Sha­ki­ra re­gre­sa a Mé­xi­co re­cor­dan­do al pú­bli­co que “las ca­de­ras no mien­ten”

Más de 50,000 per­so­nas bai­la­ron y can­ta­ron con la can­tan­te co­lom­bia­na tras sie­te años de au­sen­cia

La Opinión - - PARA TI ESPECTÁCULOS - EFE MÉ­XI­CO

Tras sie­te años sin pi­sar es­ce­na­rios me­xi­ca­nos, Sha­ki­ra ac­tuó la no­che del jue­ves en un mul­ti­tu­di­na­rio con­cier­to en Ciu­dad de Mé­xi­co en el que hi­zo vi­brar al pú­bli­co con sus te­mas más re­cien­tes, pe­ro tam­bién re­cor­dan­do au­tén­ti­cos clá­si­cos de la co­lom­bia­na co­mo “Hips don’t lie” (Las ca­de­ras no mien­ten).

Ni el re­tra­so en el ini­cio del es­pec­tácu­lo ni la in­ce­san­te tor­men­ta pu­die­ron apa­ci­guar el de­sen­freno de las más de 50,000 per­so­nas con­cen­tra­das en el in­men­so Es­ta­dio Az­te­ca de la ca­pi­tal me­xi­ca­na, que se con­vir­tió en un ka­rao­ke gi­gan­te.

“¡Mé­xi­co, cuán­to tiem­po!”, ex­cla­mó Sha­ki­ra an­te un pú­bli­co que la es­pe­ra­ba an­sio­so des­de su úl­ti­ma gi­ra mun­dial, en 2011. Por si no fue­ra su­fi­cien­te, la can­tan­te de­lei­tó sus oí­dos al con­fe­sar “or­gu­llo” por ini­ciar en es­te país el re­co­rri­do la­ti­noa­me­ri­cano de “El Do­ra­do Tour”, con el que ya ha vi­si­ta­do Eu­ro­pa.

Agra­de­ció tam­bién a sus se­gui­do­res me­xi­ca­nos “ha­ber es­ta­do allí en los mo­men­tos di­fí­ci­les”, re­cor­dan­do así la he­mo­rra­gia en las cuer­das vo­ca­les que su­frió en no­viem­bre pa­sa­do y que po­dría ha­ber aca­ba­do con la ca­rre­ra de la di­va del pop la­ti­noa­me­ri­cano que me­jor se ha adap­ta­do a la mo­da de los rit­mos urbanos.

No hu­bo ni ras­tro de su do­len­cia en un es­pec­tácu­lo que arran­có por to­do lo al­to con ben­ga­las, llu­via de con­fe­ti, jue­gos de lu­ces y dos enor­mes pan­ta­llas que re­pro­du­je­ron con fo­to­gra­fías la vi­da de es­ta can­tan­te na­ci­da en Ba­rran­qui­lla ha­ce 41 años.

Su cho­rro de voz irrum­pió con su clá­si­co “Es­toy aquí”, ver­sio­na­da con rit­mos elec­tró­ni­cos, que hi­zo arran­car el bai­le de un pú­bli­co in­ter­ge­ne­ra­cio­nal to­tal­men­te desata­do.

Se­gui­da­men­te, la co­lom­bia­na in­ter­pre­tó con un look roc­ke­ro el re­cien­te éxi­to “Pe­rro fiel”, de su no­veno y más re­cien­te ál­bum, “El Do­ra­do” (2017), pa­ra lue­go re­gre­sar a un clá­si­co de prin­ci­pios de los 2000 co­mo lo es “Un­der­neath your clot­hes”.

Y es que to­do el con­cier­to es­tu­vo pla­ga­do de gui­ños ha­cia los más nos­tál­gi­cos que no ol­vi­dan los ini­cios de Sha­ki­ra, a mi­tad de los años 90. E in­clu­so la ar­tis­ta se per­mi­tió el lu­jo de bro­mear con ello: “Es­ta can­ción tie­ne mu­chos años. A ver si me acuer­do”.

La le­tra de “Me enamo­ré” se pro­yec­tó en una pan­ta­lla gi­gan­te pa­ra que los asis­ten­tes ju­ga­ran unos se­gun­dos a ser Sha­ki­ra, quien pos­te­rior­men­te los in­vi­tó a co­rear “Chan­ta­je” has­ta ha­cer­los ulu­lar al son de “Lo­ba”. El clí­max del con­cier­to lle­gó con otro clá­si­co inevi­ta­ble, “Suer­te”, con el que una Sha­ki­ra ves­ti­da con ro­pa­jes orien­ta­les de­mos­tró una vez más que no ne­ce­si­ta es­tar acom­pa­ña­da de bai­la­ri­nes, pues­to que bas­ta con sus ca­de­ras.

Pro­bó así que sus em­ble­má­ti­cas y sen­sua­les con­tor­sio­nes no se han vis­to afec­ta­das por su ma­ter­ni­dad. De he­cho, el ser ma­dre es de lo me­jor que le ha pa­sa­do a Sha­ki­ra, co­mo de­mos­tró al to­car una gui­ta­rra de­co­ra­da con la ima­gen de su hi­jo y de su pa­re­ja, el fut­bo­lis­ta es­pa­ñol Ge­rard Pi­qué.

Aun­que el con­cier­to se alar­gó du­ran­te ca­si dos ho­ras, la ca­rre­ra de Sha­ki­ra no pue­de con­den­sar­se tan­to, por lo que fal­ta­ron éxi­tos co­mo “Las de la in­tui­ción” y “Cie­ga, sor­do­mu­da”. Pe­ro sí hu­bo es­pa­cio pa­ra “La tor­tu­ra”, que tras­la­dó vir­tual­men­te al es­pa­ñol Ale­jan­dro Sanz has­ta la ca­pi­tal me­xi­ca­na pa­ra in­ter­pre­tar es­te icó­ni­co due­to.

Tras de­mos­trar su ca­ra más po­li­fa­cé­ti­ca al to­car una ba­te­ría, Sha­ki­ra con­vir­tió el Az­te­ca en una pis­ta de bai­le con sus mo­vi­dos te­mas “Lo­ca”, “Ra­bio­sa” y el inol­vi­da­ble “Wa­ka wa­ka” del Mun­dial de Su­dá­fri­ca 2010.

Y, co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, la can­tan­te se des­pi­dió del es­ce­na­rio de la mano de “Hips don’t lie”, un éxi­to que mar­có en el año 2006 a to­da una ge­ne­ra­ción que que­ría apren­der a mo­ver­se igual que Sha­ki­ra.

Pe­ro la can­tan­te les re­cor­dó que uno tam­bién pue­de mo­ver­se usan­do “La bi­ci­cle­ta”.Con es­ta can­ción, que con­so­li­dó su re­con­ver­sión al re­gue­tón, y con fue­gos ar­ti­fi­cia­les, Sha­ki­ra pu­so pun­to y fi­nal a una no­che que fue má­gi­ca pa­ra quie­nes no quie­ren nue­vo.. es­pe­rar otros sie­te años pa­ra mo­ver las ca­de­ras de

La can­tan­te co­lom­bia­na Sha­ki­ra du­ran­te su con­cier­to en el in­men­so Es­ta­dio Az­te­ca de la ca­pi­tal me­xi­ca­na./EFE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.