Trump quie­re qui­tar de­re­cho a la ciu­da­da­nía a hi­jos de ex­tran­je­ros na­ci­dos en EEUU

La Opinión de la Bahía - - #ELPAÍS #POLÍTICA -

de EEUU, ar­gu­men­tan­do que los in­do­cu­men­ta­dos no lo es­tán.

Sin em­bar­go, Alex Now­ras­teh, ana­lis­ta de po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria del Ins­ti­tu­to Ca­to, ex­pli­có que Trump no pue­de eli­mi­nar la ciu­da­da­nía por na­ci­mien­to no só­lo por­que és­ta es cons­ti­tu­cio­nal sino que “ha si­do par­te del de­re­cho co­mún por cer­ca de mil años”. “Es­to no es más que una de­ses­pe­ra­da es­tra­te­gia po­lí­ti­ca an­te una elec­ción di­fí­cil” el pró­xi­mo mar­tes, ob­ser­vó.

En ese mis­mo sen­ti­do se pro­nun­ció Omar Jad­wat, di­rec­tor del Pro­yec­to de De­re­chos pa­ra los In­mi­gran­tes de la Unión de Li­ber­ta­des Ci­vi­les de EEUU (ACLU), un gru­po que ha im­pug­na­do la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria de Trump en los tri­bu­na­les.

El se­na­dor de­mó­cra­ta por Nue­va Jer­sey, Bob Me­nén­dez, ca­li­fi­có la pro­pues­ta de Trump co­mo “in­cons­ti­tu­cio­nal” y ad­vir­tió de que los re­pu­bli­ca­nos que la apo­yen “son un pe­li­gro pa­ra nues­tra co­mu­ni­dad in­mi­gran­te” y aten­tan con­tra los va­lo­res fun­da­cio­na­les del país.

Pe­ro el se­na­dor re­pu­bli­cano por Ca­ro­li­na del Sur, Lind­sey Graham, afir­mó que la ciu­da­da­nía au­to­má­ti­ca es “un imán pa­ra la in­mi­gra­ción ile­gal” y pre­vé pre­sen­tar un pro­yec­to de ley pa­ra eli­mi­nar­la.

No es la pri­me­ra vez que sur­ge una pro­pues­ta re­pu­bli­ca­na pa­ra eli­mi­nar ese de­re­cho en el mar­co de una es­tra­te­gia pa­ra des­alen­tar la in­mi­gra­ción ile­gal -a tra­vés de los años lo han pro­pues­to sin éxi­to re­pu­bli­ca­nos y gru­pos ul­tra­con­ser­va­do­res­con la di­fe­ren­cia de que aho­ra pre­vi­si­ble­men­te afec­ta­ría a ex­tran­je­ros le­ga­les.

Tam­po­co es­tá cla­ro có­mo se apli­ca­ría la or­den eje­cu­ti­va, por­que las au­to­ri­da­des ten­drían que re­vi­sar el es­ta­tus mi­gra­to­rio o cer­ti­fi­ca­do de na­ci­mien­to de to­da mu­jer par­tu­rien­ta en los hos­pi­ta­les pa­ra de­ter­mi­nar quié­nes pue­den o no ob­te­ner la ciu­da­da­nía pa­ra sus hi­jos.

Ade­más, una en­mien­da cons­ti­tu­cio­nal re­quie­re la apro­ba­ción de dos ter­cios de am­bas cá­ma­ras del Con­gre­so y tres cuar­tas par­tes de las le­gis­la­tu­ras es­ta­ta­les en sí o en con­ven­ción es­ta­tal.

En to­do ca­so, la or­den eje­cu­ti­va en cier­nes desata­ría una ba­ta­lla le­gal que pue­de lle­gar has­ta el Tri­bu­nal de los es­ta­dou­ni­den­ses se opo­nen a que se eli­mi­ne el de­re­cho a la ciu­da­da­nía pa­ra los na­ci­dos en EEUU, se­gún un es­tu­dio de Pew Re­search Cen­ter de 2015. Un 37% es­tá a fa­vor. Su­pre­mo, aho­ra con ma­yo­ría con­ser­va­do­ra gra­cias a la ins­ta­la­ción del juez Brett Ka­va­naugh.

Ali­men­ta las di­vi­sio­nes

En de­cla­ra­cio­nes a es­te me­dio, Da­vid Leo­pold, abo­ga­do de in­mi­gra­ción en Ohio, di­jo que la pro­pues­ta de Trump es otro es­fuer­zo por ape­lar a los ins­tin­tos más ba­jos de al­gu­nos vo­tan­tes en su ba­se, es­pe­cial­men­te gru­pos ex­tre­mis­tas y na­cio­na­lis­tas blan­cos.

