Se ex­pan­de el mo­vi­mien­to San­tua­rio

La Opinión - - EL PAÍS INMIGRACIÓN - EFE DEN­VER

El Mo­vi­mien­to San­tua­rio ha res­pon­di­do a las nue­vas nor­mas fe­de­ra­les de in­mi­gra­ción con el au­men­to de per­so­nas re­fu­gia­das en igle­sias, se­gún in­di­ca­ron di­ri­gen­tes de es­ta or­ga­ni­za­ción.

Du­ran­te los úl­ti­mos dos años ha au­men­ta­do el nú­me­ro de per­so­nas en “san­tua­rio” en EEUU pa­ra evi­tar la de­por­ta­ción y ser se­pa­ra­dos de sus fa­mi­lias, in­di­có War­dah Kha­lid, ge­ren­te de re­la­cio­nes de pren­sa del Pro­gra­ma de In­mi­gran­tes y Re­fu­gia­dos de Church World Ser­vi­ces (CWS). En lo que va de 2018, 52 in­mi­gran­tes so­li­ci­ta­ron la pro­tec­ción en los tem­plos, se­ña­ló Kha­lid.

Co­mo com­pa­ra­ción, du­ran­te 2017 CSW re­gis­tró 32 ca­sos, y en 2014, 2015 y 2016 hu­bo 20 so­li­ci­tu­des en to­tal. Se­gún Noel An­der­sen, uno de los coor­di­na­do­res de CWS, la ten­den­cia na­cio­nal del au­men­to de ca­sos se de­be “a la era Trump”.

Sin em­bar­go, esas ci­fras co­rres­pon­den a lo que se co­no­ce co­mo “san­tua­rio pú­bli­co”; es de­cir, cuan­do la igle­sia anun­cia que ha acep­ta­do que un in­do­cu­men­ta­do per­ma­nez­ca en el edi­fi­cio de la con­gre­ga­ción.

Kha­lid pun­tua­li­zó que exis­ten ca­sos de “san­tua­rio pri­va­do”, que no son con­ta­bi­li­za­dos y que se exi­gen por cir­cuns­tan­cias per­so­na­les.

No pue­den re­gre­sar

Es­te jue­ves, la Igle­sia Me­to­dis­ta Uni­da “Wes­ley Me­mo­rial”, en Char­lot­tes­vi­lle, Vir­gi­nia, anun­ció que des­de el pa­sa­do 30 de sep­tiem­bre la gua­te­mal­te­ca Cha­va­lan Sut es­tá alo­ja­da con ellos pa­ra evi­tar la de­por­ta­ción.

Sut, de 44 años y par­te de la tri­bu in­dí­ge­na Kaq­chi­kel, lle­gó con sus cua­tro hi­jos a EEUU en 2015 pa­ra es­ca­par de la vio­len­cia. Su ho­gar fue in­cen­dia­do pre­me­di­ta­da­men­te.

Re­gre­sar a Gua­te­ma­la “equi­val­dría a una sen­ten­cia de muer­te”, di­jo el pas­tor Isaac Co­llins, de la men­cio­na­da con­gre­ga­ción. Ha­ce só­lo un par de días, la me­xi­ca­na Car­me­la Apo­lo­nio Her­nán­dez sa­lió de “san­tua­rio” de la igle­sia Church of the Ad­vo­ca­te, en Fi­la­del­fia, don­de ha­bía per­ma­ne­ci­do diez me­ses.

Her­nán­dez, de 37 años, y sus cua­tro hi­jos in­gre­sa­ron al país en 2015 lue­go de que su her­mano y dos de sus so­bri­nos fue­ron ase­si­na­dos por pan­di­lle­ros en Mé­xi­co.

Tras sa­lir de la igle­sia, Her- nán­dez pi­dió el apo­yo del se­na­dor de­mó­cra­ta Bob Ca­sey.

