Crist au­to­ri­za las re­ba­jas de más de mil sa­la­rios es­ta­ta­les

El Nuevo Herald - - Perspectiva - MARC CAPUTO / He­rald/Ti­mes TA­LLAHAS­SEE

Cuan­do el go­ber­na­dor Char­lie Crist anun­ció con or­gu­llo que ve­ta-ría una re­ba­ja de sa­la­rio pa­ra 28,000 em­plea­dos del es­ta­do, hu­bo al­gu­nos suel­dos que no pu­do sal­var: el su­yo, los de los miem­bros de su ga­bi­ne­te y los de unos 1,000 jue­ces, fis­ca­les y de­fen­so­res pú­bli­cos.

El go­ber­na­dor can­ce­ló el miér­co­les los re­cor­tes de sa­la­rio a los tra­ba­ja­do­res es­ta­ta­les co­mu­nes y co­rrien­tes, al fir­mar el pre­su­pues­to es­ta­tal de $66,500 mi­llo­nes. Pe­ro no pu­do ha­cer na­da pa­ra opo­ner­se al re­cor­te de dos por cien­to de 1,045 fun­cio­na­rios del es­ta­do.

Los suel­dos de esos fun­cio­na­rios, a di­fe­ren­cia de los de otros tra­ba­ja­do­res es­ta­ta­les son con­si­de­ra­dos co­mo ar­tícu­los in­di­vi­dua­les en el pre­su­pues­to. El úni­co mo­do de can­ce­lar una re­ba­ja de pa­go pa­ra esos fun­cio­na­rios es ve­tar los suel­dos mis­mos, y eso sig­ni­fi­ca­ría que no re­ci­bi­rían pa­go al­guno.

Los fun­cio­na­rios del es­ta­do es­tán en­tre los que más ga­nan en la Flo­ri­da. El EL GO­BER­NA­DOR Char­lie Crist apa­re­ce en es­ta ima­gen cuan­do sus­cri­bió el pre­su­pues­to es­ta­tal el miér­co­les. go­ber­na­dor es el que más ga­na ($130,273 el pró­xi­mo año pre­su­pues­ta­rio) y los miem­bros de la Co­mi­sión de Re­la­cio­nes de Em­plea­dos Pú­bli­cos tie­nen los sa­la­rios más ba­jos, $90,724. El re­cor­te de 2 por cien­to equi­va­le a al­re­de­dor de 3 mi­llo­nes en aho­rros.

‘‘Ten­go dos hi­jos en la uni­ver­si­dad y no ten­go di­ne­ro en el banco’’, di­jo Rick Par­ker, de­fen­sor pú­bli­co de la zo­na de Gai­nes­vi­lle, cu­ya pa­ga se va a re­du­cir. Par­ker pre­si­de el co­mi­té pre­su­pues­ta­rio del de­fen­sor pú­bli­co del es­ta­do.

Par­ker di­jo que fue ‘‘va­le­ro­so de par­te del go­ber­na­dor’’ ve­tar las re­ba­jas de sa­la­rio de los tra­ba­ja­do­res del es­ta­do, pe­ro se pre­gun­ta el efec­to que es­to pue­da te­ner. Las agen­cias es­ta­ta­les to­da­vía tie­nen que lle­nar el va­cío que de­jan los ca­si $53 mi­llo­nes en re­cor­tes de pa­ga que Crist ve­tó.

‘‘ Pue­de ha­ber ce­san­tías. Pue­de ha­ber li­cen­cias sin pa­ga’’, di­jo Par­ker, ano­tan­do que cier­tos cir­cui­tos co­mo el de Tam­pa y el sur de la Flo­ri­da po­drían ex­pe­ri­men­tar di­fi­cul­ta­des te­nien­do que con­fron­tar más re­duc­cio­nes de gas­tos lue­go de dos años de re­cor­tes de pre­su­pues­to.

En to­tal, has­ta 700 tra­ba­ja­do­res es­ta­ta­les po­drían per­der sus tra­ba­jos lue­go de que el pre­su­pues­to en­tre en efec­to el 1 de ju­lio. Los con­ser­va­do­res y gru­pos em­pre­sa­ria­les han se­ña­la­do que los em­plea­dos es­ta­ta­les han en­fren­ta­do me­nos ce­san­tías y re­cor­tes de pa­ga que el sec­tor pri­va­do.

Crist ve­tó so­la­men­te dos ar­tícu­los del pre­su­pues­to el miér­co­les, can­ce­lan­do una in­tru­sión en un fon­do fi­du­cia­rio de re­gu­la­ción de ar­mas, ade­más de la re­ba­ja de pa­go de 2 por cien­to pa­ra los tra­ba­ja­do­res es­ta­ta­les que ga­nan más de $ 45,000. Tam­bién re­cha­zó una me­di­da pa­ra per­mi­tir una ma­yor fis­ca­li­za­ción le­gis­la­ti­va de los con­tra­tos es­ta­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.