Es­ca­sas op­cio­nes mi­li­ta­res con­tra Nor­co­rea

El Nuevo Herald - - El Mundo - DAN DE LU­CE / AFP WAS­HING­TON

El po­de­río bé­li­co de Es­ta­dos Uni­dos po­dría re­sul­tar de po­ca uti­li-dad pa­ra el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma fren­te a Co­rea del Nor­te, don­de una op­ción mi­li­tar su­pon­dría mi­les de ba­jas, a ries­go de fra­ca­sar de to­dos mo­dos en su bús­que­da de las ar­mas nu­clea­res del ré­gi­men co­mu­nis­ta.

Se­gún ex­per­tos es­ta­dou­ni­den­ses, Was­hing­ton no ve op­ción mi­li­tar sa­tis­fac­to­ria, en par­te por­que Pyong­yang dis­po­ne de una enor­me po­ten­cia de fue­go di­ri­gi­da a sus ve­ci­nos sur­co­rea­nos, pe­ro tam­bién por­que el país pue­de fá­cil­men­te di­si­mu­lar sus ar­mas y otros ele­men­tos de su pro­gra­ma nu­clear.

Con un ejér­ci­to de más de un mi­llón de sol­da­dos y un vas­to ar­se­nal de ar­ti­lle­ría y mi­si­les apun­tan­do a Co­rea del Sur y Ja­pón, el ré­gi­men nor­co­reano po­dría ge­ne­rar una ma­sa­cre en re­pre­sa­lia a un ata­que pre­ven­ti­vo con­tra sus si­tios nu­clea­res.

Las víc­ti­mas se con­ta­rían en cien­tos de mi­les, pro­ba­ble­men­te des­de los pri­me­ros días de un even­tual con­flic­to, UN GRU­PO de sol­da­dos sur­co­rea­nos se reúne, con sus ame­tra­lla­do­ras en mano, du­ran­te un ejer­ci­cio mi­li­tar rea­li­za­do ayer cer­ca del po­bla­do fron­te­ri­zo de Panmunjom, que se­pa­ra al nor­te del sur des­de la gue­rra de la pe­nín­su­la de Co­rea. ase­gu­ran los ex­per­tos.

‘‘Si se desata­ra un gue­rra de en­ver­ga­du­ra, las ba­jas se­rían inima­gi­na­bles’’, di­jo a la AFP Chai­bong Hahm, prin­ci­pal po­li­tó­lo­go de Rand Cor­po­ra­tion, un ga­bi­ne­te es­tra­té­gi­co con se­de en Ca­li­for­nia.

‘‘A fin de cuen­tas, a na­die le que­da la me­nor du­da de que las fuer­zas es­ta­dou­ni­den­ses y las sur­co­rea­nas uni­das ven­ce­rían. Pe­ro a qué cos­to, ahí es­tá el asun­to’’, aña­dió.

El ex pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Bill Clin­ton ha­bía con- si­de­ra­do se­ria­men­te lan­zar un ata­que pre­ven­ti­vo con­tra el si­tio nu­clear de Yongb­yon, pe­ro la vía di­plo­má­ti­ca ha­bía lo­gra­do re­sol­ver esa cri­sis.

Des­de en­ton­ces, el pro­gra­ma ató­mi­co nor­co­reano si­guió desa­rro­llán­do­se en el ma­yor se­cre­to, lo cual di­fi­cul­ta cual­quier es­tra­te­gia de Was­hing­ton.

Los avio­nes es­ta­dou­ni­den­ses pro­ba­ble­men­te pue­dan inu­ti­li­zar la pro­duc­ción de plu­to­nio y las ins­ta­la­cio­nes de re­pro­ce­sa­mien­to con bom­bar­deos di­ri­gi­dos, pe­ro las bom­bas ató­mi­cas po­drían es­tar es­con­di­das en la red de tú­ne­les y ga­le­rías sub­te­rrá­neas del go­bierno.

‘‘No sa­be­mos dón­de es­tán las ar­mas nu­clea­res exis­ten­tes’’, di­jo Mi­chael O’Han­lon, un ve­te­rano ana­lis­ta de Broo­kings Ins­ti­tu­tion, otro gru­po de es­tu­dios con se­de en Was­hing­ton.

Por su par­te, el se­cre­ta­rio de De­fen­sa, Ro­bert Ga­tes, des­car­tó el jue­ves una even­tual ofen­si­va mi­li­tar.

‘‘ No te­ne­mos nin­gu­na in­ten­ción de ac­tuar mi­li­tar­men­te con­tra Co­rea del Nor­te a me­nos que ha­ga al­go que así lo exi­ja’’, di­jo Ga­tes du­ran­te un vue­lo ha­cia Sin­ga­pur.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.