El pe­rio­do elec­to­ral

La Opinión de la Bahía - - RESUMEN ANUAL -

Cuan­do la cri­sis mi­gra­to­ria con los ni­ños ba­ja­ba la pre­sión ha­cia la Ca­sa Blan­ca, el pro­ce­so elec­to­ral in­ter­me­dio es­ta­ba to­man­do fuer­za, así que el pre­si­den­te Trump de­ci­dió apo­yar a can­di­da­tos re­pu­bli­ca­nos, so­bre to­do aque­llos cer­ca­nos a su dis­cur­so mi­gra­to­rio.

En el dis­cur­so del man­da­ta­rio el mu­ro fron­te­ri­zo, los in­do­cu­men­ta­dos y el cri­men or­ga­ni­za­do en­con­tra­ron un pun­to en co­mún que el re­pu­bli­cano de­fen­dió en sus mí­ti­nes.

“Es­tán en­vian­do per­so­nas que tie­nen mu­chos pro­ble­mas y nos es­tán tra­yen­do esos pro­ble­mas. Es­tán tra­yen­do dro­gas. Es­tán tra­yen­do cri­men. Ellos son vio­la­do­res. Y al­gu­nos, su­pon­go, son bue­nas per­so­nas”, ex­pre­só .

El te­mor de los re­pu­bli­ca­nos de per­der el Congreso y que los de­mó­cra­tas ini­cia­ran in­ves­ti­ga­cio­nes con­tra el pre­si­den­te Trump hi­zo re­do­blar el pa­so, pe­ro pa­re­cía in­su­fi­cien­te. Nue­va­men­te el te­ma mi­gra­to­rio ayu­dó. La or­ga­ni­za­ción de ca­ra­va­nas des­de Cen­troa­mé­ri­ca die­ron com­bus­ti­ble al dis­cur­so. Era im­po­si­ble ob­viar el te­mor de que mi­les de in­mi­gran­tes – al­re­de­dor de 7,000–, la ma­yo­ría de Hon­du­ras, lle­ga­ran a EEUU, lue­go de en­fren­tar a la Po­li­cía me­xi­ca­na en la fron­te­ra con Gua­te­ma­la. Los de­mó­cra­tas se que­da­ron ca- lla­dos. El pre­si­den­te Trump apro­ve­chó pa­ra pro­mo­ver su plan y acer­car­se al nue­vo pre­si­den­te me­xi­cano, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor.

“Me gus­ta Mé­xi­co, me gus­ta el nue­vo lí­der, creo que va a ser ex­tra­or­di­na­rio… un po­co di­fe­ren­te a no­so­tros”, ex­pre­só en Vir­gi­nia Oc­ci­den­tal. “Creo que es­toy ha­cién­do­lo me­jor con él que con el ca­pi­ta­lis­ta”, di­jo, en re­fe­ren­cia de En­ri­que Pe­ña Nie­to. Aho­ra hay un plan mi­gra­to­rio en cier­nes, im­pul­sa­do por Mé­xi­co y EEUU.

So­bre el pro­ce­so elec­to­ral, los es­fuer­zos del man­da­ta­rio fue­ron in­su­fi­cien­tes, los de­mó­cra­tas con­tro­la­rán la Cá­ma­ra Ba­ja en 2019.

La inmigración le­gal

Sin una re­for­ma mi­gra­to­ria en el Congreso que le per­mi­tie­ra re­du­cir la inmigración le­gal, a tra­vés de la Or­den Eje­cu­ti­va “Com­pra es­ta­dou­ni­den­se, con­tra­ta a es­ta­dou­ni­den­ses”, el DHS y sus dis­tin­tas agen­cias di­se­ña­ron po­lí­ti­cas que no re­quie­ren apro­ba­ción le­gis­la­ti­va.

Son va­rios los ajus­tes, prin­ci­pal­men­te a vi­sas de tra­ba­jo H-1B, H-2B y L-1, así co­mo res­tric­cio­nes a es­tu­dian­tes, que aho­ra en­fren­ta­rán de­por- ta­ción si de­ci­den que­dar­se en EEUU, pe­ro el cam­bio más drás­ti­co es la lla­ma­da “car­ga pú­bli­ca”, un tér­mino que exis­te en el INA, pe­ro que la ofi­ci­na de Ser­vi­cios de Ciu­da­da­nía e Inmigración (USCIS) lle­va­rá a un si­guien­te ni­vel, al ne­gar be­ne­fi­cios mi­gra­to­rios, par­ti­cu­lar­men­te Re­si­den­cia Le­gal o “green card” a quien “abu­se de ayu­das pú­bli­cas”.

“Des­de el si­glo XIX, las le­yes fe­de­ra­les han exi­gi­do que los ciu­da­da­nos ex­tran­je­ros pue­dan cui­dar­se a sí mis­mos sin ser una car­ga pú­bli­ca”, pre­ci­só Fran­cis Ciss­na, di­rec­tor de esa agen­cia. “Co­rres­pon­de al go­bierno de los EEUU eva­luar las so­li­ci­tu­des de ma­ne­ra com­pa­ti­ble con la ley fe­de­ral, y creo que la re­gu­la­ción de la car­ga es un pa­so ne­ce­sa­rio pa­ra lo­grar ese ob­je­ti­vo”.

Los es­tu­dios pro­yec­tan que mi­les de per­so­nas se­rán afec­ta­das, pe­ro aun­que la nue­va po­lí­ti­ca es­tá en re­vi­sión y se­rá en enero cuan­do en­tre en vi­gor, ya tu­vo im­pac­tos ne­ga­ti­vos, de­bi­do a que las apli­ca­cio­nes de ayu­da de ali­men­ta­ción y se­gu­ro mé­di­co pa­ra ni­ños han ba­ja­do. En EEUU hay 6.8 mi­llo­nes de ni­ños hi­jos de in­mi­gran­tes que po­drían ser afec­ta­dos.l

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.