Bie­nes Raí­ces No arries­gue una in­ver­sión por aho­rrar unos cen­ta­vos

El Nuevo Herald - - Sur De La Florida -

$100,000 cues­ta tra­ba­jo. Al­gu­nos di­rán que po­co, pe­ro yo ase­gu­ro que se­rán los me­nos. La ver­dad es que quien ha lu­cha­do y su­da­do la ca­mi­sa, en ar­duo tra­ba­jo ho­nes­to, bien sa­be apre­ciar que de la na­da, na­da vie­ne.

¿Cuál ca­li­fi­ca­ti­vo se­ría el ade­cua­do pa­ra aquel que pier­de $100,000, por pe­car de con­fia­do? En reali­dad el no­mi­na­ti­vo no in­tere­sa, lo que ver­da­de­ra­men­te im­por­ta es te­ner la sa­ga­ci­dad ne­ce­sa­ria y opor­tu­na pa­ra no per­der­los.

Pre­gun­tar es de sa­bios. Aquel que ca­re­ce de co­no­ci­mien­to acer­ca de al­go y pre­gun­ta pa­ra ilus­trar­se, pue­de apa­ren­tar ser ton­to por el tiem­po que du­re el apren­di­za­je; pe­ro si no se in­tere­sa en apren­der, y no ga­na co­no­ci­mien­to en la ma­te­ria que le con­cier­ne, se­rá ton­to pa­ra to­da la vi­da. Al me­nos es mi fi­lo­so­fía y con­si­de­ro que un ama­ble lec­tor la com­par­te con­mi­go.

En días pa­sa­dos re­ci­bí una pre­gun­ta, vía co­rreo elec­tró­ni­co, que me hi­zo aban­do­nar mis ta­reas pa­ra dar in­me­dia­ta res­pues­ta a la mis­ma. El que es­cri­bía pre­gun­ta­ba si era ne­ce­sa­rio con­tra­tar un abo­ga­do pa­ra cerrar los trá­mi­tes de una pro­pie­dad que es­ta­ba com­pran­do. El con­tra­to ya ha­bía si­do acep­ta­do por am­bas par­tes, por lo cual ya era le­gal y la par­te que se re­trac­ta­ra de con­ti­nuar­lo po­dría ser de­man­da­da. Agre­ga­ba ade­más que to­do lo ha­bía de­ja­do en ma­nos del agen­te de bie­nes raí­ces y de una com­pa­ñía de cie­rres que el mis­mo agen­te ha­bía se­lec­cio­na­do. Ce­rra­ba su in­for­ma­ción di­cien­do que la com­pra era al con­ta­do y que la in­ver­sión era de $100,000.

Mi res­pues­ta fue que con­tra­ta­ra un abo­ga­do de in­me­dia­to.

Exis­ten oca­sio­nes en que las per­so­nas pue­den dar­se el lu­jo de cerrar una transac­ción de com­pra-ven­ta de bie­nes in­mue­bles sin la asis­ten­cia de un abo­ga­do, pe­ro son muy con­ta­das y no de­jan de te­ner un al­to ni­vel de ries­go. Pe­ro cuan­do se com­pra al con­ta­do, sin la par­ti­ci­pa­ción de ter­ce­ros en el fi­nan­cia­mien­to, los cua­les, en la ma­yo­ría de las oca­sio­nes to­man ma­yo­res ries­gos y tie­nen ma­yo­res in­tere­ses que de­fen­der que los com­pra­do­res, siem­pre, pe­ro siem­pre, siem­pre se de­be con­tar con el ase­so­ra­mien­to le­gal de un abo­ga­do es­pe­cia­li­za­do en la in­dus­tria de los bie­nes raí­ces.

Has­ta pa­ra los más ver­sa­dos en la ma­te­ria, rea­li­zar una transac­ción de com­pra-ven­ta de bie­nes raí­ces es un desafío. De­ta­lles in­sig­ni­fi­can­tes pue­den con­ver­tir lo que apa­ren­te ser un mag­ní­fi­co ne­go­cio en la peor de las pe­sa­di­llas. Al­gu­nos ejem­plos ha­blan por sí so­los:

a) Se to­mó la de­ci­sión de no rea­li­zar el le­van­ta­mien­to to­po­grá­fi­co del te­rreno pa­ra aho­rrar­se unos po­cos dó­la­res.

Re­sul­ta­do: Qui­zá us­ted no es­té com­pran­do lo que con­si­de­ra es­tar com­pran­do.

b) Fue acor­da­do no rea­li­zar ins­pec­cio­nes a la pro­pie­dad por­que apa­ren­ta es­tar en ex­ce­len­tes con­di­cio­nes y así se aho­rran unos cen­ta­vos adi­cio­na­les.

Re­sul­ta­do: Tal vez las apa­rien­cias en­ga­ñen y sean mu­chos dó­la­res el va­lor de las re­pa­ra­cio­nes pa­ra co­rre­gir los da­ños no ob­ser­va­dos a sim­ple vis­ta.

c) No se con­tra­tó un abo­ga­do es­pe­cia­li­za­do en bie­nes raí­ces, pa­ra aho­rrar di­ne­ro.

Re­sul­ta­do: Ries­gos to­ma­dos in­de­bi­da­men­te en una in­ver­sión a lar­go pla­zo.

Y no es que per­so­nal­men­te me gus­te ti­rar el di­ne­ro; pe­ro des­pués de co­no­cer las con­se­cuen­cias e in­con­ve­nien­tes que pue­de aca­rrear una in­ver­sión mal rea­li­za­da en bie­nes raí­ces, ja­más he vuel­to a eje­cu­tar al­gu­na sin el ase­so­ra­mien­to de mi abo­ga­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.