La ame­na­za nor­co­rea­na

El Nuevo Herald - - Perspectiva -

Mien­tras las ar­mas nu­clea­res fue­ron pro­pie­dad ex­clu­si­va de las más im­por­tan­tes po­ten­cias mun­dia­les, aun­que man­te­nían pro­fun­das di­fe­ren­cias en sus sis­te­mas po­lí­ti­cos, eran tam­bién más res­pon­sa­bles en sus ac­tos y el mun­do res­pi­ra­ba cier­to ai­re de se­gu­ri­dad. Sin em­bar­go, en la me­di­da que el se­cre­to nu­clear de­jó de ser ex­clu­si­vo de al­gu­nas po­ten­cias, go­bier­nos de paí­ses ines­ta­bles, dic­ta­to­ria­les e irres­pon­sa­bles la ob­tu­vie­ron. La ame­na­za nu­clear pen­de so­bre nues­tras ca­be­zas co­mo la es­pa­da de Da­mo­cles.

Las po­ten­cias mun­dia­les, apli­can­do equi­vo­ca­das po­lí­ti­cas y po­si­cio­nes fren­te a es­te pro­ble­ma, han per­mi­ti­do que paí­ses co­mo Pa­kis­tán y Co­rea del Nor­te desa­rro­llen y en­sa­yen la téc­ni­ca nu­clear con fi­nes mi­li­ta­res, pro­ta­go­ni­zan­do ade­más con­flic­tos con ame­na­zas nu­clea­res co­mo en el ca­so de la In­dia y Pa­kis­tán, que pu­sie­ron en pe­li­gro la se­gu­ri­dad del mun­do.

Irán tie­ne un pro­gra­ma nu­clear y no ocul­ta su in­ten­ción de ha­cer des­apa­re­cer al es­ta­do de Is­rael. Co­rea del Nor­te de nue­vo desafía al mun­do con nue­vos y pro­vo­ca­do­res en­sa­yos nu­clea­res y ame­na­zas a sus ve­ci­nos. Un país que no pue­de ali­men­tar a su pue­blo y que no ha es­ta­do ame­na­za­do por na­die, desa­rro­lla cos­to­sos en­sa­yos nu­clea­res que po­nen en pe­li­gro la se­gu­ri­dad de la re­gión.

Con las úl­ti­mas pro­vo­ca­cio­nes nu­clea­res de Co­rea del Nor­te se es­tá po­nien­do a prue­ba si las prin­ci­pa­les po­ten­cias aho­ra ac­tua­rán uni­das y fir­mes an­te la ame­na­za. Se pon­drá a prue­ba tam­bién cual es la po­si­ción de la nue­va ad­mi­nis­tra­ción que es­tá en la Ca­sa Blan­ca, an­te un vie­jo pro­ble­ma que an­te­rio­res ad­mi­nis­tra­cio­nes nun­ca pu­die­ron re­sol­ver. Jo­sé M. Iz­quier­do

Hia­leah

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.