‘‘No so­por­to a los la­dro­nes de sue­ños’’

El re­pre­sen­tan­te aler­ta so­bre aque­llos que en­ga­ñan a los jó­ve­nes ta­len­tos

El Nuevo Herald - - America Latina - JORGE EBRO je­bro@el­nu­vohe­rald.com

ba­ta­lla le­gal que le aguar­da a Ale­xei Ra­mí­rez en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na es otro de los tris­tes ca­pí­tu­los que su­fren los de­por­tis­tas cu­ba­nos de­seo­sos de con­ti­nuar sus ca­rre­ras en ám­bi­tos pro­fe­sio­na­les.

Jai­me To­rres, que re­pre­sen­ta a va­rios an­ti­lla­nos, en­tre ellos a Ra­mí­rez, ha si­do tes­ti­go de lo que pue­de su­ce­der cuan­do no se ac­túa den­tro del mar­co de la ley de­bi­do a per­so­nas aje­nas al bie­nes­tar de los de­por­tis­tas.

‘‘Po­dría men­cio­nar tan­tos nom­bres de pe­lo­te­ros que se han vis­to en­vuel­tos en si­tua­cio­nes des­agra­da­bles: les ro­ban los do­cu­men­tos, los ame­na­zan...’’, ex­pre­só el abo­ga­do puer­to­rri­que­ño. ‘‘Mu­chos in­di­vi­duos ines­cru­pu­lo­sos, aven­tu­re­ros, se ha­cen pa­sar por agen­tes, por co­no­ce­do­res del sis­te­ma y só­lo ter­mi­nan des­tru­yen­do los sue­ños de mu­chos o di­fi­cul­tan­do su desa­rro­llo. ¿Quién sa­be lo que ha­bría su­ce­di­do con Ale­xei? To­da­vía es­ta­ría en trá­mi­tes’’.

Ra­mí­rez es de­man­da­do en do­mi­ni­ca­na por $20 mi­llo­nes ba­jo los tér­mi­nos de ha­ber vio­la­do un con­tra­to de re­pre­sen­ta­ción con los ciu­da­da­nos Ju­lio Mar­tí­nez y Ra­món Fer­nán­dez, quie­nes ade­más ale­gan da­ños y per­jui­cios por par­te del pe­lo­te­ro.

De acuer­do con los do­cu- men­tos pre­sen­ta­dos en fis­ca­lía, Ra­mí­rez y To­rres son acu­sa­dos tam­bién de te­ner una deu­da con Mar­tí­nez y Fer­nán­dez por $450,000 por con­cep­to del bono de fir­ma del cu­bano, así co­mo $131,156 por in­gre­sos per­ci­bi­dos en sus dos años en la gran car­pa.

‘‘ Exis­te un con­tra­to que ellos no han hon­ra­do de pa­gar un 30 por cien­to del bono al con­ver­tir­se al pro­fe­sio­na­lis­mo y un cin­co por cien­to de to­dos sus in­gre­sos co­mo pe­lo­te­ro pro­fe­sio­nal, que va­mos a ha­cer cum­plir’’, le co­men­tó a la AP Manuel Val­dez, abo­ga­do de Mar­tí­nez y Fer­nán­dez.

Sin em­bar­go, To­rres con­fía en que en los tri­bu­na­les quis­que­ya­nos se co­noz­ca la ver­dad.

‘‘Ale­xei nun­ca fir­mó na­da, nin­gún con­tra­to le­gal’’, ex­pre­só el agen­te. ‘‘Pe­ro es­tos son los tí­pi­cos per­so­na­jes que exis­ten en Do­mi­ni­ca­na que no só­lo se han apro­ve­cha­do de ju­ga­do­res cu­ba­nos, sino de sus pro­pios ciu­da­da­nos. Son ca­pa­ces de cual­quier co­sa, y cuan­do uno es jo­ven y no es­tá bien acon­se­ja­do y re­pre­sen­ta­do, lo peor pue­de su­ce­der’’.

Jo­sé Ariel Con­tre­ras, a quien Ra­mí­rez con­si­de­ra un her­mano ma­yor den­tro de los Me­dias Blan­cas de Chica­go, le ha­bía re­co­men­da­do a su pai­sano de Pi­nar del Río que uti­li­za­ra los ser­vi­cios del abo­ga­do puer­to­rri­que­ño pa­ra que le re­pre­sen­ta­ra.

Pe­ro des­de que To­rres vio a Ra­mí­rez por prim­ve­ra vez en Do­mi­ni­ca­na, se per­ca­tó de que al­go no an­da­ba bien en el en­torno del pe­lo­te­ro cu­bano.

‘‘Las per­so­nas que hoy lo de­man­dan por una su­ma ex­hor­bi­tan­te, lo te­nían ba­jo un con­trol to­tal’’, re­cor­dó To­rres. ‘‘No se po­día ha­blar en pri­va­do ni con Ale­xei ni con su es­po­sa. Sí íba­mos de un lu­gar a otro, siem­pre ha­bía al­guien vi­gi­lan­do’’.

To­do em­peo­ró cuan­do Ra­mí­rez les co­men­tó a Mar­tí­nez y Fer­nán­dez que so­la­men­te To­rres se ocu­pa­ría de re­pre­sen­tar­lo an­te las Gran­des Li­gas. En­ton­ces, pro­ce­die­ron a sus­traer­le los pa­sa­por­tes a él y a su es­po­sa.

‘‘ Ellos se per­ca­ta­ron de que con­mi­go no ha­bría ma­ne­jos tur­bios, que to­do se ha­ría le­gal­men­te y den­tro de la ley’’, afir­mó To­rres, quien re­cien­te­men­te ne­go­ció el con­tra­to de $10 mi­llo­nes en­tre Da­yán Vi­cie­do y Chica­go. ‘‘La res­pues­ta a to­do es­to ha si­do es­ta de­man­da ab­sur­da’’.

Más allá de la de­man­da en sí, a To­rres le mo­les­ta el pro­ce­der de los de­man­dan­tes y el pre­ce­den­te que pu­die­ran crear.

‘‘Aho­ra mis­mo sé de per­so­nas que no son agen­tes y les ha­cen creer a pe­lo­te­ros cu­ba­nos que po­drían ayu­dar­los a lle­gar a las Ma­yo­res’’, ex­pli­có To­rres. ‘‘ Só­lo les ha­cen per­der el tiem­po y las opor­tu­ni­da­des. Por el camino co­me­ten erro­res por des­co­no­ci­mien­to o ma­la fe. Los que su­fren son los mu­cha­chos. No so­por­to a los la­dro­nes de sue­ños’’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.