Epis­co­pa­les abren sus bra­zos al Pa­dre Cutié

El Nuevo Herald - - De La Portada -

An­te un en­jam­bre de pe­rio­dis­tas y ca­ma­ró­gra­fos que ca­mi­na­ban so­bre las ban­cas de la igle­sia pa­ra te­ner ac­ce­so a la ima­gen del sa­cer­do­te y su no­via, Fra­de opi­nó que las fo­to­gra­fías de Cutié be­san­do a su Ruha­ma no de­be­rían ser con­si­de­ra­das un pe­ca­do.

‘‘Pa­ra no­so­tros, si fue­ra él be­san­do a un ni­ño, si es­tu­vie­ra be­san­do a una mu­jer ca­sa­da, fue­ra un es­cán­da­lo’’, ase­gu­ró Fra­de. ‘‘Un hom­bre sol­te­ro, be­san­do a una mu­jer sol­te­ra, no es un es­cán­da­lo, es Dios que nos ha crea­do así pa­ra que el hom­bre ame a una mu­jer’’.

A la pre­gun­ta de si Cutié ama­ra a un hom­bre cuál se­ría la res­pues­ta de la Igle­sia Epis­co­pal, que acep­ta sa­cer­do­tes ho­mo­se­xua­les, res­pon­dió jo­co­sa­men­te: ‘‘Esa par­te no sa­lió en la fo­to­gra­fía’’.

Tras la ce­re­mo­nia, a la que só­lo asis­tió un miem­bro de su fa­mi­lia, Cutié le­yó sen­dos dis­cur­sos en es­pa­ñol y en in­glés en los que ase­gu­ró que su di­le­ma no co­men­zó ha­ce po­cas se­ma­nas y lo lle­vó a en­tre­vis­tar­se con re­pre­sen­tan­tes de esa igle­sia.

‘‘He vis­to con mis pro­pios ojos cuan­tos her­ma­nos míos sir­ven a Dios co­mo hom­bres ca­sa­dos y con la ben­di­ción de te­ner sus pro­pias fa­mi­lias’’, afir­mó Cutié.

‘‘Tam­bién de­bo re­co­no­cer que he lu­cha­do es­pi­ri­tual­men­te e ideo­ló­gi­ca­men­te cuan­do veo que cier­tos miem­bros del pue­blo de Dios se sien­ten ex­clui­dos de po­der vi­vir una vi­da sa­cra­men­tal ple­na’’.

La de­ci­sión de Cutié cau­só in­dig­na­ción en la Igle­sia ro­ma­na y en al­gu­nos mo­men­tos re­vi­vió las di­fe­ren­cias cen­te­na­rias de am­bas de­no­mi­na­cio­nes.

A po­co me­nos de una ho­ra de que cul­mi­na­ra la con­fe­ren­cia de prensa en la ca­te­dral epis­co­pal, el ar­zo­bis­po de Mia­mi, mon­se­ñor John C. Fa­va­ro­la, ex­pre­só su dis­gus­to en una con­fe­ren­cia de prensa en la se­de del Ar­qui­dió­ce­sis.

Fa­va­ro­la ci­tó cá­no­nes ecle­siás­ti­cos que han si­do trans­gre­di­dos por Cutié por pro­fe­sar ‘‘fe y mo­ra­les erró­neas’’ e hi­zo un lla­ma­do a los fie­les pa­ra que no jus­ti­fi­quen las ac­cio­nes de és­te a pe­sar de sus bue­nas obras.

‘‘Me sien­to sin­ce­ra­men­te de­cep­cio­na­do con el anun­cio he­cho en es­ta tar­de por el pa­dre Al­ber­to Cutié’’, ex­pre­só Fa­va­ro­la. Sus ac­cio­nes, ase­gu­ró, ‘‘han cau­sa­do gran es­cán­da­lo den­tro de la Igle­sia Ca­tó­li­ca, han he­cho da­ño a la Ar­qui­dió­ce­sis de Mia­mi, es­pe­cial­men­te a nues­tros sa­cer­do­tes y han crea­do una di­vi­sión den­tro de la co­mu­ni­dad ecu­mé­ni­ca y la co­mu­ni­dad re­li­gio­sa’’.

Fa­va­ro­la ad­vir­tió que el anun­cio del jue­ves ‘‘ só­lo in­ten­si­fi­ca di­chas he­ri­das’’ y que Cutié aún se en­cuen­tra obli­ga­do a su com­pro­mi­so de ce­li­ba­to, del cual só­lo el Pa­pa pue­de li­be­rar­lo.

