Un es­tu­dian­te de Pem­bro­ke Pi­nes mue­re en un ac­ci­den­te

El Nuevo Herald - - Sur De La Florida - H. SAMPSON y L. FI­GUE­ROA hsam­pson@Mia­miHe­rald.com

Ryan Smith, alumno de úl­ti­mo año de la se­cun­da­ria Fla­na­gan, se es­ta­ba pre­pa­ran­do pa­ra un nue­vo ca­pí­tu­lo de su vi­da: gra­dua­ción el mar­tes por la no­che y lue­go el co­lle­ge con una be­ca de béis­bol jun­to con al­gu­nos com­pa­ñe­ros. Pe­ro la ale­gría se con­vir­tió en tris­te­za cuan­do los es­tu­dian­tes se en­te­ra­ron de que el jo­ven ha­bía muer­to en un ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co, no le­jos de la es­cue­la de Pem­bro­ke Pi­nes.

El y un con­dis­cí­pu­lo iban a re­co­ger sus to­gas y bi­rre­tes pa­ra la gra­dua­ción en la es­cue­la, di­jo el en­tre­na­dor de béis­bol de Ryan.

La po­li­cía de Pem­bro­ke Pi­nes no qui­so dar los nom­bres del cho­fer ni del pa­sa­je­ro, ni di­je­ron cuál de los dos ha­bía muer­to. Pe­ro los es­tu­dian­tes iden­ti­fi­ca­ron al es­tu­dian­te so­bre­vi­vien­te co­mo Mi­chael Fer­nán­dez.

La es­cue­la pu­so una no­ta el vier­nes en su pá­gi­na web so­bre la muer­te de Ryan.

La po­li­cía de Pem­bro­ke Pi­nes di­jo que el jo­ven que es­ta­ba ma­ne­jan­do el Scion azul del 2006 per­dió el con­trol del vehícu­lo cuan­do iba rumbo nor­te en la NW 136 Ave. El ca­rro cho­có con­tra un ár­bol y se de­tu­vo en las sen­das rumbo sur. Los in­ves­ti­ga­do­res di­cen que la ve­lo­ci­dad pa­re­ce ha­ber si­do un fac­tor.

La po­li­cía y los bom­be­ros res­pon­die­ron al cho­que en la cua­dra 100 de la NW 136 Ave. un po­co des­pués de la 8:20 a.m.

Cer­ca, en la se­cun­da­ria Fla­na­gan, la dis­tri­bu­ción de to­gas y bi­rre­tes iba a em­pe­zar en el gim­na­sio.

Am­bos jó­ve­nes fue­ron lle­va­dos al Me­mo­rial Re­gio­nal Hos­pi­tal en Holly­wood.

Ryan fue de­cla­ra­do muer­to. Mi­chael fue da­do de al­ta el mis­mo vier­nes por la ma­ña­na.

El sar­gen­to de la po­li­cía de Pem­bro­ke Pi­nes John Gaz­zano di­jo que el de­par­ta­men­to no da­ría más in­for­ma­ción so­bre el ac­ci­den­te, co­mo la ve­lo­ci­dad del vehícu­lo o los nom­bres de los ocu­pan­tes, era un jo­ven ca­ris­má­ti­co, res­pon­sa­ble y muy que­ri­do. por­que el in­ci­den­te to­da­vía es­ta­ba ba­jo in­ves­ti­ga­ción y ‘‘to­da­vía exis­tía la po­si­bi­li­dad de pre­sen­tar car­gos’’.

El en­tre­na­dor de béis­bol Ray Evans di­jo que Ryan era el pa­sa­je­ro.

‘‘Des­cri­bió al jo­ven co­mo ‘‘un chi­co fa­bu­lo­so’’ con una gran son­ri­sa. Ryan, un ter­ce­ra ba­se, no ju­gó du­ran­te gran par­te de la tem­po­ra­da de­bi­do a una le­sión en la ro­di­lla, pe­ro se ha­bía es­ta­do reha­bi­li­tan­do y pre­pa­ran­do pa­ra ju­gar en el La­ke-Sum­ter Com­mu­nity Co­lle­ge, que le ha­bía ofre­ci­do una be­ca.

‘‘Es­to ha si­do de­vas­ta­dor’’, di­jo Evans.

En la Fla­na­gan, la no­ti­cia de la muer­te del po­pu­lar jo­ven se rá­pi­da­men­te.

Has­ta los que no lo co­no­cían, co­mo Ch­ris­ti­na Re­yes, alum­na de se­gun­do año, es­ta­ban ha­blan­do del asun­to.

‘‘Es muy tris­te que ha­ya pa­sa­do tan cer­ca de la gra­dua­ción’’, di­jo Re­yes. ‘‘Real­men­te lo ha­ce a uno pen­sar. La vi­da no se pue­de dar por des­con­ta­da’’.

David Tho­mas, de 18 años, alumno de úl­ti­mo gra­do, di­jo que la gra­dua­ción del mar­tes iba a ser di­fí­cil. David, un com­pa­ñe­ro de equi­po de Ryan que tam­bién iba al La­ke-Sum­ter Com­mu­nity Co­lle­ge, di­jo que sus com­pa­ñe­ros es­ta­ban pen­san­do es­cri­bir el nú­me­ro de Ryan -19-en una to­ga y un bi­rre­te en su ho­nor.

David di­jo que su ami­go te­nía un éti­ca la­bo­ral ‘‘in­creí­ble’’ y el há­bi­to de ha­cer chis­tes y can­tar de to­do.

‘‘Era una de las me­jo­res per­so­nas que yo ha­ya te­ni­do el pri­vi­le­gio de co­no­cer’’, in­di­có.

El vier­nes fue ‘‘un día de due­lo’’ en Fla­na­gan, di­jo David.

‘‘ Se han de­rra­ma­do mu­chas lá­gri­mas’’, ma­ni­fes­tó. ‘‘Has­ta el cie­lo es­ta­ba llo­ran­do. Llo­vió a cán­ta­ros’’.

di­fun­dió

RYAN SMITH

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.