Re­na­ce es­pe­ran­za pa­ra cam­pe­si­nos co­ca­le­ros

El Nuevo Herald - - Primer Plano - JUAN FOREROT/ The Was­hing­ton Post VIS­TA HER­MO­SA, Co­lom­bia

con el res­pal­do de $8,000 mi­llo­nes de EEUU des­de fi­nes de los años 90, lo ha en­sa­ya­do to­do pa­ra tra­tar de erra­di­car la cosecha que se uti­li­za pa­ra ha­cer co­caí­na. Avio­nes han re­ga­do el cam­po con her­bi­ci­das y las au­to­ri­da­des han des­ple­ga­do sol­da­dos y pa­ga­do obre­ros pa­ra que arran­quen las plan­tas. Se han eli­mi­na­do can­ti­da­des sin pre­ce­den­tes de co­ca só­lo pa­ra que los cam­pe­si­nos se tras­la­den y la vuel­van a sem­brar.

Aho­ra, el go­bierno co­lom­biano pu­die­ra ha­ber ha­lla­do un re­me­dio acep­ta­ble pa­ra el Con­gre­so de EEUU, ba­jo con­trol de­mó­cra­ta. Es­te Con­gre­so quie­re en­fa­ti­zar el desa­rro­llo so­cial, no la ayu­da mi­li­tar, y es­tá bus­can­do so­lu­cio­nes a con­si­de­rar en Af­ga­nis­tán, don­de los ta­li­ba­nes es­tán atrin­che­ra­dos y las co­se­chas des­ti­na­das a pro­du­cir dro­gas flo­re­cen.

El plan que se es­tá desa­rro­llan­do aquí es una am­bi­cio­sa ini­cia­ti­va idea­da pa­ra in­cor­po­rar una re­gión an­ti­gua­men­te ol­vi­da­da a una eco­no­mía le­gí­ti­ma tra­yen­do po­li­cía y tri­bu­na­les, ca­mi­nos y es­cue­las, y al ofre­cer ayu­da a los gran­je­ros. La idea es dar­les mu­chos in­cen­ti­vos a los cam­pe­si­nos de es­te pue­blo del me­ri­dio­nal es­ta­do del Me­ta pa­ra que siem­bren cul­ti­vos le­ga­les.

Las au­to­ri­da­des co­lom­bia­nas es­tán tra­ba­jan­do pa­ra du­pli­car el plan en otras cin­co re­gio­nes don­de se siem­bra mu­cha co­ca, y se­gún fun­cio­na­rios nor­te­ame­ri­ca­nos, el plan pu­die­ra fun­cio­nar en otras zo­nas con­flic­ti­vas, le­jos de Co­lom­bia.

Aquí, los re­sul­ta­dos son pro­me­te­do­res: en­tre el 2007 y el 2008, la pro­duc­ción de co­ca ba­jó 75 por cien­to en un cua­dran­te del de­par­ta­men­to del Me­ta, di­je­ron las au­to­ri­da­des co­lom­bia­nas. Ya que la ma­yor par­te de los ca­se­ríos al­re­de­dor de Vi­lla Her­mo­sa se ha com­pro­me­ti­do a coope­rar a cam­bio de ayu­da, los es­fuer­zos de erra­di­ca­ción se han ace­le­ra­do es­te año y aho­ra la can­ti­dad de co­ca aquí es in­sig­ni­fi­can­te. Mien­tras tan­to, la can­ti­dad de tie­rra de­di­ca­da a tres cul­ti­vos le­ga­les se ha sex­tu­pli­ca­do en com­pa­ra­ción con el año pa­sa­do.

‘‘He vis­to un gran cam­bio en los úl­ti­mos dos años, 100 por cien­to fa­vo­ra­ble a no­so­tros’’, di­jo Luis Ar­tu­ro Giraldo, agri­cul­tor que cul­ti­va­ba co­ca an­te­rior­men­te, co­mo la ma­yo­ría aquí.

Los fun­cio­na­rios mi­den el éxi­to no só­lo por la can­ti­dad de co­ca que se ha des­trui­do sino por el au­men­to de la con­fian­za y del va­lor de la tie­rra, al­go nue­vo en es­ta re­gión que, ha­ce só­lo un par de años, es­ta­ba en­tre los ma­yo­res pro­duc­to­res de co­ca del país. Va­rios gran­je­ros di­je­ron que las gue­rri­llas mar­xis­tas obli­ga­ban a los cam­pe­si­nos a sem­brar co­ca, de la que se ela­bo­ra co­caí­na y se en­vía a EEUU. Los pa­ra­mi­li­ta­res vie­nen lue­go a lu­char por el con­trol de la cosecha.

En la ac­tua­li­dad, 2,385 fa­mi­lias cam­pe­si­nas es­tán re­ci­bien­do ayu­da téc­ni­ca de agró­no­mos mien­tras em­pie­zan a sem­brar arroz, yu­ca, ca­ña de azú­car y ca­cao, di­je­ron los fun­cio­na­rios. Los que han tra­ba­ja­do en el pro­gra­ma, in­clu­yen­do di­plo­má­ti­cos ex­tran­je­ros fa­mi­lia­ri­za­dos con los com­ple­jos pro­ble­mas del país, di­je­ron no ha­ber vis­to un re­na­cer tan rá­pi­do de la es­pe­ran­za.

‘‘Hay mu­cha más con­fian­za en el fu­tu­ro’’, de­cla­ró Ma­rion Kap­peny­ne van de Cop­pe­llo, em­ba­ja­dor de Ho­lan­da, que ha gas­ta­do $2 mi­llo­nes ayu­dan­do a los agri­cul­to­res en los cru­cia­les seis me­ses de tran­si­ción cuan­do re­nun­cian a la cosecha de co­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.