No­to­rie­dad pre­si­den­cial

El Nuevo Herald - - Perspectiva -

buen ini­cio.

El pue­blo es­ta­dou­ni­den­se ge­ne­ral­men­te es es­plén­di­do con su pre­si­den­te al co­mien­zo de su man­da­to. Cu­rio­sa­men­te, a los man­da­ta­rios que tie­nen que sus­ti­tuir por muer­te o re­nun­cia a otro, la ciu­da­da­nía los res­pal­da ma­si­va­men­te. En 1945, Harry Tru­man re­ci­be un 87 por cien­to; en 1963, Lyn­don John­son el 78 por cien­to; y, a pe­sar de Wa­ter­ga­te en 1974, Ge­rald Ford re­ci­be el sos­tén del 71 por cien­to de la ciu­da­da­nía.

El fac­tor ne­ga­ti­vo, el 12 por cien­to que se le con­fie­re a Oba­ma, no es al­to res­pec­to a otros son­deos. Por ejem­plo, la ma­yo­ría de los pre­si­den­tes des­pués de la II Gue­rra han es­ta­do por de­ba­jo de los 10 pun­tos, pe­ro cua­tro de los úl­ti­mos cin­co han es­ta­do por en­ci­ma, ex­clu­yen­do a Bush pa­dre en 1989. En­tre los tres úl­ti­mos man­da­ta­rios, Oba­ma co­mien­za con un fac­tor ne­ga­ti­vo in­fe­rior, pues tan­to Clin­ton co­mo Bush su­frían una opo­si­ción del 20 al 25 por cien­to.

Otros da­tos in­tere­san­tes de es­ta en­cues­ta es la for­ma en que miem­bros de otros par­ti­dos po­lí­ti­cos se ha­cen sen­tir, por ejem­plo el 41 por cien­to de los re­pu­bli­ca­nos no apro­ba­ron en 1993 la ges­tión de Clin­ton y, en fe­bre­ro de 2001, el 46 por cien­to de los de­mó­cra­tas es­ta­ban en desacuer­do con Bush. Más da­tos, so­la­men­te tres re­pu­bli­ca­nos, seis in­de­pen­dien­tes y nue­ve de­mó­cra­tas de ca­da diez en­tre­vis­ta­dos en su res­pec­ti­vo gru­po desaprue­ban el desem­pe­ño de Oba­ma.

Aho­ra bien, es­tas in­da­ga­cio­nes nos dan una cla­ra idea pa­ra teo­ri­zar has­ta cuán­do Oba­ma po­drá dis­fru­tar de una bue­na y fa­vo­ra­ble opi­nión de sus com­pa­trio­tas y has­ta cuán­do pue­de du­rar la tra­di­cio­nal ‘‘lu­na de miel’’ con el Con­gre­so y la prensa. No nos de­be ex­tra­ñar que, pa­ra eso, exa­mi­ne con pro­fun­di­dad los mo­vi­mien­tos ini­cia­les que dio el ex pre­si­den­te Franklin D. Roo­se­velt al to­mar las rien­das de la Ca­sa Blan­ca, des­pués de la cri­sis eco­nó­mi­ca y so­cial he­re­da­da del ré­gi­men de Her­bert Hoo­ver (1929-1933). Imi­tan­do a su ído­lo Abraham Lin­coln, Oba­ma es­tá nom­bran­do a se­cre­ta­rios y con­sul­ti­vos de al­tos qui­la­tes y de am­bos par­ti­dos ( e.gr. Ga­tes y Jo­nes) y lo co­yun­tu­ral de su agenda es la re­vi­ta­li­za­ción de la eco­no­mía y la crea­ción de em­pleos. Lo de­más es se­cun­da­rio.

En su dis­cur­so inau­gu­ral Oba­ma pi­dió res­pon­sa­bi­li­dad y no per­der la es­pe­ran­za, pe­ro creo que se le ol­vi­dó re­que­rir un po­co de pa­cien­cia. Ex­pre­só cla­ra­men­te: ‘‘Los re­tos son reales, son se­rios y son mu­chos’’, y aña­dió: ‘‘los su­pe­rare­mos’’. Po­si­ble­men­te en su plan de ‘‘re­cu­pe­ra­ción e in­ver­sión’’ se ne­ce­si­ta­rán abul­ta­das do­sis de pa­cien­cia, las co­sas no se re­sol­ve­rán de la no­che a la ma­ña­na y, al igual que Roo­se­velt, el pre­si- den­te Oba­ma ten­drá que con­ti­nuar so­li­ci­tan­do la uni­dad, pues la di­vi­sión in­ter­na so­la­men­te lle­va­ría al país a la de­rro­ta y es­to es al­go que preo­cu­pa a los es­ta­dou­ni­den­ses des­de la épo­ca de Lin­coln. To­dos sa­be­mos que el es­ta­do no pue­de me­jo­rar las con­di­cio­nes de la ciu­da­da­nía, pe­ro al­go hay que ha­cer pa­ra po­ner en mar­cha y a pro­du­cir a mi­llo­nes de hom­bres y mu­je­res. lgo que­da cla­ro: los erro­res del pa­sa­do hay que co­rre­gir­los, sin cri­ti­car­los y es­to to­ma­rá años, pe­ro co­mo anotó no­to­ria­men­te el pre­si­den­te Rea­gan, ‘‘el go­bierno no es la so­lu­ción, sino el pro­ble­ma’’. En­ton­ces se­ría pru­den­te, pa­ra en­ten­der me­jor las me­tas que de­be­mos cum­plir, acor­dar­se del dis­cur­so de uni­dad del en­ton­ces as­pi­ran­te a se­na­dor por Ili­nois, Ba­rack Oba­ma, en la Con­ven­ción De­mó­cra­ta del 2004, don­de se­ña­ló: ‘‘No exis­te un país con­ser­va­dor por un la­do y un país li­be­ral por otro: exis­ten los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca’’. Más cla­ro ni el agua.

A

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.