Cre­ce el des­em­pleo en Chile

El Nuevo Herald - - America Latina - As­so­cia­ted Press SAN­TIA­GO DE CHILE

La pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let ad­vir­tió ayer que Chile es­tá su­frien­do ya los efec­tos re­ce­si­vos de la cri­sis in­ter­na­cio­nal, uno de cu­yos re­sul­ta­dos es el au­men­to del des­em­pleo, que en el 2008 con­clu­yó con un pro­me­dio de 7.8 por cien­to.

‘‘El ven­da­val vie­ne y nues­tro país va a su­frir y de he­cho ya es­tá su­frien­do los efec­tos de es­te cua­dro re­ce­si­vo’’, ex­pre­só Ba­che­let du­ran­te una ce­re­mo­nia en la se­de de go­bierno en la que dio a co­no­cer un pro­yec­to de ley que otor­ga sub­si­dios al em­pleo ju­ve­nil.

La man­da­ta­ria reite­ró una ex­hor­ta­ción a que el sec­tor pri­va­do, es­pe­cial­men­te la ban­ca, ha­ga su apor­te a pa­liar los efec­tos de la cri­sis. La ini­cia­ti­va es­tá des­ti­na­da a otor­gar sub­si­dios pa­ra la con­tra­ta­ción de jó­ve­nes y que pue­de fa­vo­re­cer a unos 300,000 de ellos en­tre 18 y 24 años.

La pre­si­den­ta in­sis­tió en la oca­sión en la prio­ri­dad que tie­ne su go­bierno de de­fen­der el em­pleo, pa­ra lo cual es­tu­dia otra se­rie de me­di­das pa­ra en­fren­tar el fuer­te au­men­to del des­em­pleo que se pre­vé pa­ra los pró­xi­mos me­ses. Y que se­gún di­ver­sos ana­lis­tas po­dría al­can­zar a 10 por cien­to.

En di­ciem­bre el go­bierno dis­pu­so de un pro­gra­ma por $4,000 mi­llo­nes de ayu­da a los sec­to­res más po­bres y a la pe­que­ña em­pre­sa y que apun­ta a crear 100,000 em­pleos.

El cre­ci­mien­to de la eco­no­mía es­te año se pre­vé que es­té en­tre 1 y 2 por cein­to. El año pa­sa­do es­tu­vo en torno a 4 por cien­to.

El des­em­pleo en el úl­ti­mo tri­mes­tre del 2008 al­can­zó a 7.5 por cien­to, de­jan­do sin tra­ba­jo a 544,000 per­so­nas, se­gún in­for­mó el vier­nes el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­cas (INE).

El INE agre­gó que, en pro­me­dio, el des­em­pleo pa­ra el año pa­sa­do fue de 7.8 por cien­to, su­pe­rior en 0.7 por cien­to a la re­gis­tra­da en el 2007.

El in­for­me agre­gó que la ta­sa de de­socu­pa­ción del tri­mes­tre oc­tu­bre-no­viem­bre-di­ciem­bre del año pa­sa­do fue si­mi­lar a la re­gis­tra­da en el pe­rio­do sep­tiem­bre-oc­tu­bre-no­viem­bre del 2008.

Sin em­bar­go, el des­em­pleo au­men­tó en ese pe­río­do en ocho de las 15 re­gio­nes del país y dis­mi­nu­yó en las otras sie­te.

Se­gún el in­for­me del INE, en la re­gión de San­tia­go, don­de se con­cen­tra al­re­de­dor de 40 por cien­to de la ma­sa la­bo­ral del país –que es de 7,285,000 tra­ba­ja­do­res–, la de­socu­pa­ción en el úl­ti­mo tri­mes­tre del 2008 fue de 7.7 por cien­to.

El ins­ti­tu­to es­ta­tal tam­bién in­di­có que en la re­gión de la Arau­ca­nía, don­de pre­do­mi­na una po­bla­ción de ori­gen in­dí­ge­na ma­pu­che, se re­gis­tra el ma­yor ín­di­ce de des­em­pleo na­cio­nal con el 10.2 de­ben cul­mi­nar es­te año.

La se­cre­ta­ria de Es­ta­do es­pa­ño­la ex­pre­só ‘‘las con­do­len­cias del go­bierno es­pa­ñol con los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas y to­dos los afec­ta­dos’’ por el te­rre­mo­to que su­frió Cos­ta Ri­ca el pa­sa­do 8 de enero.

Ji­mé­nez vi­si­tó el jue­ves una de las zo­nas más afec­ta­das por ese te­rre­mo­to, de 6.2 gra­dos en la es­ca­la Rit­cher, que por cien­to.

La Igle­sia chi­le­na ins­tó ayer a los em­pre­sa­rios a que ha­gan un gran es­fuer­zo pa­ra que no se des­pi­dan a más je­fes de ho­gar, ‘‘por­que es­to pue­de pro­vo­car una frac­tu­ra so­cial en el país’’, re­por­tó Efe.

Es­pe­cí­fi­ca­men­te, se re­fi­rió al ca­so de la pa­ra­li­za­ción de las obras de cons­truc­ción, es­te jue­ves, del edi­fi­cio Cos­ta­ne­ra Cen­ter, con un cos­to pre­vis­to de $600 mi­llo­nes, que de­pen­de del Hol­ding Cen­co­sud y que cons­ta de cua­tro edi­fi­cios.

