EL HO­RRI­BLE NE­GO­CIO DEL SE­XO

La Opinión - - OPINIÓN - Al­ber­to Bui­tre PE­RIO­DIS­TA Y ES­CRI­TOR ME­XI­CANO

Las veo al pa­sar, ca­si to­dos los días cuan­do sal­go de la uni­ver­si­dad, a las afue­ras de un mo­tel tan su­cio que a le­guas se no­tan las ra­tas que le anidan. ¿De dón­de vie­nen? ¿Quién las lle­vó ahí?

Qui­zá ni son de aquí. Qui­zá fue­ron sa­ca­das a la fuer­za de al­gún lu­gar, se­cues­tra­das mien­tras ha­cían un man­da­do. Y aho­ra es­tán a las puer­tas de un su­cio mo­tel, co­bran­do cien pe­sos a los pu­si­lá­ni­mes que ne­ce­si­tan pa­gar pa­ra te­ner se­xo. Pe­ro al­guien más se lle­va la ga­nan­cia. En tan­to otros co­bran tam­bién por ha­cer­se los ton­tos, a bor­do de pa­tru­llas o des­pa­chan­do en los mi­nis­te­rios, sin cor­tar el hi­lo que las tie­ne es­cla­vi­za­das por­que les de­ja di­ne­ro. “Pe­ro ¿qué tal si les gus­ta?”, me di­jo un alumno un día. Re­co­lec­té al­go de pa­cien­cia y le ata­jé:

“Es co­mo co­mer, ¿te gus­ta co­mer? ¿Y por eso es­ta­rías dis­pues­to a ha­cer­lo cuan­do no tie­nes ga­nas, con per­so­nas que no quie­res y por ór­de­nes de al­guien más, sa­bien­do que si te nie­gas te arries­gas a que te ma­ten? “No”, res­pon­dió él.

Eso es ex­plo­ta­ción se­xual. Y lo ho­rri­ble: es que cua­tro de ca­da diez víc­ti­mas, son ni­ñas.

Otros da­tos: Mé­xi­co es el pri­mer lu­gar mun­dial de abu­so se­xual in­fan­til, se­gún la ONU. En es­te país hay, cuan­do me­nos, 70 mil ni­ñas que es­tán es­cla­vi­za­das por re­des de trá­fi­co se­xual, se­gún la or­ga­ni­za­ción Uni­dos con­tra la Tra­ta. La es­cla­vi­tud se­xual va des­de obli­gar­las a ser vio­la­das por otros (la mal lla­ma­da pros­ti­tu­ción), la por­no­gra­fía y su ven­ta a otros paí­ses. Ade­más, es­tán

las víc­ti­mas que son traí­das a Mé­xi­co, prin­ci­pal­men­te, de Cen­troa­me­ri­ca y re­pre­sen­tan el 15 por cien­to de las víc­ti­mas.

Aho­ra mis­mo en Ba­ja Ca­li­for­nia es­tán ex­plo­tán­do­se a mu­je­res hai­tia­nas. Lle­ga­ron a Ti­jua­na pi­dien­do asi­lo hu­ma­ni­ta­rio en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro se los ne­ga­ron. No ha­blan es­pa­ñol, no tie­nen pa­pe­les, ni co­mi­da. El Co­mi­té Ciu­da­dano en De­fen­sa de Naturalizados y Afro­me­xi­ca­nos ha pe­di­do ayu­da del go­bierno de Mé­xi­co, sin ob­te­ner res­pues­ta. De­nun­cia que ya son va­rias mu­je­res las que se en­cuen­tran en ba­res: “Ellas no lle­ga­ron so­las a esos lu­ga­res,”, di­jo Wil­ner Me­te­lus, pre­si­den­te de la or­ga­ni­za­ción.

¿Quién ha­rá al­go por es­to? Coa­li­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de­nun­cian que el tu­ris­mo se­xual es­tá au­men­tan­do en Mé­xi­co. To­dos los años en el mun­do son es­cla­vi­za­das de dos a cua­tro mi­llo­nes de per­so­nas. Más del 80 por cien­to son mu­je­res. La mi­tad, ni­ñas. No es ca­sual que las víc­ti­mas es­tén y pro­ven­gan de paí­ses har­tos de co­rrup­ción. Mé­xi­co, EEUU, Fi­li­pi­nas, Cen­troa­mé­ri­ca ¿Qué tie­nen en co­mún? El mo­de­lo. Ahí el di­ne­ro va­le más que la vi­da. Quien pa­ga más es quien man­da.

Más en: www.aber­to­bui­tre.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.