“El pre­si­den­te Trump y sus alia­dos re­pu­bli­ca­nos quie­ren re­gre­sar­nos a los días de os­cu­ri­dad del dic­ta­men con­tra Dred Scott, en los que se per­mi­tía tra­tar a los afro­ame­ri­ca­nos co­mo es­cla­vos, co­mo una pro­pie­dad más. Los re­pu­bli­ca­nos tie­nen una obli­ga­ción mo­ral y pa­trió­ti­ca de po­ner­le freno a un pre­si­den­te que con­ti­núa ali­men­tan­do las di­vi­sio­nes en es­te país”, di­jo Leo­pold.

“Pe­ro no lo es­tán ha­cien­do… Trump de­be de­nun­ciar a los na­cio­na­lis­tas blan­cos en vez de ape­lar a los im­pul­sos más os­cu­ros de sus se­gui­do­res”, sub­ra­yó Leo­pold.

Por su par­te, Alfonso Agui­lar, pre­si­den­te de la Alianza La­ti­na Pa­ra Prin­ci­pios Con­ser­va­do­res, di­jo que Trump se equi­vo­ca res­pec­to a la in­ter­pre­ta­ción de la 14 En­mien­da, cu­ya cláu­su­la so­bre ciu­da­da­nía “es­ta­ble­ció el prin­ci­pio de ciu­da­da­nía por na­ci­mien­to; es de­cir, que los hi­jos de ex­tran­je­ros na­ci­dos en el país son ciu­da­da­nos”.

“Des­de la apro­ba­ción de la de­ci­mo­cuar­ta en­mien­da, he­mos re­co­no­ci­do la ciu­da­da­nía por na­ci­mien­to de to­da per­so­na na­ci­da en Es­ta­dos Uni­dos, in­de­pen­dien­te­men­te de có­mo lle­ga­ron sus pa­dres al país. Si el Pre­si­den­te emi­te es­ta or­den, se­rá ape­la­da en los tri­bu­na­les... (Trump) trae es­te asun­to en es­te par­ti­cu­lar mo­men­to cla­ra­men­te pa­ra ener­gi­zar y mo­ti­var a ese sec­tor de su ba­se que se opo­ne a la in­mi­gra­ción”, ob­ser­vó Agui­lar.

Trump ha es­ta­do ba­jo crí­ti­cas de que su re­tó­ri­ca ha con­tri­bui­do al ya enrarecido cli­ma po­lí­ti­co en EEUU que en la úl­ti­ma se­ma­na ha da­do pie a una ra­cha de ata­ques vio­len­tos con­tra de­mó­cra­tas, mi­no­rías y ju­díos.

El man­da­ta­rio via­jó Pittsburgh (Pen­sil­va­nia) pa­ra “ex­pre­sar apo­yo” a la si­na­go­ga Tree of Life, en el que un na­cio­na­lis­ta blan­co, Ro­bert Bo­wers, ma­sa­cró a 11 per­so­nas -in­clu­yen­do un so­bre­vi­vien­te del Ho­lo­caus­to- e hi­rió a otras seis el sá­ba­do pa­sa­do Más de 35,000 per­so­nas emi­tie­ron una car­ta re­cha­zan­do su vi­si­ta.

Trump y la Ca­sa Blan­ca han he­cho ca­so omi­so a las ad­ver­ten­cias al in­sis­tir en que los res­pon­sa­bles de la vio­len­cia son quie­nes co­me­ten esos de­li­tos.

Des­de an­tes del en­vío de pa­que­tes con ex­plo­si­vos la se­ma­na pa­sa­da a pro­mi­nen­tes fi­gu­ras de­mó­cra­tas, Trump ha­bía cen­tra­do sus es­fuer­zos en el com­ba­te a la in­mi­gra­ción ile­gal co­mo par­te de su es­tra­te­gia pa­ra mo­vi­li­zar a los vo­tan­tes de su ba­se.

El man­da­ta­rio cen­tró su ira en la ca­ra­va­na de in­mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos que ini­ció el pa­sa­do 12 de oc­tu­bre su ca­mino ha­cia la fron­te­ra sur de EEUU, la ma­yo­ría de ellos per­so­nas que hu­yen de la vio­len­cia y pien­san so­li­ci­tar asi­lo en es­te país.

Du­ran­te y des­de la con­tien­da de 2016, Trump pro­me­tió mano du­ra con­tra la in­mi­gra­ción ile­gal, aun­que por aho­ra el Con­gre­so, ba­jo con­trol re­pu­bli­cano, no ha apro­ba­do la to­ta­li­dad de los ca­si $25,000 mi­llo­nes que re­que­ri­ría su pro­me­ti­do mu­ro fron­te­ri­zo.

IMA­GES GETTY

El pre­si­den­te Trump aho­ra di­ri­ge su mi­ra ha­cia los hi­jos de ex­tran­je­ros na­ci­dos en EEUU, a los que pre­ten­de ne­gar­les la ciu­da­da­nía. «So­mos el úni­co país en el mun­do en el que una per­so­na vie­ne, tie­ne un be­bé, y el be­bé es esen­cial­men­te un ciu­da­dano de EEUU por 85 años con to­dos los be­ne­fi­cios. Es ri­dícu­lo, y tie­ne que ter­mi­nar».

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.