‘‘La doc­tri­na so­cial de la Igle­sia di­ce que la ce­san­tía es una ca­la­mi­dad so­cial. La­men­ta­ble­men­te, las más per­ju­di­ca­das fue­ron las ca­si dos mil per­so­nas que que­da­ron en la ca­lle sin pre­vio avi­so’’, ma­ni­fes­tó el pa­dre Tup­per.

So­bre la de­ci­sión de los em­pre­sa­rios de re­mo­ver re­pen­ti­na­men­te a la gen­te de sus pues­tos la­bo­ra­les, ase­gu­ró que a pe­sar de que el mun­do se en­cuen­tra a las puer­tas de una cri­sis eco­nó­mi­ca ‘‘no es pre­vi­si­ble que Chile va­ya a en­trar en una re­ce­sión, pues se es­ti­ma un cre­ci­mien­to de has­ta un tres por cien­to’’.

Fi­nal­men­te, Tup­per les so­li­ci­tó a los em­pre­sa­rios que con la mis­ma crea­ti­vi­dad que tie­nen pa­ra pro­du­cir bie­nes y ri­que­zas ‘‘bus­quen to­dos los me­dios po­si­bles pa­ra que no exis­tan más ce­san­tes en Chile’’.

El Go­bierno chi­leno sos­tu­vo es­te jue­ves que la ban­ca de­be fi­nan­ciar pro­yec­tos de in­ver­sión pa­ra com­ba­tir la cri­sis glo­bal, si­tua­ción que ha co­men­za­do a afec­tar el em­pleo, es­pe­cial­men­te en la cons­truc­ción, con­clu­ye el re­por­te de Efe. Pú­bli­ca Es­ta­tal (po­li­cía).

Los mi­li­ta­res, en coor­di­na­ción con agen­tes po­li­cia­cos de Ve­ra­cruz, rea­li­za­ron un ca­teo en una vi­vien­da lo­ca­li­za­da en la ca­lle Fer­nan­do Ca­rri­llo Puer­to, en la ur­ba­ni­za­ción ‘‘Vis­tal­mar’’. En ese lu­gar las fuer­zas de se­gu­ri­dad en­con­tra­ron a ochen­ta in­do­cu­men­ta­dos, 62 hom­bres y 18 mu­je­res, pro­ve­nien­tes de Gua­te­ma­la, El Sal­va­dor y Hon­du­ras, sin pre- au­dios sí ha­bía un áni­mo de des­truc­ción del sis­te­ma po­lí­ti­co’’, di­jo, sub­ra­yan­do que per­so­nas a las que no iden­ti­fi­có es­pe­ra­ban que el je­fe de Es­ta­do levantara el te­lé­fono pa­ra ha­blar con los prin­ci­pa­les im­pli­ca­dos en el ca­so co­no­ci­do co­mo de los ‘‘pe­troau­dios’’.

Gar­cía coin­ci­dió con el con­gre­sis­ta opo­si­tor Víc­tor An­drés Gar­cía Be­laun­de, quien en la vís­pe­ra atri­bu­yó una fi­na­li­dad gol­pis­ta y cons­pi­ra­ti­va a los au­dios e in­clu­so fue más allá al sin­di­car a ‘‘un sec­tor reac­cio­na­rio y os­cu­ro de la Ma­ri­na de Gue­rra’’ de te­ner esa in­ten­ción.

Dos per­so­nas mu­rie­ron y dos po­li­cías re­sul­ta­ron he­ri­dos en un en­fren­ta­mien­to en­tre agen­tes del or­den y un gru­po de tra­ba­ja­do­res que tie­ne to­ma­do des­de ha­ce on­ce días la plan­ta de la au­to­mo­triz ja­po­ne­sa Mit­su­bis­hi Mo­tors Corp. (MMC), en la ciu­dad orien­tal de Bar­ce­lo­na, se in­for­mó ofi­cial­men­te.

El go­ber­na­dor del es­ta­do de An­zoá­te­gui, Tarek Wi­lliam Saab, di­jo a la te­le­vi­so­ra es­ta­tal que dos per­so­nas fa­lle­cie­ron el jue­ves, por he­ri­da de ar­ma de fue­go, du­ran­te un in­ci­den­te cuan­do los agen­tes po­li­cia­les acu­die­ron a la plan­ta au­to­mo­triz pa­ra tra­tar de re­to­mar las ins­ta­la­cio­nes, por de­ci­sión de un tri­bu­nal.

Uno de los muer­tos es un tra­ba­ja­dor de la plan­ta y el otro, un hom­bre que se des­co­no­ce qué ha­cía en el lu­gar, di­jo Jorge Díaz del Castillo, vi­ce­pre­si­den­te de Co­mer­cia­li­za­ción de MMC. En el he­cho tam­bién re­sul­ta­ron he­ri­dos dos po­li­cías. Díaz del Castillo in­di­có que Saab es­tá par­ti­ci­pan­do co­mo me­dia­dor en­tre los tra­ba­ja­do­res de­cla­ra­dos en huel­ga y la em­pre­sa pa­ra tra­tar de po­ner fin a la re­ten­ción de las plan­tas de MMC, to­ma­das des­de el 20 de enero.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.