Así en la tie­rra co­mo en el cie­lo

El Nuevo Herald - - Perspectiva -

El go­ber­nan­te Fren­te San­di­nis­ta ni­ca­ra­güen­se si­gue a pie jun­ti­lla las ma­nio­bras del cha­vis­mo ve­ne-zo­lano, tor­nán­do­se ca­da vez más agre­si­vo e in­to­le­ran­te con­tra quie­nes desafíen sus pos­tu­la­dos, así sean sus pro­pios par­ti­da­rios, ex re­vo­lu­cio­na­rios, li­be­ra­les, opo­si­to­res o pe­rio­dis­tas.

‘‘Así en Ni­ca­ra­gua co­mo en Ve­ne­zue­la’’ pa­re­ce ser la plegaria del pre­si­den­te Da­niel Or­te­ga quien, es­pe­ján­do­se en el pro­yec­to de Hugo Chá­vez, ca­da día más se ale­ja del san­di­nis­mo pa­ra con­for­mar un pro­yec­to de cul­to per­so­nal. El ‘‘da­nie­lis­mo’’ se per­ci­be a la luz y en las som­bras, tan­to en car­te­lo­nes en Ma­na­gua con el le­ma ‘‘Cum­plir­le al pue­blo es cum­plir­le a Dios’’, co­mo en pac­tos po­lí­ti­cos pa­ra es­con­der frau­des y co­bi­jar co­rrup­tos.

Pa­re­cie­ra que to­do tu­vie­ra que ha­cer­se a gus­to o a se­me­jan­za de Or­te­ga y su om­ni­pre­sen­te es­po­sa Ro­sa­rio Mu­ri­llo, de ahí que el cu­ra y ex lí­der san­di­nis­ta, Er­nes­to Car­de­nal, aho­ra aco­sa­do ju­di­cial­men­te, con­fe­sa­ra a una de­le­ga­ción de la SIP que ‘‘es­ta­mos fren­te a una dic­ta­du­ra fa­mi­liar’’.

Or­te­ga no só­lo de­pen­de del ma­ná de Chá­vez, sino tam­bién apren­de de sus tác­ti­cas le­ga­les y ju­di­cia­les pa­ra dis­fra­zar arre­ba­tos an­ti­de­mo­crá­ti­cos. Se nu­tre con es­tra­te­gias pa­ra con­tro­lar el po­der, des­co­no­cien­do la in­de­pen­den­cia de las ins­ti­tu­cio­nes, ma­ni­pu­la a los ór­ga­nos ju­di­cial y elec­to­ral, neu­tra­li­za al le­gis­la­ti­vo y a los par­ti­dos po­lí­ti­cos, so­me­te a la po­li­cía y pre­sio­na a la prensa.

Ese con­trol le per­mi­tió di­si­mu­lar el frau­de en las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les de no­viem­bre a ex­pen­sas del can­di­da­to li­be­ral Eduar­do Mon­tea­le­gre y otros al­cal­des opo­si­to­res, así co­mo pac­tar la li­be­ra­ción del co­rrup­to ex pre­si­den­te Ar­nol­do Ale­mán, a fa­vor de con­se­guir de los dipu­tados ‘‘ar­nol­dis­tas’’ la re­elec­ción pre­si­den­cial tras una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal en cier­nes.

Más allá de los po­de­res pú­bli­cos, el go­bierno uti­li­za muy bien la agi­ta­ción y pro­pa­gan­da pa­ra pro­fun­di­zar la po­la­ri­za­ción, lo­gran­do que to­dos de­ban de­fi­nir­se, a fa­vor o en con­tra, oli­gar­cas o po­bres, im­pe­ria­lis­tas o ‘‘da­nie­lis­tas’’. De esa for­ma cap­ta adep­tos, aun­que a quie­nes no con­si­gue per­sua­dir los neu­tra­li­za con vio­len­cia. Así co­mo Chá­vez creó sus tur­bas y Nés­tor Kirch­ner a sus pi­que­te­ros, Or­te­ga re­su­ci­tó fuer­zas de cho­que es­ti­lo cu­bano de su pa­sa­da re­vo­lu­ción, los co­mi­tés del po­der ciu­da­dano, des­co­no­cien­do a la po­li­cía, ge­ne­ran­do mie­do y des­ba­ra­tan­do a opo­si­to­res con in­sul­tos y gol­pes, coar­tan­do así li­ber­ta­des de mo­vi­li­za­ción y aso­cia­ción.

