La die­ta más sa­lu­da­ble del mun­do

La me­di­te­rrá­nea es­tá per­dien­do po­pu­la­ri­dad pa­ra dar­le pa­so

La Opinión - - PARA TI BIENESTAR - Re­dac­ción

Aun­que las die­tas siem­pre van y vie­nen, du­ran­te mu­cho tiem­po la me­di­te­rrá­nea fue se­ña­la­da de ma­ne­ra cons­tan­te en­tre las más re­co­men­da­bles por sus mu­chos be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud.

Sin em­bar­go, hoy la me­di­te­rrá­nea tiem­bla an­te su nue­va com­pe­ti­do­ra que ha si­do ca­li­fi­ca­da co­mo la más sa­lu­da­ble del mun­do: la die­ta nór­di­ca.

De acuer­do con los ex­per­tos de Health.com, en­tre los be­ne­fi­cios de la die­ta nór­di­ca se en­cuen­tra la re­duc­ción de la in­fla­ma­ción del te­ji­do gra­so, lo que im­pac­ta de ma­ne­ra im­por­tan­te en la obe­si­dad. Y aun­que en­tre la me­di­te­rrá­nea y la nór­di­ca hay va­rias se­me­jan­zas, un in­gre­dien­te fun­da­men­tal las di­fe­ren­cia: el ti­po de acei­te que uti­li­zan.

La die­ta nór­di­ca pro­vie­ne del nor­te de Europa, es de­cir, Fin­lan­dia, No­rue­ga, Is­lan­dia, Sue­cia y Di­na­mar­ca. Pues co­mo ahí no hay acei­tu­nas, la die­ta nór­di­ca no usa acei­te de oli­va, sino acei­te de ca­no­la o col­za.

De qué se tra­ta

Bá­si­ca­men­te, la die­ta nór­di­ca re­co­mien­da con­su­mir ver­du­ras en ca­da co­mi­da, fru­tas, gra­nos in­te­gra­les, nue­ces y se­mi­llas, y pre­fe­rir el pes­ca­do an­tes que la car­ne, ade­más de usar acei­te de ca­no­la pa­ra sa­zo­nar y co­ci­nar.

Pe­ro la gran di­fe­ren­cia de es­ta nue­va die­ta con el res­to, es que mues­tra una preo­cu­pa­ción por el me­dio am­bien­te y la pre­pa­ra­ción de los ali­men­tos.

Es­ta for­ma de co­mer su­gie­re con­su­mir siem­pre ali­men­tos de tem­po­ra­da, los fru­tos fres­cos que se cul­ti­van y se co­se­chan en ca­da mes del año; con­su­mir hon­gos sil­ves­tres, ba­yas y hier­bas que se pue­den en­con­trar en los bos­ques de la re­gión, así co­mo ve­ge­ta­les de raíz que se dan mu­cho en esa zo­na, co­mo za­naho­ria, be­ta­bel y chi­ri­vía.

La idea es re­du­cir el trans­por­te de ali­men­tos de otras par­tes del mun­do, im­pul­sar el mer­ca­do lo­cal y evi­tar ali­men­tos mo­di­fi­ca­dos ge­né­ti­ca­men­te.

Ade­más tra­ta de no con­su­mir co­mi­da pro­ce­sa­da, en­va­sa­da y pro­du­ci­da en ma­sa pa­ra dar pre­fe­ren­cia a los ali­men­tos or­gá­ni­cos y lo­ca­les. Es­to no só­lo pa­ra apo­yar la eco­no­mía lo­cal, sino tam­bién pa­ra ge­ne­rar me­nos ba­su­ra di­fí­cil de re­ci­clar o de­gra­dar, co­mo la­tas o plás­ti­co. In­clu­so su­gie­re con­su­mir co­mi­da pre­pa­ra­da en ca­sa o en res­tau­ran­tes pe­que­ños y fa­mi­lia­res, más que en gran­des establecimientos.

Otro as­pec­to fun­da­men­tal de es­ta die­ta es be­ber agua na­tu­ral o in­fu­sio­nes sin azú­car en lu­gar de cual­quier otra be­bi­da pro­ce­sa­da y co­mer de ma­ne­ra más cons­cien­te, sin dis­trac­cio­nes co­mo el ce­lu­lar o la te­le­vi­sión.

Así que la die­ta nór­di­ca bien po­dría adap­tar­se en cual­quier par­te del mun­do am­bien­te.. y has­ta po­dría ser po­si­ti­va pa­ra el tan mal­tre­cho me­dio

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.