El fen­ta­ni­lo ya ma­ta más que la he­roí­na en EEUU

Es un opiá­ceo sin­té­ti­co que pue­den ser 100 ve­ces más fuer­tes que la mor­fi­na

La Opinión de la Bahía - - #PARATI #SALUD - EFE ATLAN­TA

El fen­ta­ni­lo (fen­tanyl, en in­glés) re­em­pla­zó a la he­roí­na co­mo prin­ci­pal dro­ga vin­cu­la­da a las muer­tes por so­bre­do­sis en EEUU, se­gún un in­for­me con da­tos de 2016 pu­bli­ca­do ha­ce unos días por los Cen­tros pa­ra el Con­trol y Pre­ven­ción de En­fer­me­da­des (CDC) que des­ta­ca que los de­ce­sos por es­ta cau­sa au­men­ta­ron un 54% en­tre 2011 y 2016.

“Es­ta­mos vien­do que las dro­gas, y las com­bi­na­cio­nes de dro­gas, que con­tri­bu­yen a las muer­tes por so­bre­do­sis es­tán cam­bian­do cons­tan­te­men­te”, di­jo Holly He­de­gaard, au­to­ra del es­tu­dio.

Mien­tras la oxi­co­do­na fue la prin­ci­pal dro­ga li­ga­da a muer­tes por so­bre­do­sis en 2011, la he­roí­na se con­vir­tió en la cau­sa ma­yo­ri­ta­ria en­tre 2012 y 2015 y le sus­ti­tu­yó el fen­ta­ni­lo en 2016, se­gún los úl­ti­mos da­tos que ma­ne­ja el re­por­te de las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias es­ta­dou­ni­den­ses.

El fen­ta­ni­lo sue­le em­plear­se en el tra­ta­mien­to de pa­cien­tes con do­lo­res in­ten­sos o cró­ni­cos, o des­pués de una ope­ra­ción qui­rúr­gi­ca.

Se­gún la des­crip­ción que ofre­ce el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal so­bre Abu­so de Dro­gas (NIDA), el fen­ta­ni­lo es un opiá­ceo sin­té­ti­co “si­mi­lar” a la mor­fi­na, “pe­ro más po­ten­te”.

La Agen­cia An­ti­dro­gas Es­ta­dou­ni­den­se (DEA) ase­gu­ró en un in­for­me de 2015 que es­te anal­gé­si­co es en­tre 80 y 100 ve­ces más po­ten­te que la mor­fi­na y en­tre 25 y 40 ve­ces más fuer­te que la he­roí­na.

El nom­bre del fen­ta­ni­lo se po­pu­la­ri­zó en 2016 cuan­do tras­cen­dió que una so­bre­do­sis ac­ci­den­tal de es­ta sus­tan­cia fue la res­pon­sa­ble de la muer­te del mú­si­co es­ta­dou­ni­den­se Prin­ce, se­gún re­ve­ló la au­top­sia.

Ha­ce ape­nas unos días el pre­si­den­te chino, Xi Jin­ping, se com­pro­me­tió a de­sig­nar el fen­ta­ni­lo co­mo “sus­tan­cia El fen­tanyl fue crea­do en 1959 por el doc­tor Paul Jans­sen y dis­tri­bui­do por pri­me­ra vez ba­jo una pa­ten­te de su em­pre­sa Jans­sen Phar­ma­ceu­ti­ca. Co­mo un efec­ti­vo anal­gé­si­co (pain ki­ller), que es ca­si 100 ve­ces más fuer­te que la mor­fi­na, su uso fue adop­ta­do rá­pi­da­men­te en el ám­bi­to mé­di­co. A me­dia­dos de 1960, la dro­ga se in­tro­du­jo co­mo un anes­té­si­co in­tra­ve­no­so ba­jo la mar­ca Su­bli­ma­ze y en los años 90 se desa­rro­lló el par­che Du­ra­ge­sic que po­día su­mi­nis­trar el fen­tanyl a un pa­cien­te por vía trans­dér­mi­ca pa­ra ali­viar el do­lor se­ve­ro cau­sa­do por un cán­cer avan­za­do o por una ci­ru­gía. El fen­tanyl far­ma­céu­ti­co só­lo se pue­de con­se­guir con pres­crip­ción mé­di­ca, pe­ro ac­tual­men­te es fal­si­fi­ca­do, con­tra­ban­dea­do y dis­tri­bui­do por la­bo­ra­to­rios clan­des­ti­nos en for­ma de nar­có­ti­co a ba­se de opioi­des sin­té­ti­cos. Su adic­ción ha au­men­ta­do en to­do EEUU y su con­su­mo pue­de ser mor­tal si se usa in­de­bi­da­men­te. Por es­ta ra­zón el ci­tra­to de fen­ta­ni­lo ha si­do cla­si­fi­ca­do co­mo una subs­tan­cia con­tro­la­da Cla­se II, se­gún la Agen­cia pa­ra el Con­trol de Dro­gas de EEUU (DEA).

