Inau­gu­ran quin­to con­gre­so de víc­ti­mas del te­rror en Me­de­llín

El Nuevo Herald - - America Latina - CAR­MEN TA­BAR / EFE ME­DE­LLIN

Prín­ci­pe de As­tu­rias re­co­no­ció ayer a to­dos los que de­di­can a dia­rio ‘‘ sus me­jo­res es­fuer­zos a lu­char con­tra el te­rro­ris­mo y a ayu­dar a las víc­ti­mas’’ y a quie­nes su­frie­ron el ho­rror, an­te un au­di­to­rio de 1,600 per­so­nas, en­tre las que es­ta­ban va­rias de­ce­nas que pa­de­cie­ron di­rec­ta­men­te la bar­ba­rie.

Don Fe­li­pe, acom­pa­ña­do de la Prin­ce­sa de As­tu­rias, inau­gu­ró jun­to al pre­si­den­te de Co­lom­bia, Al­va­ro Uri­be, y su es­po­sa, Li­na Mo­reno, el V Con­gre­so de Víc­ti­mas del Te­rro­ris­mo, que se ce­le­bra en Me­de­llín, que fue du­ran­te dé­ca­das el sím­bo­lo de la vio­len­cia en Amé­ri­ca.

El He­re­de­ro de la Co­ro­na es­pa­ño­la in­di­có que el te­rro­ris­mo es un ‘‘pro­ble­ma de di­men­sio­nes uni­ver­sa­les’’, por lo que la res­pues­ta de­be ‘‘ser in­ter­na­cio­nal, con la uni­dad de to­dos pa­ra com­ba­tir­lo y tam­bién pa­ra re­co­no­cer, asis­tir y aten­der a los que más su­fren’’.

En el Con­gre­so, que se ce­le­bra ba­jo el le­ma ‘‘Te­ne­mos de­re­cho a la ver­dad y que­re­mos cons­truir me­mo­ria’’ y cu­yos asis­ten­tes guar­da­ron un mi­nu­to de si­len­cio en re­cuer­do de las víc­ti­mas, hay re­pre­sen­tan­tes de Es­pa­ña, Ir­lan­da del Nor­te, EEUU, Mé­xi­co, Chile, Ruan­da, Egip­to, Ar­gen­ti­na y Co­lom­bia.

‘‘ Nues­tros paí­ses – con­ti­nuó en su in­ter­ven­ción Fe­li­pe de Bor­bón– han pa­de­ci­do la ac­ción de gru­pos, or­ga­ni­za­cio­nes o in­clu­so los au­to­lla­ma­dos ‘‘ejér­ci­tos’’ que prac­ti­can el te­rror y lle­van el lu­to y el do­lor ‘‘a mi­llo­nes de per­so­nas que han con­mo­vi­do a nues­tras so­cie­dad’’.

Se re­fi­rió tam­bién al te­rro­ris­mo que ha pa­de­ci­do y pa­de­ce Es­pa­ña, cu­yas víc­ti­mas –más de mil ase­si­na­das– es­tán re­pre­sen­ta­das hoy en Me­de­llín por una de­ce­na de aque­llos que su­frie­ron los aten­ta­dos de ETA o de Al Qai­da, que el 11 de mar­zo del 2004 sem­bró Ma­drid de bom­bas y de­jó co­mo re­sul­ta­do 190 muer­tos y mi­les de he­ri­dos.

El pre­si­den­te co­lom­biano ce­rró con sus pa­la­bras la inau­gu­ra­ción y des­ta­có que mien­tras en Ir­lan­da del Nor­te hu­bo 3,100 muer­tes vio­len­tas en­tre 1920 y 1998 –cuan­do el IRA de­pu­so las ar­mas–, só­lo el año pa­sa­do en Me­de­llín –de don­de es oriun­do Uri­be– y su área me­tro­po­li­ta­na, seis mil per­so­nas per­die­ron la vi­da.

Uri­be ase­gu­ró an­te el Con­gre­so que al me­nos el 50 por cien­to de las fa­mi­lias co­lom­bia­nas han si­do víc­ti­mas di­rec­tas del te­rror y re­sal­tó que una de las prio­ri­da­des de su Go­bierno es au­men­tar las ci­fras pa­ra su re­pa­ra­ción.

El man­da­ta­rio afir­mó que hoy las fuer­zas ins­ti­tu­cio­na­les han re­cu­pe­ra­do el mo­no­po­lio de lu­char con­tra los cri­mi­na­les y que aun­que la po­lí­ti­ca de se­gu­ri­dad ha avan­za­do mu­cho al pa­sar de 6,000 ase­si­na­tos por año, a po­co más de 700 y de 4,000 se­cues­tros a 400, no es su­fi­cien­te. MA­RIO VAR­GAS Llosa, se­gun­do des­de la de­re­cha, par­ti­ci­pa en la se­sión de ayer del fo­ro En­cuen­tro In­ter­na­cio­nal Li­ber­tad y De­mo­cra­cia or­ga­ni­za­do por el Cen­tro de Di­vul­ga­ción del Co­no­ci­mien­to Eco­nó­mi­co por la Li­ber­tad (CE­DI­CE), en Ca­ra­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.