Los cam­bios en las pa­re­ja con la lle­ga­da de un be­bé

Psi­co­te­ra­peu­ta ha­bla so­bre ellos y ofre­ce con­se­jos pa­ra su­pe­rar­los

La Opinión de la Bahía - - #PARATI #SALUD -

có­mo car­gar­lo o cam­biar­lo”, ex­pli­ca la ex­per­ta. “Cual­quie­ra que sea el pro­ble­ma, pue­de con­ver­tir­se en una fuen­te de ten­sión en la re­la­ción”.

Pa­ra ca­na­li­zar di­cha ten­sión de for­ma po­si­ti­va, la psi­co­te­ra­peu­ta di­ce que es esen­cial apren­der a ma­ne­jar el es­trés y el con­flic­to de ma­ne­ra efec­ti­va pa­ra en­ten­der­se me­jor y lle­gar a un com­pro­mi­so.

“Por ejem­plo, a tra­vés de la téc­ni­ca de es­cu­char con em­pa­tía, los cón­yu­ges pue­den dar­se cuen­ta que su pa­re­ja desea desa­rro­llar una ru­ti­na pa­ra que to­dos duer­man me­jor”, re­sal­ta. “Una vez que [él o ella] com­pren­da sus pun­tos de vis­ta y ne­ce­si­da­des, po­drá com­pro­me­ter­se a res­pe­tar o es­ta­ble­cer un ho­ra­rio que fun­cio­ne pa­ra am­bos”.

Tam­bién es cla­ve prac­ti­car la co­mu­ni­ca­ción efec­ti­va cuan­do se tra­ta de ha­blar so­bre to­do lo que con­cier­ne a la crian­za. Igual­men­te es im­por­tan­te es­ta­ble­cer unos cuan­tos mi­nu­tos dia­rios pa­ra com­par­tir co­mo pa­re­ja.

“Es in­creí­ble que tan so­lo unos 10 mi­nu­tos por día de pre­sen­cia de ca­li­dad con la pa­re­ja pue­den pa­ra re­du­cir el es­trés y au­men­tar drás­ti­ca­men­te la amis­tad y la in­ti­mi­dad”, re­sal­ta El­de­mi­re. cuan­do de­ci­den co­men­zar a te­ner nue­va­men­te re­la­cio­nes se­xua­les.

“Las nuevas ma­más lu­chan con los cam­bios hor­mo­na­les y cor­po­ra­les, la re­cu­pe­ra­ción del par­to y [tal vez] con pro­ble­mas co­mo la de­pre­sión pos­par­to que pue­den re­du­cir sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te su de­seo de te­ner re­la­cio­nes se­xua­les des­pués del na­ci­mien­to”, ex­pli­ca El­de­mi­re. “Y si bien la in­ti­mi­dad es una par­te im­por­tan­te en el man­te­ni­mien­to de una re­la­ción ma­tri­mo­nial sa­lu­da­ble, tam­bién es im­por­tan­te crear si­tua­cio­nes con la que am­bos se sien­tan có­mo­dos”.

Pa­ra ello, la ex­per­ta re­co­mien­da que la pa­re­ja dis­cu­ta con ho­nes­ti­dad y com­pren­sión sus ex­pec­ta­ti­vas so­bre el con­tac­to fí­si­co, afec­ti­vo y se­xual pa­ra tra­tar de en­con­trar so­lu­cio­nes pa­ra que nin­guno va­ya a sen­tir re­cha­zo se­xual­men­te a ni­vel per­so­nal.

“La pe­ne­tra­ción no es ne­ce­sa­ria [mien­tras la mu­jer cum­ple la re­que­ri­da cua­ren­te­na]. Los jue­gos eró­ti­cos, las ca­ri­cias, los be­sos, la co­mu­ni­ca­ción y el buen diá­lo­go ha­cen par­te de los acer­ca­mien­tos crea­ti­vos [que to­da pa­re­ja de­be te­ner mien­tras el cuer­po de la mu­jer se re­cu­pe­ra de un par­to]”, apun­ta la ex­per­ta.

Cuan­do el be­bé duer­me, los pa­dres de­be apro­ve­char pa­ra te­ner unos cuan­tos mi­nu­tos pa­ra ellos co­mo pa­re­ja, pe­ro ca­da uno de­be ha­cer­lo con una pre­sen­cia de ca­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.