Cuba: 50 años an­tes

El Nuevo Herald - - Perspectiva -

Las ra­cio­nes ali­men­ti­cias de los es­cla­vos en Cuba, en 1842, eran su­pe­rio­res a las ra­cio­nes ali­men­ti­cias que se pue­den com­prar me­dian­te la li­bre­ta de ra­cio­na­mien­to en 2009.

Cuba, 50 años an­tes, era un país pe­que­ño en su­per­fi­cie, pe­ro gran­de por sus ri­que­zas ma­te­ria­les y es­pi­ri­tua­les. Pa­ra con­tra­rres­tar la des­in­for­ma­ción, las men­ti­ras in­fa­mes, ex­pon­dre­mos al­gu­nos da­tos so­cio­eco­nó­mi­cos de la Cuba de 1958. Te­ne­mos que en­ten­der, cuan­do men­cio­na­mos ci­fras y da­tos, que to­do es­to fue ha­ce 50 años, y que la tec­no­lo­gía ha avan­za­do en pro­por­ción geo­mé­tri­ca en el mun­do, me­nos en Cuba, y que de ha­ber se­gui­do un sis­te­ma de li­ber­tad y de li­bre em­pre­sa, el ín­di­ce de vi­da del pue­blo cu­bano es­ta­ría, al igual que lo es­ta­ba ha­ce 50 años, en­tre los pri­me­ros del mun­do.

Cuba con­ta­ba con un mo­derno y efi­cien­te sis­te­ma de ban­cos co­mer­cia­les. Exis­tían 48 ban­cos co­mer­cia­les con 273 su­cur­sa­les y 8,035 em­plea­dos. Tam­bién ope­ra­ban 11 ban­cos de ca­pi­ta­li­za­ción y aho­rro de­di­ca­dos a fa­ci­li­tar pla­nes de cons­truc­ción de viviendas par­ti­cu­la­res.

En 1957 y 1958, el to­tal de de­pó­si­tos fue su­pe­rior a mil mi­llo­nes de pe­sos, de los cua­les los ban­cos cu­ba­nos con­tro­la­ban el 63%. El pe­so cu­bano se co­ti­za­ba a la par con el dó­lar. En 1958, Cuba ocu­pa­ba el ter­cer lu­gar en­tre los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos en re­ser­vas de oro, dó­la­res y va­lo­res con­ver­ti­bles en oro por $373 mi­llo­nes. El in­gre­so na­cio­nal bru­to era de $2,834,000,000 pa­ra una po­bla­ción de 6,630,921 ha­bi­tan­tes, 40 lu­gar en el mun­do se­gún la es­ca­la de Ginsburg. El pre­su­pues­to era de $400,000,000, lo que co­lo­ca­ba a Cuba co­mo el país del per ca­pi­ta pre­su­pues­tal más al­to de Amé­ri­ca La­ti­na.

Ha­bía un to­tal de 159,958 fin­cas, con una su­per­fi­cie de 9.083,916 hec­tá­reas. Exis­tían 161 cen­tra­les azu­ca­re­ros, de los cua­les 121, o sea, un 75%, eran de due­ños cu­ba­nos. La za­fra de 1958 fue de 5,613,332 mi­llo­nes de to­ne­la­das, y co­mo sub­pro­duc­to se ob­tu­vie­ron 230,684,742 mi­llo­nes de ga­lo­nes de me­la­za.

Más de las dos quin­tas par­tes de la ex­ten­sión to­tal de las fin­cas de Cuba se des­ti­na­ba a la cría de ga­na­do va­cuno, con 6,000,000 de ca­be­zas de ga­na­do, o sea, una pro­por­ción de 0.83 de res por ha­bi­tan­te, que ca­si tri­pli­ca el per ca­pi­ta mun­dial, que era de 0.32. En 1958 se cal­cu­ló en 835,000 el nú­me­ro de re­ses sa­cri­fi­ca­das pa­ra el con­su­mo, o sea, más del 10% de la exis­ten­cia to­tal. El pre­cio de la car­ne de res era de $0.38 por li­bra, por de­ba­jo de ca­si to­dos los paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na.