Es­ta po­lí­ti­ca de ame­dren­ta­mien­to tam­bién es uti­li­za­da pa­ra cas­ti­gar a pe­rio­dis­tas y di­ri­gen­tes de ONGs, aun­que con­tra és­tos pre­fie­re mo­ti­var la au­to­cen­su­ra con mé­to­dos le­ga­les y aco­so ju­di­cial. En un pa­ra­le­lis­mo con el cha­vis­mo que arre­me­tió con­tra la ONG Sú­ma­te por mal­ver­sar fon­dos pro­ve­nien­tes del ‘‘im­pe­ria­lis­mo’’, el pe­rio­dis­ta Car­los Fer­nan­do Cha­mo­rro y su ONG CIN­CO fue­ron víc­ti­mas de un pro- ce­so cri­mi­nal por un inexis­ten­te la­va­do de di­ne­ro de do­na­cio­nes de go­bier­nos eu­ro­peos pa­ra pro­yec­tos de co­mu­ni­ca­ción, aun­que el fin era des­pres­ti­giar­lo y amor­da­zar­lo.

Or­te­ga es alér­gi­co al diá­lo­go y al de­ba­te, por eso se nie­ga a dar con­fe­ren­cias de prensa y, co­mo Chá­vez, pre­fie­re ‘‘co­mu­ni­car al pue­blo’’ a tra­vés de ac­tos pú­bli­cos. La ley de ac­ce­so a la in­for­ma­ción pú­bli­ca en vi­gen­cia es opa­ca­da por una cul­tu­ra del se­cre­tis­mo y los me­dios in­de­pen­dien­tes son cas­ti­ga­dos con la qui­ta de pu­bli­ci­dad ofi­cial, pre­sio­na­dos con le­yes que ele­va­rían im­pues­tos y dis­cri­mi­na­dos con per­mi­sos y li­cen­cias.

El go­bierno tie­ne in­fluen­cia en va­rios ca­na­les y emi­so­ras en los que se des­pi­de a co­men­ta­ris­tas po­lé­mi­cos o se pre­mia a los dó­ci­les, y ha crea­do con fon­dos es­ta­ta­les una red me­diá­ti­ca que uti­li­za co­mo pro­pios, en­tre los que se cuen­ta a Ca­nal 4 y al pe­rió­di­co El 19, pa­ra di­fun­dir pro­pa­gan­da y di­fa­mar a de­trac­to­res al me­jor es­ti­lo de la ‘‘prensa chi­cha’’ pe­rua­na que ma­ni­pu­la­ba Mon­te­si­nos.

Mu­chos au­gu­ran que el fu­tu­ro es som­brío pe­se a que en las úl­ti­mas se­ma­nas Or­te­ga ha mo­ri­ge­ra­do su dis­cur­so co­mo tác­ti­ca pa­ra no se­guir ahu­yen­tan­do la ayu­da eco­nó­mi­ca que re­du­je­ron EEUU y paí­ses eu­ro­peos, de­silu­sio­na­dos por la re­pre­sión ge­ne­ral, el ata­que a las ONGs y el frau­de elec­to­ral.

Sin em­bar­go, aun­que la cri­sis eco­nó­mi­ca se pro­fun­di­za­rá por la mer­ma de los sub­si­dios ve­ne­zo­la­nos tras la caí­da del pe­tró­leo, na­die con­fía en que Or­te­ga des­víe su aten­ción ha­cia la eco­no­mía. Su am­bi­ción es to­do el po­der, con­tro­lar­lo, así en su tie­rra co­mo en su cie­lo ve­ne­zo­lano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.