Ca­so de fe­mi­ni­ci­da ex­hi­be la vio­len­cia ma­chis­ta

El Es­ta­do de Mé­xi­co tie­ne al­tas ci­fras de ho­mi­ci­dios y des­apa­ri­cio­nes

La Opinión - - LATINAOMÉRICA - EFE MÉ­XI­CO

El ca­so del fe­mi­ni­ci­da sos­pe­cho­so de ha­ber ma­ta­do al me­nos a diez mu­je­res ha pues­to to­da la aten­ción en el Es­ta­do de Mé­xi­co, don­de las ele­va­das ci­fras de ho­mi­ci­dios y des­apa­ri­cio­nes po­nen de re­lie­ve la ne­ce­si­dad de aten­der a fon­do la bru­tal ola de vio­len­cia con­tra las mu­je­res.

La ex­plí­ci­ta de­cla­ra­ción de Juan Car­los “N” -co­mo ha si­do iden­ti­fi­ca­do por las au­to­ri­da­de­san­te la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de Jus­ti­cia del Es­ta­do de Mé­xi­co ha pues­to los pe­los de pun­ta a mi­llo­nes de per­so­nas que han vis­to el ví­deo fil­tra­do a los me­dios.

En él, el de­te­ni­do, apo­da­do “el mons­truo de Eca­te­pec” (en re­fe­ren­cia al mu­ni­ci­pio en que ac­tua­ba), men­cio­na que ha ase­si­na­do a unas 20 mu­je­res, si bien la Fis­ca­lía lo arres­tó por su par­ti­ci­pa­ción en al me­nos 10 ho­mi­ci­dios.

El im­pac­to de la de­cla­ra­ción ha pues­to en guar­dia a or­ga­ni­za­cio­nes ci­vi­les y ac­ti­vis­tas, quie­nes han aler­ta­do que la in­ves­ti­ga­ción no pue­de li­mi­tar­se a la me­ra con­fe­sión, y que la mag­ni­tud del pro­ble­ma del fe­mi­ni­ci­dio en el es­ta­do va mu­cho más allá de la ac­tua­ción de una per­so­na.

“Los cul­pa­bles no son lo­cos ni in­di­vi­duos ais­la­dos, sino que son re­des cri­mi­na­les que po­nen en ries­go a las mu­je­res”, afir­mó a la coor­di­na­do­ra del Ob­ser­va­to­rio Ciu­da­dano Na­cio­nal del Fe­mi­ni­ci­dio (OCNF), Ma­ría de la Luz Es­tra­da.

Pa­ra sus­ten­tar es­to, Es­tra­da rre­cord’o que Juan Car­los “N” y su es­po­sa, Pa­tri­cia -de­te­ni­da con su ma­ri­do-, es­tán acu­sa­dos de ven­der una be­bé (hi­ja de una de sus víc­ti­mas) a otra pa­re­ja, lo que mues­tra que hay más hi­los de los que ti­rar.

Se­gún da­tos del OCNF, en el Es­ta­do de Mé­xi­co se han do­cu­men­ta­do 1,420 ase­si­na­tos a mu­je­res en­tre 2014 y 2017.

Las ci­fras que arro­jan las ins­ti­tu­cio­nes fe­de­ra­les y es­ta­ta­les son di­fí­ci­les de leer por­que no to­dos los ase­si­na­tos de vio­len­cia ma­chis­ta aca­ban sien­do in­ves­ti­ga­dos co­mo fe­mi­ni­ci­dios. En el pe­rio­do de tiem­po men­cio­na­do úni­ca­men­te 243 de esos ho­mi­ci­dios fue­ron cla­si­fi­ca­dos ba­jo esa fi­gu­ra.

La se­ma­na pa­sa­da, una mu­jer que ha­bía si­do vis­ta por úl­ti­ma vez cuan­do fue de­te­ni­da por es­cán­da­lo en la vía pú­bli­ca fue en­con­tra­da muer­ta. Aun­que su cuer­po pre­sen­ta­ba va­rios gol­pes, las au­to­ri­da­des ale­ga­ron que se ha­bía sui­ci­da­do.

Es­tra­da in­di­ca que mu­chos ca­sos de fe­mi­ni­ci­dios del Es­ta­do de Mé­xi­co aca­ban sien­do cla­si­fi­ca­dos, sin ahon­dar en ellos, co­mo sui­ci­dio.

El Es­ta­do de Mé­xi­co tam­bién tie­ne una al­ta ci­fra de des­apa­ri­cio­nes de mu­je­res: 1,796, se­gún ci­fras ofi­cia­les de la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción, o el 45.84% de to­dos los

es­ta­do.. des­apa­re­ci­dos re­gis­tra­dos en to­do el

/EFE

El ca­so del ‘mons­truo de Eca­te­pec’ sa­ca a la luz la vio­len­cia de gé­ne­ro exis­ten­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.