La pro­duc­ción do­més­ti­ca de arroz fue de 256,000 to­ne­la­das mé­tri­cas, que re­pre­sen­ta­ba un 50% de las ne­ce­si­da­des del mer­ca­do na­cio­nal, sien­do Cuba el ter­cer pro­duc­tor de arroz de Amé­ri­ca La­ti­na. Se pro­du­je­ron 56,000 to­ne­la­das mé­tri­cas de fri­jo­les.

En 1958 exis­tían en Cuba un to­tal de 38,384 fa­bri­cas y 65,872 es­ta­ble­ci­mien­tos co­mer­cia­les de to­das cla­ses y ta­ma­ños que re­pre­sen­ta­ban más de $4,778 mi­llo­nes. Cuba te­nía una in­dus­tria re­fi­na­do­ra de pe­tró­leo con ca­pa­ci­dad su­pe­rior a las ne­ce­si­da­des del país. La in­dus­tria tex­til abas­te­cía más del 65% del con­su­mo do­més­ti­co, y la del cal­za­do, más del 90%. La pro­duc­ción de fer­ti­li­zan­tes quí­mi­cos fue de 330,000 to­ne­la­das en 1958. La va­rie­dad de los pro­duc­tos de las in­dus­trias era de 10,000 ar­tí- cu­los di­fe­ren­tes.

La pro­duc­ción in­dus­trial de Cuba hi­zo que se au­men­ta­ra la pro­duc­ción de ener­gía eléc­tri­ca. La ener­gía es el in­di­ca­dor más pre­ci­so y útil del desa­rro­llo ge­ne­ral de una eco­no­mía. Ca­da 200 ki­lo­va­tios ho­ra de elec­tri­ci­dad pro­du­ci­da anual­men­te equi­va­len a la ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo de un obre­ro. De acuer­do con la ta­bla de Ginsburg, que in­cluía a 124 paí­ses, Cuba ocu­pa­ba el si­tio 25, con 11.8 me­ga­va­tios ho­ra anua­les. La me­dia mun­dial era de 10, y so­bre ella se en­con­tra­ban só­lo 29 paí­ses. Cuba ocu­pa­ba el pri­mer lu­gar en La­ti­noa­mé­ri­ca.

En 1958 Cuba era, en re­la­ción a su área, el país de es­te he­mis­fe­rio que po­seía ma­yor lon­gi­tud de vías fé­rreas, 1 km de vía por ca­da 8 km cua­dra­dos de su­per­fi­cie, pa­ra un to­tal de 18,059 km de vías fe­rreas. El nú­me­ro de au­to­mó­vi­les par­ti­cu­la­res as­cen­día en 1958 a 140,267, uno por ca­da 27 ha­bi­tan­tes, ter­cer lu­gar de es­te con­ti­nen­te. El nú­me­ro de te­lé­fo­nos ins­ta­la­dos en 1958 era de 191,414, o sea, un te­lé­fono por ca­da 38 ha­bi­tan­tes, só­lo su­pe­ra­da por Ar­gen­ti­na y Uruguay en Amé­ri­ca La­ti­na.

Ha­bía 160 es­ta­cio­nes de ra­dio y un mi­llon de ra­dio­rre­cep­to­res, el pri­mer lu­gar en Amé­ri­ca La­ti­na. La pri­me­ra es­ta­ción de te­le­vi­sión fue inau­gu­ra­da en 1950, y en 1958 ha­bía 23 es­ta­cio­nes trans­mi­so­ras, in­clu­yen­do dos en co­lo­res. Ha­bía 400,000 te­le­vi­so­res, un te­le­vi­sor por ca­da 17 ha­bi­tan­tes. Ade­más, ha­bía 600 sa­las de ci­ne, se­gun­do lu­gar de es­te he­mis­fe­rio ame­ri­cano. os úl­ti­mos 50 años han si­do la peor épo­ca vi­vi­da por el pue­blo cu­bano, no só­lo a cau­sa de una exis­ten­cia sin li­ber­tad, sino por­que Cuba ha ex­pe­ri­men­ta­do un de­cli­ve de los ín­di­ces so­cio-eco­nó­mi­cos y un de­te­rio­ro to­tal de la ca­li­dad de vi­da.

L

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.