(Pe­dro F. Fris­ne­da)

con­tro­la­da” en China e im­po­ner du­ras pe­nas a quie­nes co­mer­cien con ella, con el ob­je­ti­vo de apla­car la cri­sis de adic­ción a opiá­ceos en EEUU.

Ello por­que el fen­ta­ni­lo en­tra en el país nor­te­ame­ri­cano so­bre to­do des­de China y Mé­xi­co, se­gún la DEA.

El in­for­me del CDC co­no­ci­do el miér­co­les ana­li­zó las dro­gas es­pe­cí­fi­cas mar­ca­das en los cer­ti­fi­ca­dos de de­fun­ción pa­ra sa­ber cuá­les es­tán

re­la­cio­na­das con las muer­tes por so­bre­do­sis y de­ter­mi­na que, en cam­bio, la co­caí­na se man­tu­vo en se­gun­do o ter­cer lu­gar du­ran­te to­do es­te pe­rio­do.

En 2016, las dro­gas vin­cu­la­das con ma­yor fre­cuen­cia a las muer­tes por so­bre­do­sis ac­ci­den­tal fue­ron fen­ta­nil, he­roí­na y co­caí­na, mien­tras que aque­llas re­la­cio­na­das con los sui­ci­dios por so­bre­do­sis fue­ron la oxi­co­do­na, la di­fen­hi­dra­mi­na, la hi­dro­co­do­na y la al­pra­zo­lam.

Asi­mis­mo, lla­mó la aten­ción el he­cho de que las muer­tes por so­bre­do­sis con he­roí­na se tri­pli­ca­ron en­tre el año 2011 y el 2016, al igual que la ta­sa de muer­tes por so­bre­do­sis con me­tan­fe­ta­mi­na.

Ba­ja es­pe­ran­za de vi­da

Los in­ves­ti­ga­do­res en­con­tra­ron que las muer­tes por so­bre­do­sis au­men­ta­ron en un 54% en­tre 2011 y 2016, de 41,340 a 63,632. Es­te he­cho, su­ma­do al au­men­to del 3.7% de los sui­ci­dios, ha lle­va­do a que la es­pe­ran­za de vi­da en EEUU se ha­ya re­du­ci­do por ter­cer año con­se­cu­ti­vo, y en 2017 fue­ra de 78.6 años, se­gún un in­for­me que los CDC pu­bli­ca­ron ha­ce dos se­ma­nas.

El nue­vo re­por­te in­di­có que, de las 15 dro­gas más re­la­cio­na­das a muer­tes por so­bre­do­sis, se en­cuen­tran los opiá­ceos co­mo el fen­ta­ni­lo, la he­roí­na, la hi­dro­co­do­na, la me­ta­do­na, la mor­fi­na y la oxi­co­do­na, así co­mo los me­di­ca­men­tos psi­co­tró­pi­cos al­pra­zo­lam y dia­ze­pam y los es­ti­mu­lan­tes co­mo la co­caí­na y la me­tan­fe­ta­mi­na.

La ta­sa de muer­tes por so­bre­do­sis con fen­ta­ni­lo y análo­gos de es­ta dro­ga se du­pli­có ca­da año des­de el año 2013 has­ta 2016, al pa­sar de 0.6 de­ce­sos por 100,000 per­so­nas en 2013 a 1.3 en 2014, 2.6 en 2015 y 5.9 en 2016.

En el ca­so de la me­ta­do­na, se dio un fe­nó­meno a la in­ver­sa, y la ta­sa de muer­tes por es­ta dro­ga ba­jó del 1.4 por 100,000 en 2011 a 1.1 en 2016.

“He­mos vis­to que las muer­tes por so­bre­do­sis in­clu­yen más de una dro­ga, por lo que cree­mos que es im­por­tan­te em­pe­zar a iden­ti­fi­car las com­bi­na­cio­nes fre­cuen­tes”, di­jo la in­ves­ti­ga­do­ra.

He­de­gaard des­ta­có el ejem­plo de las muer­tes cau­sa­das por so­bre­do­sis con co­caí­na, las cua­les en un 40%

fen­ta­ni­lo.. es­tu­vie­ron tam­bién re­la­cio­na­das al uso de

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.