So­to­ma­yor se opu­so a la pe­na de muer­te

El Nuevo Herald - - La Nacion - MARK SHER­MAN / AP WAS­HING­TON

So­nia So­to­ma­yor nun­ca ha te­ni­do que en­fren­tar­se al con­ten­cio­so te­ma de la pe­na de muer­te co­mo jue­za fe­de­ral, pe­ro en los años 80 fue di­rec­to­ra de un gru­po de ac­ti­vis­tas puer­to­rri­que­ños que se opo­nía a la pe­na ca­pi­tal.

So­to­ma­yor era par­te de un co­mi­té de tres per­so­nas per­te­ne­cien­te a la Fun­da­ción Puer­to­rri­que­ña de De­fen­sa Le­gal y Edu­ca­ción que re­co­men­dó opo­ner­se a un pro­yec­to de ley pa­ra reanu­dar la im­po­si­ción de la pe­na de muer­te en Nue­va York. En 1981 el gru­po adop­tó la po­si­ción del pa­nel y ex­pli­có en una car­ta di­ri­gi­da al en­ton­ces go­ber­na­dor Hugh Ca­rey que la ‘‘pe­na ca­pi­tal re­pre­sen­ta el ra­cis­mo en nues­tra so­cie­dad’’.

Un es­tu­dio de los ar­chi­vos del gru­po no mues­tra nin­gún es­cri­to re­la­cio­na­do con la pe­na de muer­te que pue­da atri­buir­se di­rec­ta­men­te a So­to­ma­yor. Des­de que la nom­bra­ron jue­za fe­de­ral en 1992, So­to­ma­yor ha im­pues­to sen­ten­cias de ca­de­na per­pe­tua a nar­co­tra­fi­can­tes y ha re­cha­za­do ale­ga­cio­nes de acu- sa­dos de que fue­ron ob­je­to de un re­gis­tro in­cons­ti­tu­cio­nal, pe­ro no ha vis­to nin­gún ca­so de pe­na de muer­te.

Eso po­dría cam­biar rá­pi­da­men­te si el Se­na­do la con­fir­ma a la Cor­te Su­pre­ma, in­clu­so an­tes si los se­na­do­res de­ci­den ex­plo­rar el te­ma en la au­dien­cia de con­fir­ma­ción.

La Cor­te Su­pre­ma ve­rá tres ca­sos de pe­na de muer­te en su pró­xi­mo pe­río­do, que co­mien­za en oc­tu­bre, cuan­do es muy pro­ba­ble que So­to­ma­yor ya in­te­gre el tri­bu­nal.

El tri­bu­nal fa­lla­rá so­bre ale­ga­cio­nes de con­de­na­dos a muer­te y la au­to­ri­dad de los tri­bu­na­les fe­de­ra­les pa­ra re­vi­sar sen­ten­cias con­fir­ma­das por tri­bu­na­les es­ta­ta­les, pe­ro no la cons­ti­tu­cio­na­li­dad de la pe­na ca­pi­tal en sí.

En es­tos ca­sos muy po­cas ve­ces es­tá en du­da la cul­pa­bi­li­dad de la per­so­na. En lo fun­da­men­tal, los ca­sos que se ven­ti­lan en la Cor­te Su­pre­ma son ale­ga­cio­nes de abo­ga­dos LA JUE­ZA So­nia So­to­ma­yor son­ríe el día de su de­sig­na­ción jun­to al pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma, mien­tras és­te aplau­de. de­fi­cien­tes por par­te de los con­de­na­dos o ins­truc­cio­nes po­co cla­ras a los ju­ra­dos.

Sin em­bar­go, los ma­gis­tra­dos usan esos ca­sos pa­ra ex­pre­sar sus preo­cu­pa­cio­nes so­bre la jus­te­za de la pe­na de muer­te, so­bre to­do la ca­li­dad po­co uni­for­me de los abo­ga­dos de­fen­so­res en los ca­sos de pe­na ca­pi­tal. Con fre­cuen­cia en es­tas de­ci­sio­nes los cua­tro jue­ces li­be­ra­les se in­cli­nan por una par­te y los cua­tro jue­ces con­ser­va­do­res por la otra, y el ma­gis­tra­do Ant­hony Ken­nedy de­ci­de el ca­so.

El ma­gis­tra­do David Sou­ter, que se re­ti­ra­rá den­tro de po­co y a quien So­to­ma­yor po­dría sus­ti­tuir, ca­si siem­pre se ha in­cli­na­do a fa­vor de los con­de­na­dos jun­to a sus co­le­gas li­be­ra­les.

La po­si­ción de la Fun­da­ción Puer­to­rri­que­ña de De­fen­sa Le­gal y Edu­ca­ción an­te la pe­na de muer­te se ana­li­za­rá en la au­dien­cia de con­fir­ma­ción, di­jo Kent Schei­deg­ger, di­rec­tor ju­rí­di­co de la Fun­da­ción Ju­rí­di­ca de Jus­ti­cia Cri­mi­nal.

‘‘ Eso fue ha­ce mu­cho tiem­po, de mo­do que na­da in­di­ca cuá­les son aho­ra sus ac­ti­tu­des’’, di­jo Schei­deg­ger.

Por su par­te, Ri­chard Die­ter, di­rec­tor eje­cu­ti­vo del Cen­tro de In­for­ma­ción so­bre la Pe­na de Muer­te, que se opo­ne a la pe­na ca­pi­tal, di­jo que aun­que So­to­ma­yor se opon­ga a la pe­na má­xi­ma eso no evi­ta­ría que se pro­nun­cie en su fa­vor ‘‘cuan­do lo in­di­quen los pre­ce­den­tes y lo exi­ja la Cons­ti­tu­ción’’.

Sin em­bar­go, Die­ter con­cor­dó con Schei­deg­ger en que en es­tos mo­men­tos se des­co­no­ce la pos­tu­ra de So­to­ma­yor so­bre el te­ma, sin que im­por­te qué pen­sa­ba al res­pec­to cuan­do era una abo­ga­da vein­tea­ñe­ra.

En lo que va de año ha ha­bi­do 29 eje­cu­cio­nes: 15 en Te­xas, cua­tro en Ala­ba­ma, dos en Geor­gia, Oklaho­ma y Ca­ro­li­na del Sur, y una en la Flo­ri­da, Mis­sou­ri, Ten­nes­see y Virginia.

Los pró­xi­mos ca­sos de pe­na de muer­te de Ala­ba­ma, Ohio y Pennsyl­va­nia se­rían los pri­me­ros ca­sos de So­to­ma­yor. Co­mo jue­za del Tri­bu­nal Fe­de­ral de Ape­la­cio­nes del Se­gun­do Dis­tri­to, que es­cu­cha ca­sos de Con­nec­ti­cut, Nue­va York y Ver­mont, So­to­ma­yor tu­vo es­ca­sas opor­tu­ni­da­des de par­ti­ci­par en ca­sos de pe­na ca­pi­tal.

De esos es­ta­dos, en la ac­tua­li­dad só­lo Con­nec­ti­cut apli­ca la pe­na de muer­te y só­lo un reo, el ase­sino múl­ti­ple Mi­chael Ross en el 2005, ha si­do eje­cu­ta­do allí en ca­si 50 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.