Cutié en­fren­ta fe­li­gre­ses el do­min­go en su pri­me­ra mi­sa

El Nuevo Herald - - De La Portada -

co­mo lai­co du­ran­te un ser­vi­cio en la Igle­sia de la Re­su­rrec­ción, que di­rá en es­pa­ñol e in­glés.

‘‘La se­cre­ta­ria de la Igle­sia de la Re­su­rrec­ción me di­jo que el te­lé­fono no ha de­ja­do de so­nar des­de que se su­po la no­ti­cia’’, di­jo Ra­fael Gar­cía, sa­cer­do­te de la Igle­sia Epis­co­pal St. Phi­lip de Co­ral Ga­bles.

Fra­de es una per­so­na cla­ve en re­clu­tar nue­vos miem­bros pa­ra una igle­sia pe­que­ña y tra­di­cio­nal­men­te blan­ca, mu­cho más pe­que­ña que la Igle­sia Ca­tó­li­ca del sur de la Flo­ri­da. La Ar­qui­dió­ce­sis de Mia­mi ha per­di­do a su re­pre­sen­tan­te más po­pu­lar, al­guien que pu­do reavi­var a mu­chas pa­rro­quias ha lle­va­do nue­vos fie­les al rebaño.

La Igle­sia de la Re­su­rrec­ción só­lo tie­ne va­rias do­ce­nas de miem­bros, pe­ro tie­ne es­pa­cio pa­ra más de 200 fe­li­gre­ses. Es la pri­me­ra de mu­chas que Fra­de di­ce que quie­re que Cutié reha­bi­li­te. Otra es la del Holly Com­for­ter, una pa­rro­quia de po­cos re­cur­sos de La Pe­que­ña Ha­ba­na con só­lo unas do­ce­nas de fie­les his­pa­nos.

Cuan­do Cutié en­tró a San Fran­cis­co de Sa­les, su an­ti­gua pa­rro­quia ca­tó­li­ca, en el 2005, sus fe­li­gre­ses tam­bién eran po­cos. Pe­ro pron­to los ban­cos se lle­na­ron y cuan­do Cutié se fue te­nía 500 fa­mi­lias.

Aho­ra trae sus ac­ti­vos, co­mo un pro­gra­ma de ra­dio de gran po­pu­la­ri­dad, ade­más de su pre­sen­cia en la te­le­vi­sión y los me­dios im­pre­sos, a los 38,000 epis­co­pa­les de la Flo­ri­da.

‘‘Es una per­so­na muy pre­pa­ra­da, con mu­cho ca­ris­ma’’, di­ce Gar­cía, que di­ri­ge una de las po­cas con­gre­ga­cio­nes his­pa­nas de es­ta igle­sia y es­ta­ba pre­sen­ta du­ran­te la re­cep­ción de Cutié el jue­ves.

De las más de 80 igle­sias epis­co­pa­les en la Dió­ce­sis Epis­co­pal del Sud­es­te de la Flo­ri­da, que abar­ca des­de Jen­sen Beach has­ta Ca­yo Hue­so, 15 tie­nen con­gre­ga­cio­nes his­pa­nas. En com­pa­ra­ción, hay más de 117 igle­sias ca­tó­li­cas en el sur de la Flo­ri­da y do­ce­nas ofre­cen ser­vi­cios en es­pa­ñol.

‘‘Es una igle­sia ne­gra y blan­ca, no his­pa­na. Es un gru­po que he­mos des­aten­di­do. Te­ne­mos que lle­gar a to­do el mun­do’’, di­jo Fra­de ayer. ‘‘Los epis­co­pa­les no son co­no­ci­dos por su ener­gía. Es­pe­ro que nos ayu­de, tan­to en in­glés co­mo en es­pa­ñol’’.

Aho­ra Cutié ten­drá que re­con­ci­liar los con­se­jos de sus 14 años co­mo sa­cer­do­te ca­tó­li­co con las tra­di­cio­nes epis­co­pa­les, que son más li­be­ra­les.

La Igle­sia Epis­co­pal es la ra­ma es­ta­dou­ni­den­se de la Co­mu­nión An­gli­ca­na, que rom­pió con Ro­ma en el si­glo XVI tras la ex­co­mu­nión de la rei­na Isa­bel I, ca­be­za de esa igle­sia. Las re­la­cio­nes en­tre am­bas igle­sias fue­ron ten­sas has­ta los años 60.

La Igle­sia Epis­co­pal per­mi­te el uso de an­ti­con­cep­ti­vos en las re­la­cio­nes ma­tri­mo­nia­les y or­de­na mu­je­res, al con­tra­rio de la Igle­sia Ca­tó­li­ca. La Dió­ce­sis Epis­co­pal de New ham­ps­hi­re tam­bién tie­ne un obis­po abier­ta­men­te ho­mo­se­xual y no cé­li­be, ami­go de Fra­de, que vi­si­tó el sur de la Flo­ri­da en in­vierno. Ade­más, los epis­co­pa­les no con­si­de­ran al Pa­pa su ca­be­za.

Los sa­cer­do­tes epis­co­pa­les pue­den ca­sar­se. Cutié ha di­cho que se ca­sa­rá con su no­via, al­go que te­nía prohi­bi­do co­mo sa­cer­do­te ca­tó­li­co.

‘‘No que­re­mos sim­ple­men­te que Cutié sea un sa­cer­do­te ca­tó­li­co que es­tá con no­so­tros. Que­re­mos que sea un sa­cer­do­te an­gli­cano ca­sa­do. Tie­nen que co­no­cer real­men­te có­mo pien­san’’, di­jo Fra­de, quien aña­dió que Cutié le ha­bló por pri­me­ra vez ha­ce dos años, con pre­gun­tas so­bre la igle­sia epis­co­pal. ‘‘ Creo que eso fue lo que lo tra­jo aquí: él sien­te más afi­ni­dad con no­so­tros. Es muy in­te­li­gen­te,’’.

Los re­dac­to­res Da­niel Chang y Ly­dia Mar­tin, de The Mia­mi He­rald, con­tri­bu­ye­ron a es­te re­por­ta­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.