To­me pre­cau­cio­nes si es ga­ran­te de una pro­pie­dad

El Nuevo Herald - - Sur De La Florida -

el in­cre­men­to de la ofer­ta de la pro­pie­dad in­mo­bi­lia­ria en el mer­ca­do ac­tual y la ne­ce­si­dad de com­prar viviendas por aque­llos que desean al­ber­gar a sus fa­mi­lia­res en ca­sas pro­pias (aho­ra que pue­den con­se­guir­se mag­ní­fi­cas opor­tu­ni­da­des a ex­ce­len­tes pre­cios), se ha in­ten­si­fi­ca­do el in­ge­nio de los que desean ser nue­vos pro­pie­ta­rios y de los que co­no­cen los me­ca­nis­mos pa­ra ob­te­ner hi­po­te­cas sin vio­lar las le­yes ni co­me­ter frau­de hi­po­te­ca­rio.

El muy so­co­rri­do ga­ran­te adi­cio­nal pa­ra ob­te­ner un prés­ta­mo, ha irrum­pi­do nue­va­men­te en el pa­no­ra­ma ac­tual del mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio, y con una pre­sen­cia ca­si co­ti­dia­na.

Real­men­te, na­da tie­ne de ma­lo el con­tar con la par­ti­ci­pa­ción adi­cio­nal de quien os­ten­ta un buen his­to­rial de cré­di­to, cuen­ta con un buen tra­ba­jo y tie­ne unos aho­rros que le ga­ran­ti­cen pa­ra ayu­dar a ob­te­ner una hi­po­te­ca. Pe­ro siem­pre hay que te­ner pre­sen­te el pa­pel fu­tu­ro y la im­por­tan­cia que ten­drá quien vie­ne a par­ti­ci­par en la com­pra lue­go de rea­li­za­do el cie­rre de la pro­pie­dad.

Jus­to es que aquel que asu­me res­pon­sa­bi­li­dad en el pa­go de una hi­po­te­ca co­noz­ca los de­be­res que le son in­he­ren­tes por ese he­cho. El que así ac­túa de­be te­ner co­no­ci­mien­to pleno de que su cré­di­to se­rá afec­ta­do si los pa­gos no son rea­li­za­dos a su de­bi­do tiem­po y en su de­bi­da for­ma por la per­so­na a la cual es­tá pres­tan­do ayu­da. De­bi­do a ello de­be so­li­ci­tar que se le in­for­me, pe­rió­di­ca­men­te, el es­ta­do ac­tual de la cuen­ta y en la for­ma en que se ma­ne­jan los pa­gos de la mis­ma, so­li­ci­tan­do ver las fac­tu­ras y los che­ques can­ce­la­dos. ¿Qué me­nos se pue­de pe­dir que go­zar de paz men­tal cuan­do se ha­ce un fa­vor?

Nor­mal­men­te la per­so­na que así ac­túa, y se ofre­ce pa­ra rea­li­zar es­ta cla­se de ayu­da, apa­re­ce co­mo co­pro­pie­ta­rio de la vi­vien­da has­ta tan­to no se dis­pon­gan cam­bios en el tí­tu­lo, lo cual le da cier­ta au­to­ri­dad pa­ra to­mar de­ter­mi­na­cio­nes y pa­ra ha­cer de­ci­sio­nes co­mo ti­tu­lar que real­men­te es. Ade­más, de­be te­ner­se siem­pre pre­sen­te que si en al­gún mo­men­to se desea ven­der la pro­pie­dad o ha­cer un nue­vo fi­nan­cia­mien­to o pe­dir una lí­nea de cré­di­to, uti­li­zan­do la plus­va­lía acu­mu­la­da en el in­mue­ble, o cual­quier otra ac­ti­vi­dad que se pre­ten­da rea­li­zar y en la cual es­té in­vo­lu­cra­do el bien in­mue­ble, to­das las per­so­nas que apa­rez­can co­mo ti­tu­la­res de­ben con­sen­tir en ello.

Exis­te tam­bién el pe­li­gro de que la pro­pie­dad sea con­tem­pla­da co­mo par­te del pa­tri­mo­nio del in­di­vi­duo que es­tá fun­gien­do co­mo co­pro­pie­ta­rio, y se vea afec­ta­da si el mis­mo se ve en­vuel­to en al­gu­na de­man­da de ín­do­le le­gal o fi­nan­cie­ra, por lo que mu­chos acon­se­jan re­fi­nan­ciar el in­mue­ble a la ma­yor bre­ve­dad po­si­ble, pa­ra ex­cluir del tí­tu­lo al ga­ran­te no re­si­den­te y to­mar con­trol ab­so­lu­to del in­mue­ble.

An­tes de com­pro­me­ter­se en el pa­go de una hi­po­te­ca con­sul­te a un con­ta­dor y a un abo­ga­do es­pe­cia­li­za­do en bie­nes raí­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.