Chá­vez lu­cha pa­ra con­tro­lar fuer­zas ar­ma­das

El Nuevo Herald - - De La Portada -

ofi­cia­les es­tán re­sen­ti­dos por lo que con­si­de­ran la mi­cro­ad­mi­nis­tra­ción y la po­li­ti­za­ción de una ins­ti­tu­ción or­gu­llo­sa y re­la­ti­va­men­te in­de­pen­dien­te.

‘‘Chá­vez no tie­ne el apo­yo que pien­sa que tie­ne en las fuer­zas ar­ma­das’’, di­jo Ba­duel, de 53 años, en una en­tre­vis­ta en la cel­da que se ha con­ver­ti­do en su ho­gar des­de que agen­tes de la in­te­li­gen­cia mi­li­tar lo de­tu­vie­ron y lo subie­ron a em­pu­jo­nes a un vehícu­lo a pun­ta de pis­to­la.

En mar­zo Chá­vez re­em­pla­zó a los je­fes del Ejér­ci­to, la Fuer­za Aé­rea y la Mi­li­cia Bo­li­via­ria­na, una fuer­za ins­pi­ra­da en el mo­de­lo cu­bano y crea­da pa­ra ha­cer fren­te a los que Chá­vez men­cio­na re­pe­ti­da­men­te co­mo la ame­na­za de una in­va­sión de Es­ta­dos Uni­dos.

Du­ran­te la mis­ma ola de des­ti­tu­cio­nes, Chá­vez tam­bién se des­hi­zo del mi­nis­tro de De­fen­sa, el ge­ne­ral Gus­ta­vo Ran­gel Bri­ce­ño. El jue­ves por la no­che, agen­tes de in­te­li­gen­cia de­tu­vie­ron a otro ex ofi­cial, Ot­to Ge­bauer, un ca­pi­tán re­ti­ra­do quien or­de­nó de­te­ner a Chá­vez du­ran­te una bre­ve in­ten­to­na gol­pis­ta en abril del 2002. Ge­bauer, quien ha mo­les­ta­do a Chá­vez al de­cir que el Pre­si­den­te llo­ró du­ran­te la in­ten­to­na gol­pis­ta que du­ró 48 ho­ras, fue acu­sa­do de in­frin­gir los tér­mi­nos de su arres­to do­mi­ci­lia­rio, di­jo su es­po­sa.

El año pa­sa­do se re­ti­ró la au­to­ri­dad a unos 800 ofi­cia­les SOL­DA­DOS VE­NE­ZO­LA­NOS du­ran­te la ocu­pa­ción en un ejer­ci­cio de prác­ti­ca de una po­si­ble in­va­sión en San Juan de las Gla­do­nas en Ve­ne­zue­la a 300 ki­ló­me­tros de Ca­ra­cas. mi­li­ta­res so­bre la ba­se de du­das so­bre su leal­tad a Chá­vez, se­gún in­for­mes de no­ti­cias. Se di­jo que los ofi­cia­les es­ta­ban mo­les­tos con el fa­vo­ri­tis­mo a los ofi­cia­les pro­cha­vis­tas, así co­mo re­ve­la­cio­nes de los es­tre­chos la­zos de las fuer­zas ar­ma­das ve­ne­zo­la­nas con las gue­rri­llas co­lom­bia­nas y la in­fil­tra­ción de la in­te­li­gen­cia mi­li­tar cu­ba­na, di­je­ron ex­per­tos va­rios ci­vi­les ex­per­tos en las fuer­zas mi­li­ta­res ve­ne­zo­la­nas.

En me­ses re­cien­tes las me­di­das se han ex­ten­di­do a lo ci­vil. Manuel Ro­sa­les, que se postuló con­tra Chá­vez en las elec­cio­nes del 2006, pi­dió asi­lo en Pe­rú des­pués de ser acu­sa­do de co­rrup­ción y Chá­vez nom­bró a un nue­vo al­cal­de de Ca­ra­cas des­pués que los le­gis­la­do­res eli­mi­na­ron la ma­yor par­te del pre­su­pues­to del al­cal­de elec­to, An­to­nio Le­dez­ma.

El go­bierno in­clu­so ha ata­ca­do a blan­cos me­nos im­por­tan­tes, co­mo un bió­lo­go crí­ti­co de Chá­vez que fue des­pe­di­do de su car­go en el Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Avan­za­dos, un gru­po es­ta­tal de in­ves­ti­ga­ción.

