Tran­se­xua­les cu­ba­nos se mues­tran en­can­ta­dos an­te ci­ru­gías de se­xo

El Nuevo Herald - - Cuba - ISA­BEL SANCHEZ / AFP LA HA­BA­NA

pier­na cru­za­da en el mu­ro del Ma­le­cón, su del­ga­dez mas­cu­li­na ce­ñi­da en un di­mi­nu­to ves­ti­do ro­jo, ‘Ma­lú’ sue­ña con ir al qui­ró­fano aho­ra que el cam­bio de se­xo tie­ne vía li­bre en Cuba, lue­go de una épo­ca os­cu­ra de mar­gi­na­ción a los ho­mo­se­xua­les.

‘‘ Es­pe­ro lo­grar­lo. Me sien­to mu­jer, pe­ro... ¿có­mo le pue­do de­mos­trar a un hom­bre que lo soy si ten­go un pe­ne ‘ alan­te’ ( ade­lan­te)?’’, di­ce con son­ri­sa ma­li­cio­sa es­te tri­gue­ño de 25 años.

Dos dé­ca­das des­pués de sus­pen­di­das esas ci­ru­gías por la po­lé­mi­ca que cau­só un úni­co y exi­to­so ca­so, en Cuba, don­de en los años 60 y 70 se re­clu­yó en cam­pos de tra­ba­jo a ho­mo­se­xua­les, co­men­za­ron las ope­ra­cio­nes que su­pri­men o aña­den ras­gos y par­tes pro­pias de un se­xo, pa­ra un cam­bio to­tal.

‘‘He­mos em­pe­za­do a ha­cer ci­ru­gías fe­mi­ni­zan­tes y mas- cu­li­ni­zan­tes con mi­ras a ha­cer la reasig­na­ción se­xual com­ple­ta’’, anun­ció es­ta se­ma­na la se­xó­lo­ga Ma­rie­la Cas­tro, hi­ja del pre­si­den­te Raúl Cas­tro y di­rec­to­ra del Cen­tro Na­cio­nal de Edu­ca­ción Se­xual (Cenesex).

La luz ver­de la dio una re­so­lu­ción apro­ba­da ha­ce un año por el Mi­nis­te­rio de Sa­lud, que es­ta­ble­ce un plan de aten­ción a tran­se­xua­les den­tro del sis­te­ma de sa­lud, gra­tui­to en Cuba.

De 100 ca­sos ba­jo aná­li­sis de una co­mi­sión de es­pe­cia­lis­tas, 28 son ‘trans’ con­fir­ma­dos, 19 de es­tos lis­tos pa­ra ci­ru­gía, ocho no cum­plen con­di­cio­nes de sa­lud y el otro es el ope­ra­do en 1988, que hoy vi­ve co­mo mu­jer.

Diag­nos­ti­ca­da, An­ge­lí Bra­vo se di­ce ‘‘en­can­ta­da’’ a la es­pe­ra de su ope­ra­ción: ‘‘Soy una mu­jer en to­da la ex­ten­sión de la pa­la­bra’’, afir­ma es­ta pro­mo­to­ra de sa­lud de 41 años, que con or­gu­llo ex­hi­be su nom­bre fe­me­nino es­tam­pa­do en el car­né de iden­ti­dad.

Pe­ro Ma­lú, quien es­tu­dió di­se­ño, de­be ar­mar­se de pa­cien­cia. Lle­va nue­ve me­ses con mé­di­cos y si­có­lo­gos en un pro­ce­so de diag­nós­ti­co que tar­da unos dos años.

Yoa­ris Scull, de 23 años, to­ma hor­mo­nas des­de que te­nía 12. ‘‘Ja­más he te­ni­do re­la­ción con una mu­jer, no me gus­tan’’, di­ce agi­tan­do su lar­ga pe­lu­ca ru­bia, fren­te a los cu­rio­sos en un par­que jun­to al mar.

‘‘¡ Pu­ta. Des­ca­ra’o!’’, le gri­ta uno de ellos a la fla­ca ves­ti­da de en­cen­di­do co­lor na­ran­ja que se con­to­nea im­per­tur­ba­ble.

De ‘‘ des­ca­ra’o, na­da’’, ex­pre­sa Yoa­ris. De día tra­ba­ja de bo­de­gue­ro en La Ha­ba­na Vie­ja. De no­che, el fin de se­ma­na, en un show tra­ves­ti. Vi­ve ‘‘for­mal­men­te’’ con su ce­lo­so no­vio, un ba­rren­de­ro de 25 años.

Apo­ya­da por su pa­dre, Ma­rie­la li­de­ra una cru­za­da na­cio­nal. ‘‘Te­ne­mos que edu­car mu­cho más, hay gen­te que acep­ta y otra que no. Nos cons­ta por las car­tas que lle­gan’’ al Par­ti­do Co­mu­nis­ta, di­jo bai­lan­do con­ga en la ca­lle con gays, tra­ves­tis y ‘trans’, ha­ce una se­ma­na en una jor­na­da con­tra la ho­mo­fo­bia.

Mien­tras per­fi­la sus ce­jas an­te un es­pe­jo ro­to en su som­bría vi­vien­da de Cen­tro Ha­ba­na, Ya­lor­de, de 23 años, la­men­ta que ‘‘Ma­rie­la di­ce una co­sa y la po­li­cía ha­ce otra: re­co­gi­das (re­da­das) y per­se­cu­ción’’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.