Cuba y su ré­gi­men so­cial

El Nuevo Herald - - Perspectiva -

Si la res­pues­ta la die­ra el ré­gi­men cas­tris­ta, con­fun­di­ría a la opi­nión pú­bli­ca in­ter­na­cio­nal con la fa­la­cia y el cri­men de ca­li­fi­car­lo de so­cia­lis­ta, sin men­cio­nar que es co­mu­nis­mo (sa­lud pú­bli­ca y edu­ca­ción gra­tui­ta sin li­ber­tad po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y so­cial). Los ad­ver­sa­rios di­ría­mos que es una dic­ta­du­ra to­ta­li­ta­ria y una ti­ra­nía. Efec­ti­va­men­te en nues­tro país se con­ju­gan to­das esas ca­rac­te­rís­ti­cas, pe­ro los lla­ma­dos re­vo­lu­cio­na­rios que se adue­ña­ron del po­der en Cuba en 1959 han ins­tau­ra­do un me­ca­nis­mo si­nies­tro de opre­sión. No exis­te un sis­te­ma de es­cla­vis­mo clá­si­co, ya que las fuer­zas pro­duc­ti­vas hu­ma­nas no son obli­ga­das a tra­ba­jar a la­ti­ga­zos, pe­ro el sis­te­ma que es­ta­ble­cie­ron en Cuba, que ha cum­pli­do 50 años, tie­ne to­das las ca­rac­te­rís­ti­cas de ex­plo­ta­ción y las pre­sio­nes de un sis­te­ma feu­dal, don­de los ciu­da­da­nos son sier­vos de la gle­ba.

Ex­pli­que­mos por qué. En el sis­te­ma feu­dal las tie­rras son pro­pie­dad del rey o de los se­ño­res feu­da­les, cu­yos do­mi­nios son una es­pe­cie de es­ta­do, y en Cuba to­das las tie­rras son del es­ta­do, así co­mo las fa­bri­cas, mi­nas, ban­cos, em­pre­sas, fe­rro­ca­rri­les, en fin, to­dos los me­dios de pro­duc­ción y ser­vi­cios, los hos­pi­ta­les, uni­ver­si­da­des, es­cue­las. Tam­bién son del es­ta­do to­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción te­le­vi­sa­dos, ra­dia­les y es­cri­tos con el agra­van­te de que nin­gún ciu­da­dano in­de­pen­dien­te pue­de ha­cer uso de ellos, ni los que los usan pue­den sa­lir­se del li­bre­to ofi­cial. Tam­po­co pue­de crear­se le­gal­men­te nin­gu­na or­ga­ni­za­ción in­de­pen­dien­te del es­ta­do. To­das las or­ga­ni­za­cio­nes, in­clu­yen­do las es­tu­dian­ti­les, los sin­di­ca­tos obre­ros e in­te­lec­tua­les per­te­ne­cen to­das al es­ta­do. El rey o co­man­dan­te en je­fe, co­mo se ha­ce lla­mar el due­ño de Cuba que to­mó el po­der por las ar­mas y mé­to­dos te­rro­ris­tas, en es­tos 50 años no ha rea­li­za­do elec­cio­nes ge­nui­nas ni ha ad­mi­ti­do la li­ber­tad de ex­pre­sión, de reu­nión, vio­lan­do to­dos los de­re­chos ci­vi­les de los ciu­da­da­nos cu­ba­nos.

En la his­to­ria de Cuba ja­más el pue­blo cu­bano –ni ayer, ni hoy– ha si­do nun­ca enemi­go del pue­blo nor­te­ame­ri­cano y aun­que en es­te me­dio si­glo se ha si­do in­ten­ta­do tras­mi­tir y fa­bri­car –igual que se pa­sa la elec­tri­ci­dad a un po­bla­do os­cu­ro– odio del pue­blo cu­bano a los Es­ta­dos Uni­dos, to­do ha si­do en vano. Aho­ra mis­mo hay en la Ca­sa Blan­ca un pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano que se di­ri­ge al go­bierno y al pue­blo cu­bano sin arro­gan­cias, ni pre­po­ten­cias, eli­mi­nan­do res­tric­cio­nes de via­jes de cu­ba­nos a la is­la, de en­víos de re­me­sas sin lí­mi­tes, po­si­bi­li­ta que Cuba pue­da po­ner los ca­bles e ins­ta­la­cio­nes pa­ra la in­ter­net pa­ra to­do el pue­blo y otras mu­chas me­di­das. Asis­te a la Cum­bre de las Amé­ri­cas re­cep­ti­vo a las crí­ti­cas y a las su­ge­ren­cias y abre sus bra­zos al ré­gi­men cu­bano pa­ra que ellos abran los su­yos, y el rey cu­bano da un ti­rón a su castillo y vuel­ve a en­te­rrar las es­pe­ran­zas que ha­bía brin­da­do al en­fer­mar­se su su­ce­sor.

Cuba es co­mo una mo­nar­quía feu­dal, don­de el rey tie­ne la úl­ti­ma pa­la­bra y de­ci­de la po­lí­ti­ca del país por de­cre­to o re­fle­xio­nes. Exis­ten por el mun­do al­re­de­dor de 3 mi­llo­nes de cu­ba­nos exi­lia­dos y den­tro del país la tris­te reali­dad de más de 3 mi­llo­nes apun­ta­dos en lis­tas, bom­bos y bus­can­do la for­ma de ir­se. Y sin em­bar­go el rey de Cuba res­pon­de que Cuba no tie­ne que ha­cer nin­gún ti­po de ges­tos o pa­sos an­te las dis­po­si­cio­nes del pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano. En es­ta opor­tu­ni­dad tie­ne ra­zón el rey por­que los ges­tos que tie­ne que ha­cer son an­te el pue­blo cu­bano, eli­mi­nan­do el desas­tro­so in­mo­vi­lis­mo na­cio­nal y la in­ven­ción de enemi­gos y fan­tas­mas que no exis­ten. Abrir el pu­ño na­cio­nal y no atra­ve­sar más pa­los en la rue­da es la res­pues­ta que se re­quie­re en Cuba. s por to­do ello que de­be­mos com­pren­der a qué ti­po de ré­gi­men so­cial se ha te­ni­do que en­fren­tar la po­bla­ción cu­ba­na. La so­cie­dad cu­ba­na tie­ne an­sias y sue­ños de li­ber­tad, pe­ro no tie­ne los me­dios de or­ga­ni­zar­se pa­ra de­fen­der­se de los abu­sos de un sis­te­ma mo­nár­qui­co feu­dal. Es muy pe­no­so el cua­dro de Cuba. Pa­re­ce que ayer, bus­can­do la per­fec­ción que no exis­te en nin­gún país del mun­do, el pue­blo cu­bano fue un irres­pon­sa­ble so­cial. Y ha re­tro­ce­di­do tan­to en es­tos 50 años, que hoy se con­for­ma­ría con só­lo po­der re­gre­sar al sta­tus eco­nó­mi­co que te­nía en 1959. ¿Se­re­mos ma­ña­na en li­ber­tad más res­pon­sa­bles?

E

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.