Afir­mó Fa­va­ro­la que se en­te­ró de la de­ci­sión de Cutié de cam­biar de de­no­mi­na­ción por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Ex­pli­có que des­pués de re­unir­se con Cutié el pa­sa­do 5 de ma­yo le con­ce­dió una li­cen­cia del mi­nis­te­rio sa­cer­do­tal y con el fin de evi­tar ‘‘un fre­ne­sí’’ en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, se abs­tu­vo de im­po­ner­le una pe­na­li­dad ecle­siás­ti­ca, ‘‘ aun­que sus ac­cio­nes la jus­ti­fi­ca­ban’’.

A la pre­gun­ta de si hu­bo con­tro­ver­sia con la Igle­sia Ca­tó­li­ca ro­ma­na, Fra­de, el obis­po epis­co­pal, in­di­có a El Nue­vo He­rald que no lo sa­bía, pe­ro re­cor­dó me­ta­fó­ri­ca­men­te que sa­cer­do­tes de su igle­sia tam­bién han tran­si­ta­do el camino de Can­ter­bury, se­de prin­ci­pal de esa de­no­mi­na­ción en Gran Bre­ta­ña, al Va­ti­cano.

‘‘ Yo no me pu­se bra­vo cuan­do se fue­ron mis her­ma­nos an­gli­ca­nos a la ro­ma­na y es­pe­ro que la Igle­sia ro­ma­na reac­cio­ne de la mis­ma ma­ne­ra’’, co­men­tó Fra­de.

Pe­ro en el ex­tre­mo ro­mano del camino, no pen­sa­ban lo mis­mo.

Fa­va­ro­la de­cla­ró que que­ría ex­pre­sar su ‘‘de­cep­ción’’ por la ma­ne­ra co­mo Fra­de ma­ne­jo la si­tua­ción.

‘‘El obis­po Fra­de nun­ca ha ha­bla­do con­mi­go so­bre su po­si­ción an­te tan de­li­ca­do asun­to [. . .] es­to re­pre­sen­ta un se­rio re­tro­ce­so en las re­la­cio­nes ecu­mé­ni­cas y la coope­ra­ción en­tre no­so­tros’’, sub­ra­yó Fa­va­ro­la.

Ade­lan­tán­do­se a la con­tro­ver­sia, Cutié re­cor­dó que ha tra­ta­do, a tra­vés de su tra­ba­jo en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, ‘‘ de pro­mo­ver la uni­dad en­tre to­dos los cre­yen­tes y creo que nues­tra mi­sión si­gue sien­do que to­dos pue­dan lle­gar a co­no­cer a un Dios de amor, un Dios bueno, el úni­co que es cons­tan­te en me­dio de un mun­do que siem­pre es­ta cam­bian­do’’.

Du­ran­te sus in­ter­ven­cio­nes de ayer, Fra­de re­pi­tió va­rias ve­ces con or­gu­llo la di­rec­ción de la Igle­sia de la Re­su­rrec­ción, al no­res­te de Mia­mi, don­de Cutié es­ta­rá a car­go del ser­món del pró­xi­mo do­min­go a las 10 a.m., el pri­mer ac­to pú­bli­co en la or­den epis­co­pal mien­tras se tra­mi­ta su in­cor­po­ra­ción.

El pro­ce­so, que po­dría de­mo­rar por lo me­nos un año, re­quie­re de la apro­ba­ción de dos cuer­pos co­le­gia­dos de esa igle­sia y no de­pen­de ex­clu­si­va­men­te de la de­ci­sión de Fra­de, se­gún ex­pli­có és­te. Mien­tras tan­to, Cutié no po­drá ce­le­brar mi­sa.

Cutié ha si­do acep­ta­do co­mo lai­co y su mi­sión se­rá tra­ba­jar en la re­cu­pe­ra­ción de una de las pa­rro­quias epis­co­pa­les en Mia­mi y en el for­ta­le­ci­mien­to de los ne­xos con la co­mu­ni­dad his­pa­na.

EL AR­ZO­BIS­PO Sho­pleo Fra­de con­gra­tu­la a la pa­re­ja del Pa­dre Al­ber­to Cutié y su no­via, Ruha­ma Ca­ne­llis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.