QUÉ ES­CON­DE TRUMP SO­BRE SUS IM­PUES­TOS

La Opinión de la Bahía - - #ELPAÍS #INMIGRACIÓN -

EDI­TO­RIAL

El can­di­da­to Donald Trump nun­ca cum­plió la pro­me­sa de dar a co­no­cer su de­cla­ra­ción de im­pues­tos. Sus fi­nan­zas to­da­vía son un enig­ma. Aho­ra se co­no­cen las de su pa­dre, lo que ayuda a ver que los ini­cios del hoy man­da­ta­rio no fue­ron tal él co­mo los des­cri­be.

El lar­go y de­ta­lla­do re­por­ta­je de des­mien­te la ima­gen pú­bli­ca que Trump ven­de, del em­pre­sa­rio bri­llan­te que con po­co hi­zo mu­cho. Esa fi­gu­ra, que re­pi­te en en­tre­vis­tas, li­bros y dis­cur­sos, fue re­for­za­da en su pro­gra­ma de te­le­vi­sión “The Ap­pren­ti­ce.”

Trump di­ce que so­lo re­ci­bió un “pe­que­ño prés­ta­mo” de su pa­dre de un mi­llón de dó­la­res que fue de­vuel­to. A par­tir de ese di­ne­ro Trump di­ce que cons­tru­yó un im­pe­rio in­mo­bi­lia­rio en Nue­va York que lo hi­zo mul­ti­mi­llo­na­rio y le per­mi­tió con­ver­tir su apellido en un sím­bo­lo de éxi­to y lu­jo.

La reali­dad pa­re­ce ser muy dis­tin­ta, co­mo mu­chos de los he­chos que sue­le des­cri­bir Trump, ya sea por exa­ge­ra­ción o pu­ro in­ven­to.

Trump co­men­zó a re­ci­bir 200,000 dó­la­res anua­les a par­tir de los 3 años de edad, a los 8 años ya era mi­llo­na­rio. En to­tal Trump ob­tu­vo de su pa­dre un to­tal equi­va­len­te a $413 mi­llo­nes ac­tua­les. El mi­llón de dó­la­res de prés­ta­mo fue­ron 60 mi­llo­nes y nun­ca fue de­vuel­to, in­di­ca el dia­rio.

La trans­fe­ren­cia de di­ne­ro den­tro del nú­cleo fa­mi­liar fue usa­do por Frank Trump pa­ra eva­dir im­pues­tos. En un ca­so creó una em­pre­sa a nom­bre de sus hi­jos que no cum­plió nin­gu­na fun­ción más que re­por­tar gas­tos por ser­vi­cios que nun­ca fue­ron pres­ta­dos. El pa­dre del hoy pre­si­den­te pa­gó, so­bre un mon­to de 1,000 mi­llo­nes de dó­la­res uni­ca­men­te el 5% (52.5 mi­llo­nes) en im­pues­tos en vez del 55% de en­ton­ces, o sea 550 mi­llo­nes de dó­la­res.

Es­to no sig­ni­fi­ca que hu­bo frau­de. Le co­rres­pon­de in­ves­ti­gar y de­ci­dir al Ser­vi­cio de Re­cau­da­ción de Im­pues­tos. Tam­po­co nie­ga las vir­tu­des ne­go­cia­do­ras de Trump, sino que po­ne en con­tex­to su ini­cio fi­nan­cie­ro y có­mo el di­ne­ro de su fa­mi­lia lo ayu­dó a sa­lir de sus ban­ca­rro­tas.

La de­cla­ra­ción de im­pues­tos sir­ve pa­ra mos­trar la ho­nes­ti­dad fi­nan­cie­ra de un po­lí­ti­co. Trump rom­pió los mol­des al no dar­las a co­no­cer, abrien­do el es­pa­cio pa­ra las es­pe­cu­la­cio­nes.

La ne­ga­ti­va pue­de ser pa­ra no mos­trar el ori­gen fa­mi­liar de la for­tu­na, por­que qui­zás no es tan ri­co co­mo di­ce que es o pa­ra es­con­der una co­ne­xión ru­sa que pue­de ser la­va­do de di­ne­ro tra­vés de su ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio. Se pien­sa que una de las car­tas del in­ves­ti­ga­dor es­pe­cial, Ro­bert Mue­ller, es el do­cu­men­to im­po­si­ti­vo.

Trump se jac­tó en la cam­pa­ña de ha­ber he­cho lo po­si­ble pa­ra pa­gar la me­nor can­ti­dad de im­pues­tos. La re­for­ma im­po­si­ti­va lo ayuda pa­ra se­guir con esa me­ta. Es ho­ra de sa­ber qué es­con­de el pre­si­den­te en su de­cla­ra­ción de im­pues­tos.l

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.