En el ve­rano la pre­ven­ción es la cla­ve pa­ra evi­tar el cán­cer de piel

El Nuevo Herald - - De La Portada - MAR­CE­LLA COR­TES / EFE CIU­DAD

l cán­cer de piel es el más

en Es­ta­dos Uni­dos y la pre­ven­ción tie­ne un pa­pel de­ter­mi­nan­te, se­gún los ex­per­tos, por ello re­co­mien­dan to­mar me­di­das pa­ra pro­te­ger­se de los ra­yos ul­tra­vio­le­ta du­ran­te la épo­ca de ma­yor ca­lor.

El car­ci­no­ma ba­so­ce­lu­lar y el car­ci­no­ma es­pi­no­ce­lu­lar son los dos ti­pos de cán­cer de piel más co­mu­nes, aun­que en am­bos ca­sos las pro­ba­bi­li­da­des de cu­ra­ción son al­tas.

No obs­tan­te, de acuer­do con los ex­per­tos, el más pe­li­gro­so es el me­la­no­ma, que oca­sio­na la ma­yo­ría de las muer­tes pe­se a que re­pre­sen­ta me­nos del 5 por cien­to de los ca­sos de cán­cer de piel, y afec­ta de ma­ne­ra es­pe­cial a las per­so­nas más jó­ve­nes.

De acuer­do con es­ti­ma­dos de la So­cie­dad Ame­ri­ca­na con­tra el Cán­cer (ACS, por sus si­glas en in­glés), ha­brá 68,720 nue­vos ca­sos de me­la­no­ma y cer­ca de 8,650 muer­tes a cau­sa de la en­fer­me­dad en el 2009 en Es­ta­dos Uni­dos.

Se­gún la or­ga­ni­za­ción, el ries­go de pa­de­cer de la en­fer­me­dad es de 1 en ca­da 50 per­so­nas en­tre los blan­cos, 1 de ca­da 200 pa­ra los his­pa­nos y 1 de ca­da 1,000 en­tre los afro­ame­ri­ca­nos.

Asi­mis­mo, exis­ten al­gu­nos fac­to­res que pue­den au­men­tar las po­si­bi­li­da­des de con­traer cán­cer de piel, en­tre los que so­bre­sa­len ser de tez cla­ra, te­ner an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res de cán­cer de piel y la ex­po­si­ción ex­ce­si­va al sol.

En­tre el 65 y 90 por cien­to de los me­la­no­mas son pro­vo­ca­dos por la ex­po­si­ción a los ra­yos ul­tra­vio­le­ta (UV) o al sol, y el nú­me­ro de ca­sos no ha va­ria­do mu­cho en los úl­ti­mos 8 años, de acuer­do con ACS.

Ade­más, te­ner an­te­ce­den­tes de que­ma­du­ras de sol du­ran­te la ni­ñez tam­bién son un fac­tor de ries­go, por lo que las au­to­ri­da­des des­ta­can la im­por­tan­cia de pro­te­ger a los me­no­res pa­ra evi­tar con­se­cuen­cias a fu­tu­ro.

Los ex­per­tos coin­ci­den en que la me­jor for­ma de re­du­cir sig­ni­fi­ca­ti- LOS EX­PER­TOS coin­ci­den en que la ma­ne­ra más efec­ti­va de re­du­cir el ries­go de con­traer cán­cer de piel es pro­te­ger­se del sol. va­men­te el ries­go de con­traer cán­cer de piel es pro­te­ger­se del sol.

Los Cen­tros de Pre­ven­ción y Con­trol de En­fer­me­da­des (CDC) con se­de en Atlan­ta se­ña­lan la prác­ti­ca de al­gu­nas me­di­das sim­ples de pro­tec­ción pa­ra pre­ve­nir que­ma­du­ras y dis­mi­nuir el ries­go de pa­de­cer de es­te ti­po de cán­cer aho­ra que em­pie­za la tem­po­ra­da de ma­yor ca­lor.

Y uno de los pri­me­ros pa­sos a to­mar, se­gún los CDC, es res­guar­dar­se en la som­bra pa­ra pro­te­ger­se del sol, es­pe­cial­men­te du­ran­te las ho­ras en la que los ra­yos ul­tra­vio­le­ta son más fuer­tes y cau­san más da­ño, en­tre las diez de la ma­ña­na y las cua­tro de la tar­de.

Asi­mis­mo, acon­se­jan uti­li­zar ga­fas de sol que cu­bran los la­dos del ros­tro y que blo­queen los ra­yos UVA y UVB, de ser po­si­ble ca­si al cien­to por cien­to.

Uti­li­zar fil­tro so­lar con un fac­tor de pro­tec­ción so­lar (FPS) de 15 o más al­to, que pro­vea pro­tec­ción con­tra los ra­yos UVA y UVB, es otra de las recomendaciones de los CDC.

A quie­nes de­ben per­ma­ne­cer por pe­río­dos lar­gos a la in­tem­pe­rie, los CDC acon­se­jan usar ro­pa cla­ra y que cu­bra la ma­yor par­te del cuer­po, así co­mo un som­bre­ro de ala an­cha que pro­te­ja la ca­ra, la ca­be­za, las ore­jas y el cue­llo.

De acuer­do con los ex­per­tos, es­tas re­glas de­ben apli­car­se in­clu­so en los días nu­bla­dos, ya que las nu­bes no blo­quean los ra­yos ul­tra­vio­le­ta.

Ade­más de la pre­ven­ción, los CDC se­ña­lan la im­por­tan­cia de la de­tec­ción tem­pra­na y re­co­mien­dan es­tar aler­ta a la apa­ri­ción de lu­na­res atí­pi­cos u otras ano­ma­lías en la piel y acu­dir al mé­di­co pa­ra una re­vi­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.