Un te­mi­ble ase­sino si­gue li­bre en el béis­bol

RE­POR­TA­JE ES­PE­CIAL | ES­TE­ROI­DES Se de­be sa­car del jue­go a to­dos los pe­lo­te­ros que da­ñan al de­por­te

El Nuevo Herald - - Deportes - MA­RINO MARTINEZ PERAZA mmar­ti­nez@he­rald.com

La téc­ni­ca, la cien­cia, los sin­di­ca­tos de ju­ga­do­res, las em­pre­sas y las ca­de­nas te­le­vi­si­vas con­tri­bu­ye­ron a las gran­des trans­for­ma­cio­nes del béis­bol en los úl­ti­mos 30 años, con­vir­tién­do­lo en una ac­ti­vi­dad de lu­jo.

Es­ta mo­der­ni­za­ción hi­zo po­si­ble los con­tra­tos mul­ti­mi­llo­na­rios con­vir­tien­do a pe­lo­te­ros me­dio­cres en bue­nos y a ju­ga­do­res es­te­la­res en dio­ses del béis­bol. Di­cha for­ma de com­pe­ten­cia y pro­mo­ción sir­vió pa­ra atraer a los atle­tas en bus­ca de es­ta­ble­cer nue­vos ré­cords, al­can­zar fa­ma, di­ne­ro y un si­tio en los li­bros de la his­to­ria.

Con la dan­za mi­llo­na­ria, no po­dían fal­tar los in­di­vi­duos y com­pa­ñías sin es­crú­pu­los pa­ra fa­bri­car y lue­go dis­tri­buir las sus­tan­cias prohi­bi­das en­tre los de­por­tis­tas.

Es­ta de­gra­da­ción de la mo­ral no so­lo in­clu­yó a fa­bri­can­tes, dis­tri­bui­do­res y atle­tas, tam­bién se su­ma­ron di­ri­gen­tes, ge­ren­tes ge­ne­ra­les, má­na­gers y en­tre­na­do­res que en­gro­sa­ron sus cuen­tas ban­ca­rias guar­dan­do si­len­cio acer­ca de lo que ocu­rría.

A me­dia­dos de los ochen­ta ocu­rrió el pri­mer es­cán­da­lo de sus­pen­sión de 11 pe­lo­te­ros por el uso de co­caí­na, in­clui-

Odio te­ner que es­cri­bir so­bre los es­te­roi­des en vez de ha­cer­lo de los par­ti­dos y de las his­to­rias que han he­cho gran­de al de­por­te de las bo­las y los stri­kes.

Pe­ro des­pués de los dos úl­ti­mos es­cán­da­los de los do­mi­ni­ca­nos Alex Ro­drí­guez y Manny Ra­mí­rez, con­si­de­ro que la prensa de­por­ti­va es­tá en el de­ber de li­brar una ba­ta­lla a muer­te fren­te a un te­mi­ble ase­sino que se si­gue pa­sean­do por los es­ta­dios y ame­na­za a una ac­ti­vi­dad her­mo­sa pa­ra con­ver­tir­la en un ne­go­cio de tra­fi­can­tes.

¿Có­mo se desa­rro­lló el uso de es­te­roi­des, cuá­les han si­do las con­se­cuen­cias y qué me­di­das se de­ben to­mar pa­ra ven­cer a es­te enemi­go?

Su desa­rro­llo por el mun­do del béis­bol ha pa­sa­do por di­fe­ren­tes pro­ce­sos. MARK MCG­WI­RE pe­ga un jon­rón con el uni­for­me de los Car­de­na­les de San Luis an­te los Bra­vos de Atlan­ta en la Li­ga Na­cio­nal, el 29 de agos­to del 2008. dos fi­gu­ras co­mo Keith Her­nán­dez, Da­ve Par­ker, Joa­quín An­du­jar y el re­le­vis­ta Ste­ve Ho­we. A par­tir de es­ta fe­cha co­men­zó a cre­cer el do­pa­je, y en abun­dan­cia.

Los en­tre­na­do­res se ha­cían los cie­gos y los sor­dos pa­ra man­te­ner sus pues­tos o me­jo­rar sus sa­la­rios, jus­ti­fi­can­do el ‘’ buen tra­ba­jo’’ ba­sa­do en los ren­di­mien­tos de los atle­tas do­pa­dos en­tre­na­dos por ellos.

Los má­na­gers de equi­pos que co­no­cían la si­tua­ción, se ca­lla­ban con la vis­ta di­ri­gi­da a los re­sul­ta­dos fi­na­les de un cam­peo­na­to.

