Mi­les de sur­co­rea­nos acu­den al fu­ne­ral de ex pre­si­den­te

El Nuevo Herald - - El Mundo - KWANG KIN y JEAN H. LEE / AP SEUL

enor­me can­ti­dad de do­lien­tes ates­ta­ron ayer las ca­lles de Seúl pa­ra pre­sen­ciar el fu­ne­ral del ex pre­si­den­te Roh Moo-hyun, cu­yo sui­ci­dio ocu­rri­do seis días an­tes en me­dio de una in­ves­ti­ga­ción pro­fun­da so­bre ac­tos de co­rrup­ción su­mió a Co­rea del Sur en una mez­cla de pe­na y fu­ria.

Con las ca­be­zas in­cli­na­das, mi­les de per­so­nas se unie­ron a una ce­re­mo­nia so­lemn­ne en los jar­di­nes del Pa­la­cio Gyeong­bok, que da­ta del si­glo XIV, an­tes de que la ca­rro­za fú­ne­bre que trans­por­ta­ba el ca­dá­ver de Roh se en­ca­mi­na­ra a una pla­za de cés­ped afue­ra de la al­cal­día de Seúl pa­ra una ce­re­mo­nia pú­bli­ca emo­ti­va a la que asis­tie­ron va­rios cien­tos mi­les de per­so­nas.

Unos 21,000 sol­da­dos an­ti­dis­tur­bios ro­dea­ron el área pa­ra fre­nar cual­quier pro­tes­ta que pu­die­ran or­ga­ni­zar los sim­pa­ti­zan­tes de Roh, que acu­san a sus ri­va­les po­lí­ti­cos con­ser­va­do­res, en­ca­be­za­dos por el pre­si­den­te Lee Myung­bak –que su­ce­dió a Roh el año pa­sa­do– de ha­ber obli­ga­do al ex go­ber­nan­te li­be­ral a sui­ci­dar­se.

Las crí­ti­cas lle­gan en mo­men­tos en que Lee en­fren­ta pro­ble­mas con una Co­rea del Nor­te ca­da vez más be­li­ge­ran­te, que ape­nas dos días des­pués de la muer­te de Roh efec­tuó una prue­ba nu­clear, en una me­di­da que fue con­de­na­da in­ter­na­cio­nal­men­te co­mo una vio­la­ción al de­re­cho in­ter­na­cio­nal.

Roh, de 62 años, mu­rió el 23 de ma­yo al lan­zar­se al va­cío des­de la ci­ma de un acan­ti­la­do ubi­ca­do atrás de su ca­sa en la po­bla­ción su­re­ña de Bong­ha.

Roh, quien pre­si­dió a Co­rea del Sur del 2003 al 2008, re­cien­te­men­te ha­bía si­do in­te­rro­ga­do por acu­sa­cio­nes de que él y su fa­mi­lia acep­ta­ron so­bor­nos por seis mi­llo­nes de dó­la­res du­ran­te su pe­río­do de go­bierno.

El ex man­da­ta­rio ne­gó las acu­sa­cio­nes de so­borno. Sin em­bar­go, és­tas tu­vie­ron un gran efec­to en el áni­mo de un hom­bre que se enor­gu­lle­cía de su ex­pe­dien­te de po­lí­ti­co ‘‘lim­pio’’, en un país que ha bus­ca­do des­de ha­ce mu­cho tiem­po sa­cu­dir­se una añe­ja tra­di­ción de co­rrup­ción.

El sui­ci­dio sa­cu­dió a es­ta na­ción de 49 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, don­de el ex­tro­ver­ti­do Roh –un ex abo­ga­do au­to­di­dac­ta de­fen­sor de los de­re­chos hu­ma­nos que ga­nó las elec­cio­nes con un men­sa­je po­pu­lis­ta– fue ce­le­bra­do co­mo lí­der del pue­blo y era un po­lí­ti­co fa­vo­ri­to en­tre los sur­co­rea­nos.

Pe­se a que mu­chos lo cri­ti­ca­ron por su es­ti­lo de go­ber­nar con­tra las for­mas es­ta­ble­ci­das, otros lo res­pal­da­ron en sus es­fuer­zos por pro­mo­ver la de­mo­cra­cia, com­ba­tir la co­rrup­ción y fa­ci­li­tar un acer­ca­mien­to con Co­rea de Nor­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.