Los 9 ras­gos más os­cu­ros de las per­so­nas

Des­cu­bre cuá­les de ellos pue­den es­tar do­mi­nán­do­te

La Opinión - - PARA TI RELACIONES - Re­dac­ción

En to­dos los ám­bi­tos y en to­das las cir­cuns­tan­cias, siem­pre hay al­guien que ac­túa de ma­ne­ra egoís­ta, nar­ci­sis­ta, o in­clu­so, ren­co­ro­sa. Pues una in­ves­ti­ga­ción pu­bli­ca­da en la re­vis­ta Psy­cho­lo­gi­cal Re­view, re­ve­ló que es­tos ras­gos for­man par­te de un nú­cleo os­cu­ro in­he­ren­te a la per­so­na­li­dad hu­ma­na, es de­cir que, en ma­yor o me­nor me­di­da, to­dos los te­ne­mos.

Lue­go de en­tre­vis­tar a 2,500 per­so­nas de di­fe­ren­tes orí­ge­nes y con­di­cio­nes, in­ves­ti­ga­do­res ale­ma­nes y da­ne­ses lle­ga­ron a la con­clu­sión de que es­te nú­cleo os­cu­ro es­tá com­pues­to no por uno, sino por nue­ve ras­gos vin­cu­la­dos es­tre­cha­men­te en­tre sí.

Y aun­que el egoís­mo pa­re­ce no ser tan gra­ve co­mo el sa­dis­mo, los nue­ve ras­gos com­par­ten el mis­mo nú­cleo os­cu­ro, lo que sig­ni­fi­ca que si pre­sen­tas al­guno de ellos, es muy pro­ba­ble que ten­gas tam­bién los otros en di­fe­ren­tes gra­dos.

Es­te nú­cleo os­cu­ro se ori­gi­na en la ten­den­cia ge­ne­ral que te­ne­mos de co­lo­car nues­tros pro­pios ob­je­ti­vos e in­tere­ses so­bre el res­to de las per­so­nas, y uti­li­zar nues­tras creen­cias co­mo jus­ti­fi­ca­cio­nes que ali­vian nues­tros sen­ti­mien­tos de cul­pa o ver­güen­za. Ade­más, es­tá pre­sen­te en to­dos los in­di­vi- duos por­que for­ma par­te de la per­so­na­li­dad hu­ma­na.

Los ras­gos os­cu­ros

De acuer­do con la in­ves­ti­ga­ción, es­tos son los nue­ve ras­gos más os­cu­ros pre­sen­tes en la per­so­na­li­dad hu­ma­na:

En­ten­di­do co­mo la preo­cu­pa­ción ex­ce­si­va por con­se­guir ven­ta­ja a ex­pen­sas de los de­más.

La ac­ti­tud ma­ni­pu­la­do­ra e in­sen­si­ble, y la creen­cia de que los fi­nes justifican los me­dios.

mo­ral: El he­cho de com­por­tar­se sin éti­ca y no sen­tir an­gus­tia por ello.

Sen­ti­do de su­pe­rio­ri­dad y una ex­tre­ma ne­ce­si­dad de con­se­guir la aten­ción de los de­más. psi­co­ló­gi­co:

La creen­cia re­cu­rren­te de que uno es me­jor que otros y, por en­de, me­re­ce un me­jor tra­to.

Fal­ta de em­pa­tía y au­to­con­trol, com­bi­na­da con un com­por­ta­mien­to im­pul­si­vo.

De­seo de in­fli­gir da­ño men­tal o fí­si­co a otros pa­ra ob­te­ner el pla­cer pro­pio o pa­ra be­ne­fi­ciar­se a sí mis­mo.

pro­pio: Un de­seo de pro­mo­ver y re­sal­tar tu es­ta­do so­cial y fi­nan­cie­ro.

Dis­po­si­ción pa­ra cau­sar da­ño o des­truir a otros, in­clu­so si uno mis­mo se da­ña en el pro­ce­so.

Pa­ra lle­gar a es­tas des­crip­cio­nes, los in­ves­ti­ga­do­res pre­gun­ta­ron a los par­ti­ci­pan­tes en qué me­di­da la gen­te es­ta­ba de acuer­do o en desacuer­do con afir­ma­cio­nes co­mo “es di­fí­cil sa­lir ade­lan­te sin ata­jos”, “a ve­ces va­le la pe­na que yo su­fra un po­co pa­ra ver que otros re­ci­ban el cas­ti­go que me­re­cen”, o “sé que soy es­pe­cial por­que to­dos me lo di­cen”. Ade­más, es­tu­dia­ron otras ten­den­cias y com­por­ta­mien­tos co­mo la agre­sión o la im­pul­si­vi­dad. Aho­ra que los co­no­ces, ¿te atre­ves a res­pon­der cuá­les de ellos iden­ti­fi­cas en ti y en qué me­di­da?

/SHUT­TERS­TOCK

To­dos te­ne­mos un la­do os­cu­ro in­he­ren­te a los se­res hu­ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.