Nar­co­vals, ¿mo­da o cul­to a la vio­len­cia?

La ten­den­cia de las quin­cea­ñe­ras es in­cor­po­rar los nar­co­co­rri­dos

La Opinión - - LATINOAMÉRICA - Gar­de­nia Men­do­za MÉ­XI­CO

Le­jos de Ba­la­da pa­ra Ade­li­na o Tiem­po de Vals de Cha­yan­ne. A mi­les de años luz del break­dan­ce o el rap que in­no­va­ron las fies­tas de sus pa­dres, al­gu­nas quin­cea­ñe­ras me­xi­ca­nas han op­ta­do por nar­co­co­rri­dos con es­ce­na­rios vio­len­tos de bai­le pa­ra sor­pren­der en la tra­di­cio­nal fies­ta cu­yos orí­ge­nes se re­mon­tan a la pre­sen­ta­ción en so­cie­dad de la ni­ña que se con­vier­te en mu­jer.

Al me­nos dos ca­sos de vi­deos re­pro­du­ci­dos en re­des han lla­ma­do la aten­ción en los úl­ti­mos dos años. En el más re­cien­te, una jo­ven apa­ren­te­men­te del es­ta­do de San Luis Po­to­sí (la pá­gi­na que lo pro­mue­ve es de la ciu­dad de Ma­tehua­la) ha­ce del es­ce­na­rio un show de im­pu­ni­dad co­mo un pri­mer pa­so del sal­to de ni­ña a mu­jer.

To­do co­mien­za con ella al cen­tro ha­blan­do por te­lé­fono. De pron­to, hombres ves­ti­dos de po­li­cías fe­de­ra­les in­ten­ta lle­vár­se­la de­te­ni­da pe­ro un gru­po de si­ca­rios en­mas­ca­ra­dos in­ter­vie­ne y en­tre lu­ces y so­ni­dos de ba­la­zos si­mu­lan un en­fren­ta­mien­to. En me­dio del za­fa­rran­cho la quin­cea­ñe­ra es­ca­pa de la jus­ti­cia.

Así se con­vier­te en “la rei­na”, se­gún se es­cu­cha en las bo­ci­nas de la fies­ta y una vez co­ro­na­da con el ad­je­ti­vo un po­li­cía re­gre­sa y la sa­ca a bai­lar. “Somos san­gui­na­rios nos gus­ta ma­tar”, se es­cu­cha en­tre los pre­sen­tes y los usua­rios de Fa­ce­book, la red so­cial don­de ha si­do com­par­ti­do ca­si 70,000 ve­ces.

Los co­men­ta­rios no han si­do po­si­ti­vos. En­tre ellos se ga­nó el tí­tu­lo del “nar­co­vals” co­mo una ex­pre­sión más de la apo­lo­gía de vio­len­cia, igual que los nar­co­co­rri­dos, las nar­co­se­ries y las nar­co­pe­lí­cu­las, pe­ro los ana­lis­tas del te­ma no con­si­de­ran que se tra­te de una es­ca­la­da de la pe­ne­tra­ción del nar­co­trá­fi­co en la so­cie­dad.

“La pe­ne­tra­ción que hay en la so­cie­dad es una cul­tu­ra más ge­ne­ra­li­za­da de vio­len­cia que se ma­ni­fies­ta en va­rias for­mas del Mé­xi­co ac­tual”, ob­ser­vó Juan Es­tre­lla, aca­dé­mi­co de la Fa­cul­tad de So­cio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co.

En 2017, otra mu­jer que cum­plió 15 años tam­bién con­vir­tió su vals de fies­ta en un bai­le con so­ni­dos de ba­la­zos y ga­ti­lle­ros en­ca­pu­cha­dos, si­mi­la­res a he­chos reales fil­ma­dos des­de las pro­pias ins­ti­tu­cio­nes de se­gu­ri­dad o por tes­ti­gos anó­ni­mos. Los úl­ti­mos años de vio­len­cia en Mé­xi­co que se han co­bra­do la vi­da de cien­tos de mi­les de per­so­nas han da­do ma­te­rial a in­ter­net de so­bra.

“Los jó­ve­nes tie­nen for­mas de ad­qui­si­ción de con­te­ni­dos más per­so­na­li­za­das que an­tes y si al­go les lla­ma la aten­ción es­tá ahí mis­mo, pe­ro no se pue­de de­cir que un bai­le sea una es­ca­la­da de la pe­ne­tra­ción del cri­men or­ga­ni­za­do en la so­cie­dad, más bien pue­de ser, en da­do ca­so, una mo­da que aún no sa­be­mos

Es­tre­lla.. cuán­to tiem­po va a exis­tir. Qui­zá pre­va­lez­ca; qui­zás no”, agre­gó

/AR­CHI­VO, FO­TO GE­NÉ­RI­CA.

Al­gu­nas quin­cea­ñe­ras es­tán re­em­pla­zan­do los vals por nar­co­co­rri­dos y so­ni­dos de dis­pa­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.