¡Una sol­te­ra, ca­sa­da! ¿Có­mo lo ex­pli­ca?

El Nuevo Herald - - De La Portada - MANFRED ROSENOW Es­pe­cial pa­ra El Nue­vo He­rald

Soy do­mi­ni­ca­na, sol­te­ra y ten­go 28 años. En agos­to del año 2007 per­dí mi tra­ba­jo en San­to Do­min­go y al ca­bo de 6 me­ses de in­fruc­tuo­sa bús­que­da y ha­bien­do per­di­do has­ta el ca­rro, de­ci­dí acep­tar la in­vi­ta­ción de un ma­tri­mo­nio ami­go pa­ra ve­nir a Mia­mi a ayu­dar­los con el tra­ba­jo de su ca­sa y su pe­que­ño hi­jo (y aho­ra, uno se­gun­do). Ellos me pa­ga­ron el pa­sa­je y vi­ne a vi­vir a su ca­sa; son en­can­ta­do­res y me pa­gan por se­ma­na pa­ra mis gas­tos.

Lle­gué a Mia­mi en fe­bre­ro del pa­sa­do año con visa de tu­ris­ta (me die­ron 6 me­ses de es­ta­día). Al prin­ci­pio acor­da­mos que yo me que­da­ría de 4 a 5 me­ses y lue­go re­gre­sa­ría a mi país. Ese era el plan ori­gi­nal, pe­ro su­ce­dió que cuan­do te­nía co­mo dos me­ses aquí, fui­mos a una fies­ta don­de unos ami­gos y allí co­no­cí un mu­cha­cho cu­bano (re­si­den­te, no ciu­da­dano), muy sim­pá­ti­co, ama­ble y bue­nas ma­ne­ras. Fue co­mo amor a pri­me­ra vis­ta tan­to de su par­te co­mo de la mía. Al ca­bo de un mes ya éra­mos no­vios y co­men­za­mos a ha­cer pla­nes fu­tu­ros. Ya pa­ra eso, es­ta­ban por cum­plir­se mis 6 me­ses de es­ta­día y de­ci­di­mos que yo so­li­ci­ta­ra una ex­ten­sión. Lo hi­ce 3 se­ma­nas an­tes de que se cum­plie­ra la fe­cha y me que­dé tran­qui­la es­pe­ran­do res­pues­ta. Mi no­vio te­nía las me­jo­res in­ten­cio­nes con­mi­go, pe­ro es­tá sin tra­ba­jo des­de ha­ce más de un año y tu­vo que mu­dar­se con su her­ma­na y su cu­ña­do a un apar­ta­men­to de dos ha­bi­ta­cio­nes, una de las cua­les com­par­te con sus dos so­bri­nos. O sea, que no po­día­mos ca­sar­nos ni ir­nos a vi­vir jun­tos por­que no te­nía­mos ma­ne­ra de pa­gar un lu­gar, ni con qué man­te­ne­ros, ya que yo gano muy po­co.

Pa­sa­ron los 6 me­ses de ‘‘ex­ten­sión’’ y es­te mes re­ci­bí una car­ta di­cien­do que me la ne­ga­ban y ade­más que te­nía 30 días pa­ra pre­sen­tar prue­bas de que te­nía una jus­ti­fi­ca­ción só­li­da pa­ra que­dar­me en es­te país, o si no se­ría de­por­ta­da. Nos vol­vi­mos lo­cos, no sa­bía­mos qué ha­cer y por fin de­ci­di­mos ca­sar­nos. Fui­mos al juz­ga­do y nos ca­sa­mos. Ce­le­bra­mos una fies­te­ci­ta in­for­mal, mi ma­má y mi her­mano vi­nie­ron de San­to Do­min­go al re­pen­tino ca­sa­mien­to. Bueno, el asun­to, co­mo ya le di­je, es que no po­de­mos mu­dar­nos jun­tos por lo que ya le ex­pli­qué. El aho­ra es que va a so­li­ci­tar la ciu­da­da­nía (to­da­vía es­tá muy mal en el in­glés) pe­ro di­ce ha­rá to­do pa­ra con­se­guir ha­cer­se ciu­da­dano con tal de que yo pue­da con­ti­nuar con él.

¿Qué pa­sa­rá aho­ra? ¿Cuá­les son mis po­si­bi­li­da­des de le­ga­li­zar­me? Por fa­vor con­tés­te­me pron­to, no pue­do ir­me aho­ra que con­se­guí al hom­bre de mis sue­ños. Ro­sa Car­de­nal (‘‘la enamo­ra­da de­ses­pe­ra­da’’)

Mia­mi Si exis­te (???) al­gu­na ex­pli­ca­ción de por qué us­ted se de­cla­ra ‘‘sol­te­ra’’ en la pri­me­ra lí­nea de su car­ta, pe­ro al fi­nal re­sul­ta que es­tá ‘‘ca­sa­da con el hom­bre de sus sue­ños’’, aclá­re­la (y aclá­re­me­la) an­tes de más na­da. Si lo­gra des­pe­jar esa con­tra­dic­ción, su ca­so es bueno y na­die la va a de­por­tar. Su me­jor camino no es (!!!) el de que su es­po­so se ha­ga ciu­da­dano de EEUU, sino el de que us­ted es Es­po­sa de cu­bano, la cual pi­de re­si­den­cia por la Ley de Ajus­te Cu­bano – ¡ re­qui­si­tos mu­cho mas sim­ples! Se­gun­do, pa­ra es­to us­te­des ne­ce­si­tan ha­bi­tar jun­to s (¡ ba­jo el mis­mo techo!) – sin eso no hay ajus­te po­si­ble. (Su­ge­ren­cia: que sus ami­gos les al­qui­len la pie­za don­de aho­ra duer­me us­ted..) Su ca­so es fá­cil, pe­ro... un po­co en­re­da­do; por es­to us­te­des ne­ce­si­tan te­ner abo­ga­do – sin él, po­drían co­me­ter erro­res y has­ta fra­ca­sar. Sus pa­gos en In­mi­gra­ción (más exa­men mé­di­co, hue­llas, fo­tos, etc.) son de aprox. $1,300 – sin te­ner dis­po­ni­ble ese di­ne­ro, no veo có­mo pue­den ‘‘re­sol­ver’’.

Ven­gan a ver­me pa­ra ha­cer­les el trá­mi­te (no les voy a co­brar los ser­vi­cios). Y si lo pri­me­ro tie­ne ex­pli­ca­ción, deseche la preo­cu­pa­ción: ¡To­do les va a sa­lir bien...! MANFRED ROSENOW es un abo­ga­do y pe­rio­dis­ta de Mia­mi es­pe­cia­li­za­do en te­mas de in­mi­gra­ción. Es­crí­ba­le a El Nue­vo He­rald, 1 He­rald Pla­za, Mia­mi, FL 33132.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.