Oba­ma de­sig­na a his­pano co­mo en­via­do en el Va­ti­cano

El Nuevo Herald - - Primer Plano - WIL­FRE­DO CAN­CIO IS­LA El Nue­vo He­rald

El teó­lo­go y aca­dé­mi­co cu­ba­noa­me-ri­cano Mi­guel H. Díaz, un de­vo­to ca­tó­li­co for­ma­do en el sis­te­ma de es­cue­las pú­bli­cas de Mia­mi, fue no­mi­na­do por el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma co­mo nue­vo em­ba­ja­dor de Es­ta­dos Uni­dos en el Va­ti­cano y po­dría ha­cer his­to­ria co­mo el pri­mer his­pano an­te la Santa Se­de en los 25 años de re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les.

La de­sig­na­ción de Díaz fue anun­cia­da por la Ca­sa Blan­ca la no­che del miér­co­les co­mo par­te de un gru­po de 12 no­mi­na­cio­nes pa­ra em­ba­ja­do­res en pla­zas es­tra­té­gi­cas de Eu­ro­pa, Asia y Amé­ri­ca La­ti­na. Su nom­bra­mien­to de­be­rá ser con­fir­ma­do por el Se­na­do en las pró­xi­mas se­ma­nas.

Díaz, de 45 años, pro­fe­sor de Teo­lo­gía de la Uni­ver­si­dad St. John y del Co­le­gio St. Be­ne­dict, en Min­ne­so­ta, fi­gu­ra co­mo una de las vo­ces más re­co­no­ci­das de la or­ga­ni­za­ción Cat­ho­lics in Allian­ce for the Com­mon Good, en­ti­dad que es­ta­ble­ció es­tre­chos víncu­los con la cam­pa­ña de­mó­cra­ta.

De he­cho, la no­mi­na­ción de Díaz es re­sul­ta­do de su li­de­raz­go en el Con­se­jo Re­li­gio­so Ca­tó­li­co, un gru­po de ac­ti­vis­tas y pen­sa­do­res que pro­mo­vió el men­sa­je de cam­bio de Oba­ma y ela­bo­ró es­tra­te­gias po­lí­ti­cas de ca­ra al fu­tu­ro de la na­ción.

Ade­más, es­tu­vo en­tre 26 fir­man­tes de una de­cla­ra­ción de apo­yo a la no­mi­na­ción de Kath­leen Se­be­lius co­mo se­cre­ta­ria de Sa­lud y Ser­vi­cios So­cia­les, lue­go de que la can­di­da­ta, de fe ca­tó­li­ca, re­ci­bie­ra se­ve­ras crí­ti­cas de co­rre­li­gio­na­rios con­ser­va­do­res por res­pal­dar el de­re­cho al abor­to.

‘‘De­seo ser un puen­te en­tre nues­tra na­ción y la Santa Se­de’’, di­jo Díaz en un bre­ve co­mu­ni­ca­do en el que afir­mó sen­tir­se hon­ra­do por su no­mi­na­ción.

Jus­ta­men­te el nue­vo em­ba­ja­dor ten­drá que en­ca­rar las fric­cio­nes exis­ten­tes en­tre Was­hing­ton y la Santa Se­de por el te­ma del abor­to, asu­mien­do el le­ga­do ul­tra­con­ser­va­dor de su pre­de­ce­so­ra en el car­go.

La em­ba­ja­do­ra an­te­rior, Mary Ann Glen­don, pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad de Har­vard, re­cha­zó el má­xi­mo ho­nor de la Uni­ver­si­dad de No­tre Da­me, la Me­da­lla Lae­ta­re, tras la in­vi­ta­ción que esa ins­ti­tu­ción ca­tó­li­ca le hi­cie­ra a Oba­ma pa­ra ha­blar a los gra­dua­dos a co­mien­zos de es­te mes.

Díaz es ac­ti­vis­ta pro vi­da, pe­ro de­fien­de que Oba­ma es­té abier­to al diá­lo­go y la adop­ción de dis­tin­tas po­lí­ti­cas en asun­tos po­lé­mi­cos co­mo el abor­to.

Y co­mo él mis­mo di­je­ra en una en­tre­vis­ta re­cien­te con El Nue­vo He­rald, ‘‘las di­fe­ren­tes cri­sis que con­fron­ta­mos en es­te mo­men­to his­tó­ri­co ne­ce­si­tan ser abor­da­das con mu­cha sa­bi­du­ría hu­ma­na y tam­bién con la ayu­da de Dios’’.

Has­ta hoy su vi­da ha si­do un dis­ci­pli­na­do as­cen­so ha­cia el co­no­ci­mien­to, la fe y la solidaridad hu­ma­na.

Na­ci­do en 1963 en La Ha­ba­na, Díaz emi­gró con sus pa­dres rumbo a Es­pa­ña en 1972, cuan­do ape­nas te­nía 9 años. En 1974 la fa­mi­lia lle­gó a Mia­mi con la de­ter­mi­na­ción de bus­car un fu­tu­ro de bie­nes­tar pa­ra sus hi­jos.

Reali­zó to­da su for­ma­ción en es­cue­las pú­bli­cas del su­r­oes­te de Mia­miDa­de. En 1988 se gra­duó de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca St. Tho­mas y lue­go ob­tu­vo tí­tu­los de maes­tría y doc­to­ra­do en Teo­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de No­tre Da­me, en In­dia­na.

Fue el pri­me­ro de su fa­mi­lia en ob­te­ner un gra­do uni­ver­si­ta­rio. Su his­to­ria per­so­nal es la de mu­chos re­fu­gia­dos cu­ba­nos cu­yos pa­dres tra­ba­ja­ron in­can­sa­ble­men­te pa­ra ga­ran­ti­zar el fu­tu­ro a sus hi­jos.

Sus pa­dres re­si­den aún en el área de West­ches­ter, en el su­r­oes­te de Mia­mi, pe­ro de­cli­na­ron ofre­cer de­cla­ra­cio­nes a El Nue­vo He­rald.

‘‘El nun­ca se ha ol­vi­da­do de sus orí­ge­nes’’, ma­ni­fes­tó Mercedes Ian­no­ne, di­rec­to­ra del pro­gra­ma de gra­dua­dos en la Uni­ver­si­dad St. Tho­mas y ami­ga su­ya des­de los años 80. ‘‘El es un pen­sa­dor pro­fun­do que lle­va­rá al Va­ti­cano una apre­cia­ción de la vi­da de los in­mi­gran­tes y de las com­ple­ji­da­des de la di­ver­si­dad, por­que lo ha ex­pe­ri­men­ta­do en car­ne pro­pia’’.

Díaz tam­bién fue de­cano aca­dé­mi­co del Se­mi­na­rio San Vicente de Paul, en Boyn­ton Beach, en­tre el 2001 y el 2003, y pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad Barry, de Mia­mi Sho­res, has­ta el 2004. En el 2006 pre­si­dió la Aca­de­mia de Teó­lo­gos Ca­tó­li­cos His­pa­nos.

Ade­más del es­pa­ñol, ha­bla con flui­dez fran­cés e ita­liano, y tie­ne co­no­ci­mien­tos de grie­go, ale­mán y la­tin.

Des­de ha­ce 16 años es­tá ca­sa­do con Ma­rian Díaz, quien es tam­bién doc­to­ra en Teo­lo­gía. El ma­tri­mo­nio tie­ne cua­tro hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.