2. Mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos pier­den el mie­do

La Opinión de la Bahía - - RESUMEN ANUAL -

Des­de que las pan­di­llas y la co­rrup­ción se adue­ña­ron de las ca­lles, la Po­li­cía, la po­lí­ti­ca y la eco­no­mía de El Sal­va­dor, Hon­du­ras y Gua­te­ma­la, la emi­gra­ción re­gio­nal se dis­pa­ró sin con­trol has­ta al­can­zar po­co más de 450,000 per­so­nas en los años pi­co y, aun­que dis­mi­nu­yó un po­co, el flu­jo con­ti­nuó.

Al prin­ci­pio fue con dis­cre­ción, lue­go con te­mor so­bre el tren de car­ga en el que via­ja­ban clan­des­ti­na­men­te don­de eran abu­sa­dos, ro­ba­dos y se­cues­tra­dos has­ta que en los úl­ti­mos me­ses se abrió pa­so abier­ta­men­te por las ca­rre­te­ras con un dis­cur­so político: ¡Aquí es­ta­mos¡, ¡que­re­mos asi­lo! “Los mi­gran­tes no tu­vie­ron más op­ción que gri­tar sus pro­ble­mas al mun­do: o los veían o los ma­ta­ban”, ad­vir­tió Iri­neo Mú­ji­ca, de la or­ga­ni­za­ción Pue­blos sin Fron­te­ras, quien apo­yó al­gu­nas de las pri­me­ras ca­ra­va­nas de cen­troa­me­ri­ca­nos ha­cia Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.