¡NO A LA PRO­PO­SI­CIÓN 8!

La Opinión de la Bahía - - #OPINIÓN #EDITORIAL -

El tra­ta­mien­to de diá­li­sis es vi­tal pa­ra la su­per­vi­ven­cia del pa­cien­te que tie­ne una en­fer­me­dad re­nal ex­tre­ma­da­men­te se­ria. Re­quie­re tres vi­si­tas a la se­ma­na a una clí­ni­ca es­pe­cia­li­za­da. Ca­da una de has­ta ca­si cua­tro ho­ras de du­ra­ción, en don­de se le lim­pia la san­gre al pa­cien­te por­que el ri­ñón ya no lo pue­de ha­cer. La prio­ri­dad co­rrec­ta es el pa­cien­te de hoy. Es ga­ran­ti­zar que se­gui­rá te­nien­do el ac­ce­so ac­tual a su clí­ni­ca en don­de aho­ra es aten­di­do. Lo úl­ti­mo que ne­ce­si­ta es in­cer­ti­dum­bre so­bre su tra­ta­mien­to. Por es­te mo­ti­vo, recomendamos vo­tar “no” en la Pro­po­si­ción 8.

La ini­cia­ti­va es una de las 11 que es­tán en la bo­le­ta elec­to­ral pa­ra que los vo­tan­tes de­ci­dan en el co­mi­cio del pró­xi­mo 6 de no­viem­bre.

La Pro­po­si­ción 8 bus­ca ha­cer cam­bios im­por­tan­tes pa­ra mo­di­fi­car la re­gu­la­ción de las apro­xi­ma­da­men­te 588 clí­ni­cas que rea­li­zan diá­li­sis en Ca­li­for­nia. El pro­pó­si­to es pro­mo­ver una aten­ción me­jor al pa­cien­te con ma­yor can­ti­dad de de­ter­mi­na­do per­so­nal que pres­ta aten­ción directa. El ca­mino pa­ra ello es cam­biar el mo­de­lo de operación de las clí­ni­cas, es­ta­ble­cien­do cuá­les ser­vi­cios y gas­tos son re­em­bol­sa­bles. Ya sea por ase­gu­ra­do­ras pri­va­das o Me­di­ca­re y Me­di-Cal, que son las prin­ci­pa­les de car­gar con la cuen­to del ser­vi­cio mé­di­co.

El prin­ci­pal pro­mo­tor de la ini­cia­ti­va es el sin­di­ca­to del sec­tor de la sa­lud SEIU-UHW West, que lle­va una cam­pa­ña pa­ra or­ga­ni­zar una por­ción de la gen­te que tra­ba­ja en las clí­ni­cas, que per­te­ne­cen prin­ci­pal­men­te a dos em­pre­sa. La Pro­po­si­ción 8 es una ba­ta­lla de una dispu­ta la­bo­ral en don­de los pa­cien­tes son mo­ne­da de in­ter­cam­bio.

La ini­cia­ti­va al­te­ra el mo­de­lo de las clí­ni­cas, pro­mo­vien­do la con­tra­ta­ción de quie­nes se­rían po­ten­cial­men­te in­te­gran­tes del sin­di­ca­to. Es­tos atien­den di­rec­ta­men­te a los pa­cien­tes, aun­que ig­no­ra otras ca­te­go­rías de em­plea­dos no me­nos im­por­tan­tes. Con es­te cri­te­rio se quie­re de­ter­mi­nar qué es re­em­bol­sa­ble y qué no lo es.

Así real­men­te se po­ne en pe­li­gro, o al me­nos crea una in­cer­ti­dum­bre real, en una es­truc­tu­ra de la cual de­pen­den más de 80,000 pa­cien­tes men­sua­les. Es razonable creer que al­gu­nas clí­ni­cas cerrarán sus puer­tas si de­jan de ser ren­ta­bles.

Lo que no exis­te es mo­ti­vo pa­ra creer, co­mo di­cen los pro­po­nen­tes, que la me­di­da re­du­ci­rá gas­tos de sa­lud, a me­nos que se re­duz­can los ser­vi­cios. Mu­cho me­nos pro­ba­ble es que las ase­gu­ra­do­ras ba­jen las pri­mas de otros clien­tes.

La ini­cia­ti­va pro­me­te pe­ro no ga­ran­ti­za que va­ya a ha­ber una me­jo­ría ni en la aten­ción ni en el ac­ce­so a las clí­ni­cas de lo que hoy tie­nen los pa­cien­tes de diá­li­sis Lo real es que cam­bia­rá el sis­te­ma ac­tual y con ello la ru­ti­na de un tra­ta­mien­to fun­da­men­tal pa­ra la su­per­vi­ven­cia de las per­so­nas. La po­si­bi­li­dad del cie­rre de una so­la clí­ni­ca es inacep­ta­ble.l

¡Di­ga NO a la Pro­po­si­ción 8!

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.