En ma­nos de los mi­li­ta­res

El Nuevo Herald - - Perspectiva -

ce­so, ca­da vez más di­ri­gi­do por el MINFAR. La pro­duc­ción in­dus­trial ni cre­ció ni rin­dió ex­por­ta­cio­nes de con­si­de­ra­ción. Y co­men­zó Cuba, ya cla­ra­men­te ha­bien­do fra­ca­sa­do su ‘‘per­fec­cio­na­mien­to em­pre­sa­rial’’, a ex­por­tar se­res hu­ma­nos pa­ra re­di­tuar con la ma­yor par­te de los emo­lu­men­tos en mo­ne­da du­ra, que es­tos ge­ne­ra­ban y no re­ci­bían.

Ha­cia me­dia­dos de la dé­ca­da, el fra­ca­so fue evi­den­te: el go­bierno cu­bano no po­día ni si­quie­ra cu­brir los in­tere­ses de su deu­da, lue­go de bur­lar­se de los la­ti­noa­me­ri­ca­nos, cu­yos in­tere­ses no ve­nían cu­brien­do des­de fi­nes de 1982. In­creí­ble­men­te los cu­ba­nos con­si­guie­ron otros res­pi­ros a aque­llas al­tu­ras con al­gu­nos de los ilí­qui­dos paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na, el más no­ta­ble de los cua­les fue con el go­bierno del Par­ti­do Ra­di­cal ar­gen­tino, al cual, co­mo allá se di­ce, le ven­die­ron una víbora, a cam­bio de vehícu­los y otros pro­duc­tos ma­nu­fac­tu­re­ros. El fra­ca­so de los mi­li­ta­res fue to­tal, y no tar­dó la ‘‘rec­ti­fi­ca- ción’’ de Fi­del Cas­tro en 1986, des­ac­ti­ván­do­se la po­lí­ti­ca sa­la­rial de in­cen­ti­vos mo­ne­ta­rios (en vez de mo­ra­les) y los mer­ca­dos cam­pe­si­nos. ¿Les sue­na es­to al­go pa­re­ci­do a la ac­tua­li­dad en el corsi e ri­cor­si de la eco­no­mía cu­ba­na, di­ri­gi­da des­de en­ton­ces por los mi­li­ta­res, ba­jo la su­per­vi­sión del fi­de­lí­si­mo?

Pe­ro que­da­ba otra de­mons­tra­ción más con­vin­cen­te de la inep­ti­tud y la al­ter­nan­cia de sis­te­mas del MINFAR con su aho­ra en­gu­lli­do MININT. La rec­ti­fi­ca­ción ha­bía traí­do co­mo con­se­cuen­cia una in­vo­lu­ción de la eco­no­mía cu­ba­na ha­cia una in­efi­cien­te pro­duc­ción de sub­sis­ten­cia. Es­te cam­bio, jun­to con la dis­mi­nu­ción, pri­me­ro pau­la­ti­na y lue­go ra­di­cal, de la ayu­da del blo­que so­vié­ti­co, de­ter­mi­nó una con­ti­nua con­trac­ción de la eco­no­mía cu­ba­na has­ta 1992. En es­te año y el si­guien­te el de­cli­ve se con­vir­tió en una im­plo­sión de más del 50 por cien­to de la eco­no­mía de la is­la, su­mi­da en la op­ción ce­ro (real­men­te ne­ga­ti­va) y el ‘‘pe­río­do es­pe­cial [ ge­ne­ral, el es­pe­cial era el an­te­rior] en tiem­pos de paz’’. Se abrió la eco­no­mía a re­ga­ña­dien­tes a me­dia­dos de 1993 y co­men­za­ron los cor­te­jos en la po­lí­ti­ca de dos ca­rri­les con el nue­vo pre­si­den­te Clin­ton. Pe­ro co­mo era de es­pe­rar, vino un nue­vo ban­da­zo ‘‘rec­ti­fi­can­te’’ en 1995, en que a fi­na­les el pro­pio Raúl Cas­tro de­cre­ta el fin del do­ble ca­rril, y la re­ver­sión de las ‘‘ten­den­cias a la li­bre em­pre­sa’’, li­mi­tán­do­se ra­di­cal­men­te el ‘‘cuen­ta­pro­pis­mo’’.

El sis­te­ma de di­rec­ción y per­fec­cio­na­mien­to em­pre­sa­rial di­ri­gi­do por el MINFAR re­ver­de­ció sus lau­re­les y co­men­zó a ex­ten­der­se por to­dos los com­bi­na­dos cu­ba­nos, con tal su­pues­ta ido­nei­dad que lle­vó a la apro­ba­ción de só­lo 35 em­pre­sas cum­pli­do­ras de sus es­tán­da­res ha­cia fi­na­les del de­ce­nio de 1990. Pe­ro con la eco­no­mía na­cio­nal ne­ce­si­ta­da ur­gen­te­men­te de di­vi­sas se ha­cía ne­ce­sa­rio dar otro ban­da­zo: ha­bía que sa­cri­fi­car la di­ver­si­fi­ca­ción agrí­co­la en aras de una ma­yor pro­duc­ción azu­ca­re­ra.

Se asig­nó al más des­ta­ca­do ge­ne­ral en las li­des em­pre­sa­ria­les del MINFAR, Uli­ses Ro­sa­les del Toro, a res­ca­tar el com­ple­jo agroin­dus­trial azu­ca­re­ro. Cuba es­ta­ba sien­do des­pla­za­da de su po­si­ción lí­der en las ex­por­ta­cio­nes mun­dia­les del dul­ce y era ne­ce­sa­rio re­ver­tir es­ta ame­na­za que aco­go­ta­ba las im­por­ta­cio­nes es­tric­ta­men­te cu­ba­nas (que no las tu­rís­ti­cas). ¿Qué con­si­guió es­te vuel­co de prio­ri­da­des? La dis­mi­nu­ción de la pro­duc­ción azu­ca­re­ra de 4.252 mi­llo­nes de to­ne­la­das en 1997, al 25 por cien­to de es­te vo­lu­men en el 2007. la­ro que ha­bía que jus­ti­fi­car es­te fra­ca­so de Raúl Cas­tro, su MINFAR y su SDPE. Se ex­pli­có que era ne­ce­sa­rio des­con­cen­trar a la is­la de su mo­no­cul­ti­vo y vol­ver a prio­ri­zar la pro­duc­ción agrí­co­la pa­ra el mer­ca­do in­terno. ¿Qué le tra­jo a Cuba es­te nue­vo gi­ro? El 70 por cien­to de su tie­rra fér­til im­pro­duc­ti­va y la im­por­ta­ción del 84 por cien­to de su con­su­mo to­tal de pro­duc­tos agrí­co­las. Con es­te his­to­rial de des­re­for­mas eco­nó­mi­cas, ¿quién se pue­de ha­cer ilu­sio­nes so­bre el fu­tu­ro cas­tro­cas­tren­se de la eco­no­mía del país?

C

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.