Chá­vez tam­bién ha pe­di­do que se in­ves­ti­gue a Glo­bo­vi­sión, una ca­de­na de te­le­vi­sión que con fre­cuen­cia lo cri­ti­ca, so­bre ale­ga­cio­nes de afec­tar el or­den pú­bli­co, que el pro­pie­ta­rio de la ca­de­na con­si­de­ra una fa­bri­ca­ción. La Asamblea na­cio­nal es­tá es­tu­dian­do la po­si­bi­li­dad de dar al go­bierno de Chá­vez el con­trol so­bre la fi­nan­cia­ción de or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les.

El arres­to de Ba­duel es un re­fle­jo de lo mu­cho que ha cam­bia­do Ve­ne­zue­la, es­pe­cial­men­te des­de que el pre­cio del pe­tró­leo de des­plo­mó el ve­rano pa­sa­do. Ha­ce unos años, un en­fren­ta­mien­to en­tre Chá­vez y Ba­duel hu­bie­se si­do al­go inima­gi­na­ble.

Ba­duel for­mó par­te con Chá­vez de una cé­lu­la se­cre­ta de ofi­cia­les iz­quier­dis­tas que cons­pi­ra­ron pa­ra to­mar el po­der El pri­mer in­ten­to fa­lló en 1992 pe­ro lan­zó a Chá­vez, en­ton­ces teniente co­ro­nel, a la pa­les­tra pú­bli­ca. En el 2002 Ba­duel li­de­ró una ope­ra­ción de pa­ra­cai­dis­tas que res­ca­tó a Chá­vez, elec­to por vo­to po­pu­lar, y lo de­vol­vió al po­der tras la in­ten­to­na.

Pe­ro des­pués de re­ti­rar­se co­mo mi­nis­tro de De­fen­sa, Ba­duel rom­pió con Chá­vez en el 2007, cuan­do cri­ti­có pú­bli­ca­men­te la pro­pues­ta del Pre­si­den­te de mo­di­fi­car la Cons­ti­tu­ción y con­ver­tir al país en un es­ta­do so­cia­lis­ta con una gran au­to­ri­dad pre­si­den­cial. La pro­pues­ta fue re­cha­za­da por los elec­to­res en di­ciem­bre del 2008 y Ba­duel emer­gió co­mo una des­ta­ca­da voz di­si­den­te.

En­ton­ces, co­mo ocu­rre a me­nu­do con los crí­ti­cos de Chá­vez, Ba­duel se vio aco­sa­do por el sis­te­ma ju­di­cial. Un fis­cal mi­li­tar di­jo que era res­pon­sa­ble de unos $ 14 mi­llo­nes que des­apa­re­cie­ron du­ran­te su tér­mino co­mo mi­nis­tro de De­fen­sa y la in­te­li­gen­cia mi­li­tar le se­guía to­dos los pa­sos. Ba­duel di­ce que es inocen­te.

Sus pro­tes­tas ha­llan eco en sus com­pa­ñe­ros de cel­da en Ra­mo Ver­de, ubi­ca­da so­bre un ba­rrio mar­gi­nal en las afue­ras de Ca­ra­cas.

‘‘El com­plot es una far­sa, un cuen­to’’, di­jo Mi­llán, el al­mi­ran­te re­ti­ra­do, quien cues­tio­nó por qué él y Ba­rro­so fue­ron de­te­ni­dos sin más prue­bas de la su­pues­ta cons­pi­ra­ción que la gra­ba­ción de po­ca ca­li­dad de una con­ver­sa­ción tras­mi­ti­da por la te­le­vi­sión es­ta­tal y que se atri­bu­yó a él y a otros.

Mi­llán, de­te­ni­do en sep­tiem­bre, y Ba­duel di­je­ron que les ne­ga­ron sus de­re­chos a un pro­ce­so de­bi­do en una ‘‘ca­ce­ría de bru­jas’’ en­tre ex ofi­cia­les mi­li­ta­res.

Sin im­por­tar si los car­gos son fal­sos, los re­por­tes de des­con­ten­to en­tre los mi­li­ta­res pa­re­cen es­tar bien fun­da­dos. Hay re­sen­ti­mien­to en las fi­las so­bre un cam­bio de po­lí­ti­ca que ace­le­ra la pro­mo­ción de ofi­cia­les pro­cha­vis­tas, so­bre la re­duc­ción de la pa­ga de bo­ni­fi­ca­ción pa­ra los sol­da­dos en mo­men­tos en que los in­gre­sos pe­tro­le­ros ba­jan y las ór­de­nes de Chá­vez de que los sol­da­dos usen el le­ma es­ti­lo cu­bano de ‘‘ Pa­tria, So­cia­lis­mo o Muer­te’’, se­gún ofi­cia­les mi­li­ta­res en ac­ti­vo y en re­ti­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.