oc­tu­bre de 1962 lle­gó exi­lia­do a Mia­mi con su es­po­sa y sus hi­jos. Pron­to em­pe­zó a tra­ba­jar co­mo maes­tro de ce­re­mo­nias en los Ca­ba­ret She­re­za­da, Ca­ba­ret Mon­sieur Pie­rre y el res­tau­rant Pri­la. De 1962 al 1966 fue lo­cu­tor de la Ra­dio La Fa­bu­lo­sa.

Des­de 1964 has­ta la dé­ca­da del 1990 ac­tuó con la Com­pa­ñía Pro Ar­te Gra­te­li y tam- RO­LAN­DO OCHOA fue el con­duc­tor del fa­mo­so Ca­ba­ret Re­ga­lías (des­pués, Ca­sino de la Ale­gría), el pro­gra­ma más po­pu­lar de la te­le­vi­sión cu­ba­na. bién en los shows de Ma­ra y Or­lan­do en el Da­de County Au­di­to­rium de Mia­mi.

Sus ser­vi­cios fú­ne­bres se­rán el do­min­go des­de las 4 p.m. en la fu­ne­ra­ria Ber­nar­do Gar­cía, del 865 West 49 St., Hia­leah. El lu­nes al me­dio­día ha­brá una mi­sa en la igle­sia St. John the Apostle, en 479 East 4 St., Hia­leah. El cor­te­jo fú­ne­bre se di­ri­gi­rá lue­go al ce­men­te­rio Vis­ta Me­mo­rial Gar­dens, en 14200 NW 57 Ave­ni­da, Mia­mi La­kes.

Ade­más de sus hi­jos Ro­lan­do Ochoa, Josefina ‘‘ Pe­pi­ta’’ Ochoa y Su­sa­na Mes­za­ros, de­ja ca­tor­ce nie­tos y nue­ve bis­nie­tos.

Su otra hi­ja, Ce­ci­lia Pé­rez, fa­lle­ció en agos­to del 2007, víc­ti­ma de un in­far­to.

Gui­ller­mo Al­va­rez Gue­des, quien tra­ba­jó en el elen­co del pro­gra­ma Ca­ba­ret Re­ga­lías, re­cor­dó: ‘‘Ro­lan­do fue muy ver­sá­til, ac­tua­ba, can­ta­ba, era hu­mo­ris­ta. Sin em­bar­go, era muy se­rio en su tra­ba­jo. Muy buen com­pa­ñe­ro, muy hu­mano y es­pon­tá­neo’’. Pa­ra la em­pre­sa­ria Pi­li de la Ro­sa, pre­si­den­ta de Pro Ar­te Gra­te­li, Ro­lan­do de­ja un le­ga­do inigua­la­ble al mun­do de las ar­tes. ‘‘Cuba ha per­di­do una gloria del tea­tro y to­dos quie­nes le co­no­ci­mos lo re­cor­da­re­mos eter­na­men­te’’.

‘‘Pa­ra Gra­te­li ha si­do un gran ho­nor con­tar con Ro­lan­do Ochoa en nu­me­ro­sas pre­sen­ta­cio­nes’’, agre­gó.

Co­mo tan­tos ar­tis­tas cu­ba­nos exi­lia­dos, Ro­lan­do Ochoa no pu­do rea­li­zar su sue­ño de re­gre­sar a Cuba, a la que tan­to amó. En una de sus úl­ti­mas en­tre­vis­tas ex­pre­só: ‘‘ Ex­tra­ño a mi país día y no­che. ¡Mi­ra que Cuba te­nía co­sas lin­das! Al­ber­to Ga­rri­do, el có­mi­co, se mu­rió di­cien­do las pa­la­bras ‘Cuba, Cuba’. Yo es­toy lo­co por re­gre­sar, pe­ro no por aho­ra. Cuan­do se aca­be es­ta pe­sa­di­lla va ser al­go muy lin­do. Ten­go la pro­me­sa de ir ca­mi­nan­do des­de la Vir­gen del Camino has­ta El Co­bre, y ha­blar con la gen­te a mi pa­so. Cuan­do me can­se, duer­mo en cual­quier lu­gar y si­go. Cuba es mi vi­da’’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.