In­ves­ti­gan muer­te de policia a ma­nos de co­le­ga

El Nuevo Herald - - La Nacion - COLLEEN LONG / AP NUE­VA YORK

agen­te de po­li­cía abrió fue­go con­tra un su­je­to que pen­sa­ba que era un de­lin­cuen­te co­rrien­do por un tre­cho os­cu­ro de Har­lem con una pis­to­la en la mano.

Pe­ro cuan­do lle­ga­ron los pa­ra­mé­di­cos y le cor­ta­ron la ro­pa en­san­gren­ta­da se die­ron cuen­ta que el in­di­vi­duo es­po­sa­do y ago­ni­zan­te lle­va­ba una ca­mi­se­ta de la Aca­de­mia de Po­li­cía y en el bol­si­llo te­nía una pla­ca.

Era un po­li­cía no­va­to que per­se­guía a un la­drón que aca­ba­ba de abrir­le su ca­rro por la fuer­za.

Aho­ra la Po­li­cía de Nue­va York tra­ta de de­ter­mi­nar si to­ma­rá al­gu­na me­di­da ju­rí­di­ca o disciplinaria con­tra el agen­te, o si la víc­ti­ma, Omar J. Ed­wards, tal vez no ha­ya se­gui­do el pro­ce­di­mien­to de­bi­do.

Al agen­te que dis­pa­ró y otros dos los asig­na­ron a ta­reas de ofi­ci­na du­ran­te la in­ves­ti­ga­ción y es de­ma­sia­do pron­to pa­ra sa­ber si al­guien tie­ne al­gún gra­do de cul­pa, di­jo Paul Brow­ne, por­ta­voz de la po­li­cía.

‘‘El asun­to se es­tá in­ves­ti­gan­do. No voy a ca­rac­te­ri­zar­lo en mo­do al­guno’’, di­jo Brow­ne ayer.

Los he­chos han crea­do in­te­rro­gan­tes so­bre si la Po­li­cía de Nue­va York es de ga­ti­llo ale­gre, es­pe­cial­men­te cuan­do los su­je­tos son ne­gros. El agen­te Ed­wards era ne­gro.

Ed­wards ha­bía aca­ba­do su turno tem­prano en las ofi­ci­nas de viviendas pú­bli­cas de la po­li­cía el jue­ves a eso de las 10:30 p.m. cuan­do se en­con­tró a un in­di­vi­duo re­gis­tran­do su au­to­mó­vil. Se­gún la po­li­cía, el in­di­vi­duo, lla­ma­do Mi­guel San­tia­go, ha­bía usa­do una bu­jía pa­ra rom­per una ven­ta­ni­lla.

Ed­wards for­ce­jeó con San­tia­go, que se qui­tó la su­da­de­ra que lle­va­ba y sa­lió co­rrien­do. Ed­wards lo per­si­guió con su pis­to­la Smith & Wes­son en la mano, de­cla­ra­ron va­rios tes­ti­gos a la po­li­cía.

En­ton­ces el agen­te An­drew Dun­ton, un sar­gen­to y otro agen­te que iba en un au­to gris no iden­ti­fi­ca­do de la po­li­cía, se to­pa­ron con los dos in­di­vi­duos que co­rrían. Los agen­tes es­ta­ban rea­li­zan­do una patrulla de ru­ti­na des­de la uni­dad con­tra la de­lin­cuen­cia de la Es­ta­ción 25.

San­tia­go, que pa­só co­rrien­do jun­to a to­dos los po­li­cías, di­jo des­pués que es­cu­chó de­cir a Dun­ton: ‘‘Po­li­cía! ¡Pá­ra­te! ¡Suel­ta el ar­ma!’’

En­ton­ces Ed­wards, fren­te al ca­rro de po­li­cía, se vol­teó ha­cia los agen­tes con su pis­to­la de ser­vi­cio en la mano, in­for­mó la po­li­cía. Dun­ton dis­pa­ró seis ve­ces es­cu­dán­do­se en la puer­ta abier­ta del pa­sa­je­ro. Ed­wards fue al­can­za­do en el bra­zo iz­quier­do, la ca­de­ra y la es­pal­da. Mu­rió una ho­ra des­pués en el Har­lem Hos­pi­tal Cen­ter.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.