Co­mo no re­ci­bió una res­pues­ta ese mis­mo día, re­gre­só a la igle­sia en la que ha­bía es­ta­do y en la que pien­sa per­ma­ne­cer “to­do el tiem­po que sea ne­ce­sa­rio”.

El prin­ci­pal pro­ble­ma es que “la lí­nea du­ra im­pues­ta por el pre­si­den­te Trump ya no per­mi­te que se que­den aque­llos que ya es­tán en el sis­te­ma y que po­drían que­dar­se”, ex­pre­só Shaw­na Fos­ter, pas­to­ra de la Igle­sia Uni­ta­ria Uni­ver­sa­lis­ta Two Ri­vers, de Car­bon­da­le, Co­lo­ra­do.

Fos­ter, di­ri­gen­te na­cio­nal del Mo­vi­mien­to San­tua­rio en el ám­bi­to de la Igle­sia Uni­ta­ria Uni­ver­sa­lis­ta de EEUU (UUA), la­men­tó que el Ser­vi­cio de In­mi­gra­ción y Adua­nas (ICE) “ha­ya de­ja­do de bus­car te­rro­ris­tas y aho­ra se de­di­que a de­por­tar a to­dos”.

La ac­ti­vis­ta la­men­tó que ya no se pos­ter­guen las de­por­ta­cio­nes de aque­llas per­so­nas cu­yos ca­sos no han si­do re­suel­tos y que vi­vie­ron en EEUU 10, 15 y has­ta 20 años.

Es­te año, más de 1,000 con­gre­ga­cio­nes de UUA y de otras de­no­mi­na­cio­nes par­ti­ci­pa­ron en en­cuen­tros so­bre có­mo co­mo pro­veer san­tua­rio, pa­gar fian­zas de in­mi­gran­tes, pro­veer alo­ja­mien­to a asi­la­dos y vi­si­tar cár­ce­les de in­mi­gra­ción, ex­pli­có Eli­za­beth Ngu­yen, di­rec­to­ra de es­tra­te­gias de la cam­pa­ña “Side with Lo­ve”, de UUA.

Evo­lu­ción del mo­vi­mien­to San­tua­rio

Mien­tras que en la an­ti­güe­dad, las igle­sias eran un san­tua­rio pa­ra pro­te­ger a las per­so­nas de le­yes abu­si­vas y ar­bi­tra­rias im­pues­tas por te­rra­te­nien­tes, en la dé­ca­da de 1980 el Mo­vi­mien­to San­tua­rio se en­fo­có en pro­te­ger a re­fu­gia­dos cen­troa­me­ri­ca­nos cu­yos paí­ses atra­ve­sa­ban una gue­rra ci­vil.

El mo­vi­mien­to se enfoca aho­ra en “mos­trar­le a la so­cie­dad que las co­sas no es­tán fun­cio­nan­do bien” y en man­te­ner a las co­mu­ni­da­des y a las fa­mi­lias uni­das, se­gún Fos­ter.

La dis­fun­cio­na­li­dad so­cial, opi­nó, se ve en el he­cho de que “to­dos odian a to­dos, es­pe­cial­men­te a los ve­ci­nos, ex­tran­je­ros e in­mi­gran­tes”.

“Cree­mos en la dig­ni­dad de las per­so­nas y por eso las pro­te­ge­mos”, sos­tu­vo.

En­tre los ca­sos de “san­tua­rio” más co­no­ci­dos y de más lar­ga du­ra­ción de es­te y el pa­sa­do año es­tán los de la me­xi­ca­na Ro­sa Sa­bi­do, la pe­rua­na In­grid Encalada La­to­rre y la sal­va­do­re­ña Ara­cely Ve­lás­quez, las tres, en tem­plos re­li­gio­sos de Co­lo­ra­do.

/EFE

El mo­vi­mien­to san­tua­rio es­tá cre­cien­do co­mo res­pues­ta a las po­lí­ti­cas del Go­bierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.