‘Car­ga pú­bli­ca’: có­mo pue­de afectar a los in­mi­gran­tes

La nueva pro­pues­ta de la Ad­mi­nis­tra­ción Trump bus­ca fre­nar la in­mi­gra­ción le­gal e in­do­cu­men­ta­da

La Opinión de la Bahía - - #ELPAÍS #INMIGRACIÓN -

co­mo Asis­ten­cia Tem­po­ral pa­ra Fa­mi­lias Ne­ce­si­ta­das o In­gre­so de Se­gu­ri­dad Su­ple­men­ta­rio, o ayu­da fe­de­ral pa­ra pa­gar la aten­ción mé­di­ca a lar­go pla­zo. (Los in­mi­gran­tes de­ben es­tar le­gal­men­te en el país por cin­co años an­tes de ser ele­gi­bles pa­ra es­ta asis­ten­cia).

Y esa de­sig­na­ción de “car­ga pú­bli­ca” po­día so­ca­var sus so­li­ci­tu­des de re­si­den­cia per­ma­nen­te (cuan­do un in­mi­gran­te so­li­ci­ta la tar­je­ta ver­de, o Green Card).

La nueva re­gla am­plia­ría la lista pa­ra in­cluir a al­gu­nos pro­gra­mas de se­gu­ros de sa­lud, ali­men­tos y vi­vien­da. Es­pe­cí­fi­ca­men­te, pe­na­li­za­ría a los que as­pi­ran a te­ner una tar­je­ta ver­de por usar Me­di­caid, el pro­gra­ma de sa­lud fe­de­ral-es­ta­tal pa­ra per­so­nas de ba­jos in­gre­sos. (Las san­cio­nes no se apli­ca­rían por usar Me­di­caid en cier­tas emergencias o pa­ra al­gu­nos ser­vi­cios que brin­da a tra­vés de es­cue­las y pro­gra­mas pa­ra per­so­nas con dis­ca­pa­ci­da­des).

El uso de cu­po­nes de ali­men­tos, la asis­ten­cia pa­ra ren­tas de la Sec­ción 8 y los va­les de vi­vien­da fe­de­ra­les tam­bién fun­cio­na­rían en con­tra de los so­li­ci­tan­tes. La ins­crip­ción en un subsidio de la Par­te D de Me­di­ca­re, que ayu­da a las per­so­nas de ba­jos in­gre­sos a com­prar me­di­ca­men­tos re­ce­ta­dos, tam­bién los per­ju­di­ca­ría.

La pro­pues­ta “es de­fi­ni­ti­va­men­te un cam­bio dra­má­ti­co con res­pec­to a có­mo fun­cio­na la car­ga pú­bli­ca hoy”, di­jo Kelly Whi­te­ner, pro­fe­so­ra aso­cia­da del Cen­tro pa­ra Ni­ños y Fa­mi­lias de la Uni­ver­si­dad de Geor­ge­town, quien se es­pe­cia­li­za en be­ne­fi­cios de sa­lud pe­diá­tri­ca y sis­te­mas de aten­ción ad­mi­nis­tra­da.

Una ver­sión de la re­gla que se fil­tró a la pren­sa en mar­zo su­gie­re que los funcionarios tam­bién es­ta­ban con­si­de­ran­do pe­na­li­zar a aque­llos que re­ci­ben sub­si­dios pa­ra com­prar un se­gu­ro de sa­lud en los mer­ca­dos es­ta­ble­ci­dos por la Ley de Cui­da­do de Sa­lud Ase­qui­ble (ACA). Pero esa idea no es­ta­ba en la pro­pues­ta pu­bli­ca­da el 22 de sep­tiem­bre. Los sub­si­dios del mercado es­tán di­ri­gi­dos a per­so­nas con un ni­vel de in­gre­sos ge­ne­ral­men­te más al­to a los que apun­ta el plan de Trump, se­ña­ló Whi­te­ner.

2. Co­mo di­cen los crí­ti­cos, ¿es cier­to que es­ta me­di­da no tie­ne pre­ce­den­tes?

Sí. La car­ga pú­bli­ca es un vie­jo con­cep­to. En la dé­ca­da de los 90, le­gis­la­do­res lo am­plia­ron pa­ra con­si­de­rar ex­plí­ci­ta­men­te si las per­so­nas ha­bían re­ci­bi­do asis­ten­cia so­cial en efec­ti­vo.

Pero in­cluir pro­gra­mas co­mo Me­di­caid y cu­po­nes de ali­men­tos, que tie­nen un al­can­ce mu­cho más am­plio, es un cam­bio sig­ni­fi­ca­ti­vo. Es más pro­ba­ble que afec­te a los tra­ba­ja­do­res: la ma­yo­ría de las per­so­nas con Me­di­caid es­tán em­plea­das, y casi el 80% vi­ve en fa­mi­lias con al me­nos un miem­bro ac­ti­vo, se­gún da­tos com­pi­la­dos por la Kai­ser Fa­mily Foun­da­tion.