A los ge­ren­tes ge­ne­ra­les tam­po­co les im­por­ta­ba lo que ocu­rría pa­ra jus­ti­fi­car sus mo­vi­mien­tos en las nó­mi­nas.

Im­po­si­ble que se pue­da sal­var de cul­pas al co­mi­sio­na­do Bud Se­lig y a los eje­cu­ti­vos del sin­di­ca­to de ju­ga­do­res.

Pa­ra au­men­tar los in­gre­sos por con­cep­tos de anun­cios y asis­ten­cias a los es­ta­dios era ne­ce­sa­rio in­cre­men­tar los jon­ro­nes. Y pa­ra ha­cer lle­gar ese car­na­val de jon­ro­nes, la vía más fá­cil era to­le­rar la uti­li­za­ción de las sus­tan­cias prohíbidas que le brin­dan ma­yor for­ta­le­za a los ba­tea­do­res. Y ahí lle­ga­ron Mark McG­wi­re, Jo­sé Canseco, Ja­son Giam­bi, Manny Ra­mí­rez y mu­chos otros con sus ba­ta­zos do­pa­dos.

Mu­chas han si­do las con­se­cue n - cias del uso de es­te­roi­des. En el ám­bi­to de­por­ti­vo, ha si­do una ver­güen­za y una tra­ge­dia pa­ra el béis­bol. En el cam­po de los efec­tos se­cun­da­rios, des­es­ta­bi­li­za las fun­cio­nes fi­sioó­gi­cas del or­ga­nis­mo en de­tri­men­to de la sa­lud.

En­tre al­gu­nos de los da­ños que pue­den pro­du­cir pa­ra el ser hu­mano po­de­mos men­cio­nar la hi­per­ten­sión, trastornos he­pá­ti­cos, le­sio­nes de los múscu­los, pér­di­da de pe­lo, prós­ta­ta, atro­fia tes­ti­cu­lar, in­fec­ción del HIV cuan­do se com­par­ten agu­jas, así co­mo el ries­go de ad­qui­rir he­pa­ti­tis y otras en­fer­me­da­des trans­mi­ti­das por la san­gre. Tam­bién pro­du­cen efec­tos psi­co­ló­gi­cos ad­ver­sos co­mo la an­sie­dad, irri­ta­bi­li­dad, si­có­sis y com­por­ta­mien­to vio­len­to.

Cuan­do el es­cán­da­lo es­ta­lló se co­men­za­ron a to­mar me­di­das pa­ra de­te­ner el uso de los es­te­roi­des. En al­gu­nos ca­sos se han cas­ti­ga­do a los vio­la­do­res con san­cio­nes le­ves, pe­ro en mu­chos otros ca­sos se ha ti­ra­do una toa­lla mo­ja­di­ta con agua ti­bia. To­da­vía exis­te una lis­ta de 103 pe­lo­te­ros que die­ron po­si­ti­vos y sus nom­bres no han si­do re­ve­la­dos.

La pu­bli­ca­ción del in­for­me de Geor­ge Mit­chell fue im­por­tan­te en la ba­ta­lla con­tra los es­te­roi­des. Pe­ro los en­car­ga­dos de to­mar de­ci­sio­nes de­ben ac­tuar con el va­lor y el ci­vis­mo que exi­ge las cir­cuns­tan­cias del mo­men­to.

Hay que san­cio­nar a quie­nes fa­bri­can las sus­tan­cias prohi­bi­das, a to­dos los que se en­car­gan de dis­tri­buir­las, a quie­nes la con­su­men y a to­dos los di­ri­gen­tes que se en­cuen­tran en el de­ber de ve­lar por el de­sen­vol­vi­mien­to del béis­bol y se ca­llan an­te es­ta tra­ge­dia.

El cas­ti­go se de­be apli­car a to­dos los que co­rrom­pen al béis­bol y da­ñan a la ni­ñez y a la ju­ven­tud.

Es el mo­men­to de em­pren­der el nue­vo camino que exi­ge el mo­men­to: éti­ca de­por­ti­va.

Por el bien del béis­bol, ex­pul­se­mos del bjue­go a to­dos los tram­po­sos. JA­SON GIAM­BI con los Atlé­ti­cos de Oa­kland, el 3 de oc­tu­bre del 2001 an­te los Ran­gers de Te­xas. JOSE CANSECO pe­ga un cua­dran­gu­lar con los Atlé­ti­cos de Oa­kland en 1991 fren­te a los Me­lli­zos de Min­ne­so­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.