Los ni­ños que son ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses, pero cu­yos pa­dres son in­mi­gran­tes, po­drían ser los más pro­pen­sos a su­frir repercusiones, di­je­ron ex­per­tos. Cuan­do los pa­dres op­tan por no re­ci­bir asis­ten­cia pú­bli­ca por te­mor a su pro­pio es­ta­tus le­gal, es me­nos pro­ba­ble que sus hi­jos se ins­cri­ban, por ejem­plo, en el Pro­gra­ma de Se­gu­ro Mé­di­co In­fan­til (CHIP), pa­ra el cual ca­li­fi­ca­rían.

Pa­ra ser cla­ros, re­ci­bir ayu­da pú­bli­ca no ne­ce­sa­ria­men­te evi­ta­rá que las per­so­nas obtengan una tar­je­ta ver­de. Pero po­dría afectar el pro­ce­so ne­ga­ti­va­men­te. “Otro com­po­nen­te es la enor­me li­ber­tad que ten­drá la ad­mi­nis­tra­ción ba­jo su pro­pues­ta pa­ra emi­tir jui­cios so­bre quién será ad­mi­ti­do en el país y quién re­ci­bi­rá la re­si­den­cia per­ma­nen­te”, di­jo Green­berg.

3. ¿Cuán­do en­tra­rá en vi­gen­cia es­te cam­bio de política?

Es­te es el pri­mer pa­so en el com­ple­jo pro­ce­so de ela­bo­ra­ción de re­glas fe­de­ra­les. Y hay mu­chas co­sas que po­drían cam­biar. Una vez que la re­gla pro­pues­ta apa­re­ce en el Re­gis­tro Fe­de­ral, co­mien­za una cuen­ta re­gre­si­va de 60 días, du­ran­te la cual cual­quier per­so­na pue­de opi­nar.

Una re­gla fi­nal pro­ba­ble­men­te no en­tra­ría en vi­gen­cia hasta 2019.

Y el De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal to­da­vía es­tá re­co­pi­lan­do opi­nio­nes so­bre al­gu­nos de­ta­lles. Por ejem­plo, no ha de­ci­di­do si CHIP se con­ta­rá co­mo uno de los pro­gra­mas ele­gi­bles den­tro del nue­vo pa­ra­guas de “car­ga pú­bli­ca”. Mien­tras tan­to, no se pe­na­li­za­ría a las per­so­nas que re­ci­bie­ron be­ne­fi­cios pú­bli­cos an­tes que la re­gla en­tre en vi­gen­cia.

4. Pero, la pro­pues­ta ya es­tá te­nien­do efec­tos

El DHS es­ti­ma que el 2.5% de los in­mi­gran­tes ele­gi­bles aban­do­na­rían los pro­gra­mas de be­ne­fi­cios pú­bli­cos de­bi­do a es­te cam­bio, lo que re­pre­sen­ta­ría al­re­de­dor de $1.5 mil mi­llo­nes en dinero fe­de­ral por año. Pero otros esperan un im­pac­to mu­cho ma­yor.

“Los efec­tos irán mu­cho más allá de los in­di­vi­duos di­rec­ta­men­te afec­ta­dos”, di­jo Green­berg. “Hay ra­zo­nes con­si­de­ra­bles pa­ra creer que (la es­ti­ma­ción de la Ca­sa Blan­ca) pue­de ser una sub­es­ti­ma­ción sig­ni­fi­ca­ti­va”.

En la re­gla pro­pues­ta, el DHS se­ña­la que los cam­bios po­drían re­sul­tar en “peo­res re­sul­ta­dos de sa­lud”, “ma­yor uso de sa­las de emer­gen­cia”, “ma­yor pre­va­len­cia de enfermedades con­ta­gio­sas”, “ma­yo­res ta­sas de po­bre­za” y otras preo­cu­pa­cio­nes.

Da­da la com­ple­ji­dad de es­tos pro­gra­mas y la re­gla pro­pues­ta, y las al­tas apues­tas en jue­go, los in­mi­gran­tes de ba­jos in­gre­sos ten­drían mu­chas más pro­ba­bi­li­da­des de evi­tar por com­ple­to los be­ne­fi­cios pú­bli­cos, di­je­ron ex­per­tos en in­mi­gra­ción. Es pro­ba­ble que mi­llo­nes de in­mi­gran­tes se vean afec­ta­dos di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te, se­gún el Cen­ter for Law and So­cial Po­licy, con se­de en Was­hing­ton, DC.

Ex­per­tos creem que des­de ya hay re­per­cu­cio­nes so­bre el plan por­que la gente tie­ne mie­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.